Un viaje por Extremadura y su gastronomía

Un viaje por Extremadura y su gastronomía

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! En nuestra sección de Comer y Viajar hoy queremos enseñarte el mejor turismo y la gastronomía de Extremadura, para que en tu próxima visita a esta región sepas qué ver y qué comer, ya que la gastronomía es una de las partes más interesantes de viajar.

Ubicada al suroeste del país, Extremadura limita con Portugal y está formada por dos provincias: Cáceres y Badajoz. Destaca por ser una región llena de contrastes, en la que la naturaleza es uno de sus grandes atractivos junto a sus conjuntos monumentales de gran valor.

Mientras que de Extremadura y su gastronomía podemos decir que en sus dehesas pastan los cerdos que dan origen al reconocido Jamón de la Dehesa de Extremadura. Este es solo uno de los doce productos que también cuentan con denominación de origen.

Comenzaremos nuestro viaje viendo cuáles son los lugares más emblemáticos de cada provincia y algunos de esos productos maravillosos que tendrás que probar. Aunque posteriormente hablaremos más en profundidad sobre la gastronomía extremeña y sus platos más típicos. ¡Acompáñanos y sigue leyendo porque empezamos!

Qué ver en la provincia de Cáceres

Plaza Mayor de Cáceres
Plaza Mayor de Cáceres

Es la que se encuentra al norte de la región. La ciudad de Cáceres, capital de provincia, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Recorrer las calles de la denominada parte antigua o ciudad vieja supone un viaje de vuelta a la Edad Media. Paseando por las pequeñas y laberínticas calles sin apenas tráfico, es muy fácil encontrar plazas bordeadas de bellas casas medievales, palacios renacentistas y edificios históricos por todas partes.

Uno de los principales atractivos de la provincia es la naturaleza. Toda la zona de la Sierra de San Pedro y su ZEPA (zona de especial protección de aves), al suroeste, suele ser una de las zonas más visitadas de los aficionados a la ornitología. Mientras que si desde Alcántara se sigue el curso del río Tajo hacia Portugal, se puede disfrutar del Parque Natural del Tajo Internacional, el cual se extiende a ambos lados de la frontera. El lugar soñado por los amantes de la ornitología es el Parque Natural de Monfragüe, situado a pocos kilómetros de la ciudad de Plasencia. Esta destaca por tener un patrimonio histórico-artístico realmente impresionante.

También una de las comarcas más conocidas de Extremadura es el Valle del Jerte. Merece la pena la visita sobre todo durante la primavera para disfrutar de la floración de los cerezos. Además, cerca de la localidad de Jerte se encuentra el centro de interpretación y la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

Otros puntos de interés

Real Monasterio de Yuste
Real Monasterio de Yuste

Para los que prefieren el turismo histórico y monumental, el Real Monasterio de Yuste (en la comarca de La Vera) o el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), junto a la ciudad de Trujillo son tres enclaves turísticos imprescindibles.

Sin detenernos mucho en la gastronomía, podemos decir que de la provincia de Cáceres destacan los embutidos, en especial, el jamón ibérico de la Dehesa de Extremadura. Mientras que algunos de los platos más típicos son las migas extremeñas, el zorongollo y el cuchifrito.

Qué ver en la provincia de Badajoz

Es la mayor provincia en extensión del país y destaca por ser una tierra de contrastes ya que conviven dehesas de encinar, con serranías y el bosque mediterráneo.

Puente de Palmas en Badajoz
Puente de Palmas en Badajoz

La ciudad de Badajoz, capital de la provincia, ha sido testigo del paso de muchas culturas a lo largo de los años. Paseando por las calles de la parte más antigua, se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos: la Alcazaba de Badajoz (Monumento Histórico-Artístico), el pintoresco edificio de La Giraldilla o La Giralda de Badajoz o la Catedral.

A lo largo y ancho de la provincia se encuentran fácilmente castillos, alcazabas y juderías, además de la Ruta del Mudéjar. Sobresalen los conjuntos históricos de localidades como Alburquerque, cuyo antiguo barrio medieval y sus murallas están declaradas Conjunto Histórico-Artístico). También Jerez de los Caballeros (antigua ciudad musulmana en la que vivieron caballeros templarios), Olivenza (edificios defensivos) o Zafra (conocida como la Sevilla chica). Y no podemos olvidar la capital de Extremadura, Mérida. Su Conjunto Arqueológico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La gastronomía de la zona es fundamentalmente tradicional. Entre sus platos más destacados se encuentra la liebre y la perdiz, en sus diferentes modalidades, y productos como la carne de cerdo ibérico.

Extremadura y su gastronomía

Cerezas del Valle del Jerte, Extremadura y su gastronomía
Cerezas del Valle del Jerte

Entre los productos agrícolas más destacados de la región se encuentran el pimentón, tomate, tabaco y arroz. El territorio tiene varias denominaciones de origen tales como el vino Ribera de Giadiana, Dehesa de Extremadura en jamón o la Torta del Casar, queso de la Serena y queso de Ibores. También el aceite Gata-Hurdes o el aceite Monterrubio de oliva y otras materias como el pimentón de la Vera, la miel Villuercas-Ibores o las cerezas del Valle del Jerte.

Mientras que la ternera de Extremadura, el cordero de Extremadura y el vino de la tierra son Indicaciones Geográficas Protegidas (I.G.P.).

Además, Extremadura y su gastronomía destaca por su carácter rural, cuyos platos han sido elaborados durante siglos por pastores y campesinos con unas materias primas excelentes. Con ellos nació una cocina muy tradicional y también de aprovechamiento, adaptada a las circunstancias de ese estilo de vida.

Los platos típicos extremeños

Algunos de los platos más simbólicos son las sopas elaboradas a base de pan troceado, normalmente pan duro de días anteriores. Entre ellas destaca la sopa de tomate, normalmente acompañada con un huevo pasado por agua y rebanadas de pan tostado. También, las sopas de ajo con un toque de pimentón de La Vera, las sopas de antruejo (típicas de Aceuchal, en Badajoz, en carnaval) o la sopa de patatas típica de la comarca de La Vera. Por último, las sopas canas es una de las recetas típicas de los pastores en muchas zonas de Extremadura. Lleva una base de pan duro troceado, sofrito de ajos y pimentón de la Vera, y destaca porque en lugar de añadir agua o caldo, se añade leche y agua a partes iguales.

El gazpacho extremeño también es un plato particular, ya que lo servían como una bebida refrescante y nutritiva para los pastores y trabajadores del campo. Este lo elaboraban con pan duro, ajo, tomate, aceite de oliva, vinagre y sal y una vez triturados, se añadía agua fría. El otro plato que también tomaban en verano es el cojondongo, uy refrescante y mucho menos contundente porque no lleva tomate, ni pimiento.

Otro de los platos principales, especialmente conocido, son las migas extremeñas, las cuales también elaboraban para aprovechar el pan duro de los días anteriores.

La carne siempre ha sido el producto más preciado. Por tradición, el cerdo es lo más habitual en la cocina extremeña, pero la caza menor, la ternera (D.O. Ternera de Extremadura) y sobre todo el cordero (D.O. Corderex) forman también parte de muchos platos. Algunos de ellos son la caldereta de cordero o la chanfaina extremeña.

Tenca, pescado de río de Extramadura y su gastronomía
Tenca, pez de río

Entre los pescados destacan las diferentes recetas que se elaboran con bacalao en salazón, como el bacalao dorado, y los peces de río como la tenca, que tiene su propia Fiesta de Interés Turístico Gastronómico de Extremadura.

Repostería extremeña

En Extremadura también existen cientos de recetas de postres propias de cada zona pero entre las más conocidas se encuentran las perrunillas (similares a las pastas de café pero más grandes), los mantecados, las flores extremeñas bañadas en miel (típicas de Semana Santa), los repápalos (elaborados con miga de pan de leña de pueblo y leche) o la tarta técula-mécula. Esta última se elabora en Olivenza (Badajoz) y entre sus ingredientes incluye almendras, manteca de cerdo, yema de huevo o azúcar y el relleno va sobre una tartaleta de hojaldre.

¿Qué te ha parecido nuestro viaje por Extremadura y su gastronomía? Cuéntanos a través de los comentarios qué es lo que más te gusta de esta región y si hay algún plato típico de la gastronomía extremeña que te gustaría aprender a cocinar en casa.

También puedes contarnos cuál te gustaría que fuera la próxima ciudad o Comunidad Autónoma que visitemos. Si es la tuya, nos encantaría ir y saber qué lugares nos recomendarías ver y, sobre todo, cuáles son los platos más típicos que nos recomiendas probar.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube