Descubre la gastronomía aragonesa en tres provincias únicas

Descubre la gastronomía aragonesa en tres provincias únicas

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Esta semana en nuestra sección de Comer y Viajar queremos enseñarte el mejor turismo y todo lo que ofrece la gastronomía aragonesa, para que en tu próxima visita a esta Comunidad Autónoma sepas qué ver y qué comer, ya que la gastronomía es una de las partes más interesantes de viajar.

Aragón es una región del interior de España, ubicada al nordeste y compuesta por tres provincias: Huesca, Zaragoza y Teruel. Es un destino en el que además de visitar las ciudades más importantes y los pueblos más bonitos, encontrarás una variedad de paisajes y ecosistemas únicos en el país. Todo ello unido a una cocina que se caracteriza por la calidad de sus productos, la tradición y la influencia de culturas milenarias.

A continuación iremos viendo los lugares más importantes que visitar en cada provincia y te recomendaremos algunos rincones que aún son casi desconocidos. Dejaremos para el final todo lo que necesitas saber sobre la gastronomía aragonesa, para que disfrutes con cada ingrediente local y no te vayas sin probar los platos más representativos de la región.

Huesca

Cuando se visita Huesca, la capital de la provincia suele pasar desapercibida, quizá porque no es muy grande. Sin embargo, es encantadora, una ciudad tranquila, rica en historia. Íberos, romanos, visigodos y árabes forjaron su personalidad y patrimonio.

El casco antiguo de la ciudad está circunscrito por un recinto amurallado del siglo IX. La fortificación llegó a contar con 99 torres de defensa y para entrar o salir de la ciudad debían atravesar alguna de las nueve puertas de Waska (como se llamaba por entonces Huesca). Actualmente solo se conserva la puerta que se encuentra en Ronda Montearagón, más conocida como La Porteta.

Cerca de allí se puede visitar el Museo Arqueológico Provincial (también conocido como Museo de Huesca) ubicado en la Plaza de la Universidad. En él se pueden admirar las estancias del Palacio de los Reyes de Aragón, entre muchas otras reliquias.

Uno de los monumentos más importantes de la ciudad es la Catedral de Huesca, declarada Monumento Histórico Artístico en 1931. Fue construida en estilo gótico, aunque en diferentes etapas. Las obras comenzaron a finales del siglo XIII pero se dieron por conlcuidas a principcios del siglo XVI, de ahí que se puede apreciar en la fachada el paso del gótico al estilo renacentista de la parte superior.

Parque Miguel Servet
Parque Miguel Servet

También merece la pena pasear por el parque Miguel Servert, visitar el Monasterio de San Pedro El Viejo o acercarse hasta el Círculo Oscense o Casino de Huesca para apreciar el edificio modernista del siglo XX y la escalera principal, declarada Bien de Interés Cultural.

Por último, destacamos la Plaza Luis López Allué (la antigua plaza en la que se encontraba el mercado de abastos), por ser uno de los principales lugares en los que se celebran las fiestas locales de San Lorenzo. Además, en ella se encuentra uno de los establecimientos más emblemáticos de la ciudad: Ultramarinos La Confianza. Este comercio abrió sus puertas en el año 1871 y es la tienda en activo más antigua de España.

Para probar la gastronomía aragonesa lo mejor es ir de tapas y en Huesca especialmente la oferta se ha renovado y revitalizado. Te recomendamos el centro de la ciudad, especialmente la zona comprendida entre los Porches de Galicia y la Iglesia de San Lorenzo.

Los pueblos y parques naturales más importantes de la provincia

Ya seas amante de la naturaleza, los pueblos con encanto o la gastronomía, la provincia de Aragón no te defraudará pues alberga muchos lugares de interés.

Alquézar es uno de los pueblos más sorprendentes. Es una villa medieval con más de mil años de antigüedad situada en la cima de una colina. Sobre el casco urbano se encuentra la Colegiata de Santa María la Mayor, un edificio románico aunque actualmente es una construcción del siglo XVI. Paseando por sus callejuelas también podrás descubir otros rincones únicos, como la Plaza Mayor, la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves o el Mirador Sonrisa al Viento. En este encontrarás unas magníficas vistas de Barbastro, el conjunto del pueblo de Alquézar, el río y el gran cañón del Parque Natural de la Sierra de Guara.

Una de las actividades más llamativas es el descenso del río Vero por unas pasarelas que cuelgan de los acantilados. Durante el recorrido se puede ver la cueva del Picamartillo y disfrutar de las cascadas.

Otro de los pueblos que merece la pena visitar es Aínsa, situado en el cruce de los ríos Cinca y Ara. Esta villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1965 y catalogada como uno de los pueblos más bonitos de España.

Castillo de Loarre
Castillo de Loarre

El Castillo de Loarre es uno de los ejemplos de fortificaciones románicas mejor conservados de toda la Península.

Otros Parques Nacionales y Estaciones de Esquí

Tampoco puedes perderte Torla-Ordesa, la puerta de acceso al valle de Ordesa, perteneciente al famoso Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, así como al valle de Broto. Ni la pequeña ciudad de Jaca y sus alrededores.

Y si te gusta la montaña y sobre todo esquiar, las estaciones de Candanchú, Astún, Formigal-Panticosa y Cerler son las referencias oscenses; mientras que Benasque es un pueblo muy cercano al Parque Natural Posets Maladeta donde  se encuentra el pico más alto de los Pirineos, el Aneto (3404 m.) y el Forau de Aiguallut, donde encontrarás un paisaje de cuento.

Zaragoza

Es la capital de Aragón y se encuentra ubicada a orillas del río Ebro. Debe su nombre al emperador César Augusto, quien fundó en ella uno de los asentamientos romanos más increíbles de todos: la antigua Caesaraugusta.

La ciudad puedes visitarla tranquilamente en dos días. Nosotros vamos a hablarte sobre algunos de los lugares más emblemáticos que no te puedes perder pero la ciudad y la provincia dan para mucho más. ¡Te animamos a que lo descubras!

Si te interesa saber más sobre la antigua ciudad romana, podrás visitar cuatro museos: el Museo del Foro Caesaraugusta, el Museo del Puerto Fluvial, el Museo del Teatro y el Museo de las Termas Públicas. También las murallas romanas y junto a estas, el monumento a César Augusto.

Los dos monumentos más importantes de la ciudad son la Basílica del Pilar y la Catedral de la Seo, cuyo nombre completo es la Catedral del Salvador en su Epifanía de Zaragoza. Su construcción comenzó en 1119, hasta 1520. De ahí que su arquitectura englobe muchos estilos diferentes, como el renacentista, mudéjar e incluso gótico. En 1986 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Basílica del Pilar es uno de los templos católicos más famosos de España. Además, desde el año 2007 está catalogada como uno de los doce tesoros de España. El estilo arquitectónico es gótico, con influencia mudéjar. Sin embargo, hasta el siglo XIII, en su primera etapa de construcción fue una iglesia románica.

Palacio de la Aljafería
Palacio de la Aljafería

También requiere una visita el Palacio de la Aljafería, una de las fortificaciones más grandes de la ciudad. También en 1986 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en 1998 monumento artístico. Destaca además por ser el único gran testimonio de la arquitectura islámica del periodo de los taifas en Zaragoza.

Otros lugares que merece la pena visitar si tienes tiempo es la Plaza de España, el Mercado Central, la zona de la Expo de Zaragoza 2008, la Torre del Agua y el Palacio de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza.

Para salir de tapas, seguro que has oído hablar de El Tubo, es la zona más conocida.Se encuentra en el casco antiguo, al igual que las plazas de Santa Marta, Santa Cruz y San Miguel. En todas estas ubicaciones se combinan establecimientos tradicionales con novedosas propuestas en las que no faltan los productos típicos de la gastronomía aragonesa.

Qué visitar en la provincia de Zaragoza

La provincia de Zaragoza esconde numerosos pueblos con un gran legado histórico y parajes naturales envidiables.

Comenzamos por una de las comarcas más famosas de Aragón, Los Monegros. Dividida entre las provincias de Zaragoza y Huesca, en ella se encuentra el desierto más grande de Europa. En la Sierra de Alcubierre se esconden vestigios de la guerra civil y antiguos monasterios cargados de historia, como el de Sigena.

Otro ejemplo lo encontrarás en el municipio de Nuévalos, donde está ubicado el monasterio de piedra cisterciense, levantado en 1194 por trece monjes en honor a Santa María la Blanca. Fue declarado Monumento Nacional en 1983 y, tras sufrir varias remodelaciones durante siglos posteriores, mezcla los estilos gótico, gótico renacentista y clásico barroco.

En la misma comarca de Caltayud también hay otros muchos parajes de gran interés, como los Cañones y Hoces del Río Mesa.

Pueblo de Tarazona
Pueblo de Tarazona

Uno de los pueblos considerados con más encanto de la provincia es Tarazona, cuya historia es larga y rica. Su casco histórico fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1965, pues además de ser uno de los más bonitos, cuenta con monumentos de todo tipo. El  pueblo fue un importante asentamiento celtíbero (Triasu), romano (Turiaso), visigodo y árabe, antes de ser reconquistado por los cristianos en 1119. Además, los judíos también se instalaron en el barrio de la judería. 

También debes visitar el pueblo fantasma de Belchite. Las ruinas de todo un pueblo destruido por la guerra reposan a escasos centenares de metros del lugar donde se levanta el nuevo Belchite. Allí se libró una de las más feroces batallas de la Guerra Civil española durante el verano de 1937.

Anento o Utebo son otros dos pueblos que se encuentran en la lista de los más bonitos de España.

Por último, destacamos el Parque Natural del Moncayo donde se halla el pico más alto que ver en Zaragoza: el pico San Miguel (2315 m.).

Teruel

Sí, Teruel existe y en los últimos años ha logrado ser especialmente conocida. Es la capital de provincia más pequeña de España y sin embargo, es la ciudad con mayor número de edificios mudéjares por metro cuadrado de España. En 1986 la UNESCO le otorgó el título de Patrimonio de la Humanidad al conjunto mudéjar de Teruel.

Las dos torres más destacadas son la de San Martín y la de la Iglesia del Salvador. Ambas fueron construidas durante la época de esplendor del Reino de Aragón, en el siglo XIV, cuando la población árabe aún tenía permitido vivir en los territorios reconquistados gracias a los fueros de Alfonso II.

También la conocida escalinata es de estilo mudéjar, construida en el siglo XX (1920-1921) por José Torán. Y la Catedral de Teruel, cuyo nombre completo es la Catedral de Santa María de Mediavilla. Esta surgió como resultado de la ampliación y transformación de una antigua parroquia del siglo XII, a la que ascendieron como colegiata en 1342 y a catedral en 1587. Predominan los estilos gótico y mudéjar, aunque tuvo que ser parcialmente restaurada tras los daños que sufrió durante la Guerra Civil española. Su magnífica torre, el cimborrio y la techumbre también fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986.

Otros lugares de interés en la ciudad

La Plaza del Torico es el centro neurálgico de la ciudad. En ella se encuentra una columna con un toro de minúsculas proporciones y de ahí el nombre de la plaza.

El otro símbolo de la ciudad es el mausoleo de los amantes de Teruel. Dos enamorados, Isabel de Segura y Juan Diego Martinez de Arcilla cuya leyenda relata un trágico final.

Por último, destacamos el Acueducto de los Arcos que no es romano sino renacentista. Data del siglo XVI, debido a la necesidad de mejorar el suministro de agua de la ciudad, ya que hasta ese momento dependía de los grandes aljibes.

Y no puedes irte de Teruel sin probar el jamón y demás derivados del cerdo, las frituras y las salmueras. Para ello deberás recorrer las calles Yagüe de Salas, San Juan, la plaza del Torico y calles adyacentes, el Paseo del Óvalo, la Ronda de Ambeles y el Tozal. En cualquier de estas ubicaciones verás que las tapas parecen más bien raciones.

Los alrededores de Teruel

Pueblo de Albarracín
Pueblo de Albarracín

El pueblo de Albarracín (a 28 Km de Teruel), es consierado como uno de los más bonitos de España. Allí encontrarás una arquitectura única de casas en piedra rojiza, una muralla que serpentea por la montaña, un castillo y un paisaje único, el de la Sierra de Albarracín.

En la comarca de Maestrazgo podrás ver el nacimiento del río Pitarque, visitar las grutas de Cristal de Molinos y los Órganos de Montoro.

Además la provincia cuenta con dos estaciones de esquí, Valdelinares y Javalambre. Ambas son aptas tanto para principiantes como para esquiadores expertos.

Si además te gusta la historia, destacan tres impresionantes castillos: el de Alcañiz, el de Peracense y el de Mora de Rubielos.

La gastronomía aragonesa

Influida por las provincias del norte y del Mediterráneo, la gastronomía aragonesa cuenta con abundantes huertas de la cuenca del Ebro, por lo que sus excelentes frutas y verduras están presentes en muchos de sus platos.

Comenzaremos viendo cuáles son los ingredientes más típicos de la región, los dulces que debes probar y finalmente nos sumergiremos en los vinos para descubrir las cuatro Denominaciones de Origen que son fruto de una cultura enológica milenaria.

Ingredientes D.O.P

El ternasco de Aragón

Asado, con patatas, es uno de los platos más típicos de la gastronomía aragonesa. Debe cumplir una serie de requisitos para que sea considerado un manjar, como que el cordero desde ser alimentado desde su nacimiento con leche materna y cereales y debe pesar entre 8 y 12 kg.

Jamón de Teruel

Corte de jamón de Teruel, DOP de la gastronomía aragonesa

Su exquisito sabor, suave y poco salado, es una auténtica delicia para el paladar. Gracias a las peculiares condiciones ambientales de las zonas altas de Teruel, de clima frío y seco, se puede llevar a cabo la curación artesanal de jamones de alta calidad.

Aceite del Bajo Aragón

Es probablemente de uno de los mejores aceites del mundo. Cuentan con tres variedades: Empeltre, Arbequina y Royal. Las características diferenciales son su aspecto limpio, su color amarillo dorado y un sabor suave, muy agradable, que recuerda a la fragancia del olivo.

Aceite de la Sierra del Moncayo

Aceite de oliva, producto DOP de la gastronomía aragonesa

También hay diferentes variedades: Empeltre, Arbequina, Negral, Verdial y Royal. Son aceites equilibrados, con aromas afrutados de aceituna verde y madura y frutos secos.

Melocotón de Calanda

Lo que distingue, principalmente, al Melocotón de Calanda (Teruel) son sus cuidados. El fruto tiene un color uniforme, entre amarillo crema y pajizo, con una dureza y un contenido en azúcares que dan como resultado un sabor único.

Cebolla de Fuentes de Ebro

Es diferente porque es dulce y no pica. Debido a la calidad de las tierras donde se cultiva, muy cerca de Zaragoza, es un producto singular, con apenas picor y un sabor único. Además, su alto contenido en agua es superior al de las cebollas normales, es mucho más suave y tierna.

Espárrago de Navarra

El Consejo Regulador de Espárrago de Navarra protege también la producción en las zonas limítrofes de La Rioja y Aragón, donde es un cultivo tradicional. Se distingue por su coloración blanca y suave textura, con fibrosidad escasa o nula y por un perfecto equilibrio en la suavidad de su amargor al paladar.

Otros ingredientes y platos de alta calidad

Las verduras tienen fama por su calidad gracias a su plantación a lo largo del Valle del Ebro. Destacan los tomates (como el famoso tomate rosa de Barbastro), las borrajas (en especial en las comarcas cercanas a Zaragoza), los cardos, ajos, lechugaspepinos.

Entre las frutas, además de los melocotones, son típicas las ciruelas de la ribera baja del Ebro, y las peras de Don Guindo, en Teruel. También son muy apreciadas las olivas negras del Bajo Aragón, con las que se prepara la olivada (paté de oliva negra).

Boletus Edulis
Boletus Edulis

Otro de los productos más apreciados en la gastronomía aragonesa son las setas. Entre ellas podemos encontrar el Robellón y el Boletus edulis, una de las setas más apreciadas en la cocina por su sabor y textura. Y variedades más comunes como el Champiñón, la Senderilla o la setas de cardo.

La borraja, la trufa negra y el azafrán del Jiloca son otros de los productos que alcanzan en Aragón su máxima expresión.

Carnes y pescados

Las carnes de caza son muy abundantes en Aragón. El ternasco y el cordero son muy apreciados, mientras que entre las aves son famosos el pollo al chilindrón y el pollo en pepitoria.

También son muy conocidos los embutidos, como la morcilla de arroz, la longaniza de Graus y la butifarra.

Bacalao al ajoarriero
Bacalao al ajoarriero

Y de pescado, es muy habitual encontrar platos como el bacalao al ajoarriero o a la baturra, la sardina rancia, las truchas a la aragonesa, la truchas a la turolense o las ancas de rana.

Otro plato muy famoso de la gastronomía aragonesa son las migas de pastor, las cuales se preparan con ajo, cebolla, tocino, chorizo o morcilla, y se comen con uvas.

Además, la guía Michelín ha entregado sus famosas estrellas a varios representantes de la cocina aragonesa de autor. Es el caso de Taberna Lillas Pastia y Tatau Bistro (ambos en Huesca); la Hospedería El Batán en Tramacastilla (Teruel); y el Restaurante La Prensa y Cancook (estos dos últimos en Zaragoza).

Dulces tradicionales de Aragón

En el Alto Aragón la pastelería es excelente. Entre sus especialidades destaca la coc de Fraga, la trenza de Almudévar, las castañas de mazapán de Huesca, el pastel ruso, los lacitos y jaqueses de Jaca, las tortas de Ayerbe y las chesitas del valle de Hecho.

En Teruel tendrás que probar los Suspiros de Amante, las Pastas del Maestrazgo, las Piedrecicas del Calvario de Alcorisa y las almojábanas de Albarracín.

Y en Zaragoza el turrón guirlache, los adoquines del Pilar, las Frutas de Aragón o las tortas de balsa de Caspe son algunos de los dulces más admirados de la gastronomía aragonesa.

Las 4 rutas del vino

Copas de vino y uvas de la gastronomía aragonesa

Aragón es un territorio con una gran diversidad de matices, donde la tradición y conocimiento han convertido a los vinos de la tierra en líderes de las nuevas tendencias.

Cuentan con 4 denominaciones de origen: Somontano, Cariñena, Calatayud y Ruta de la Garnacha. Cada una de ellas tiene su propia ruta en las que se ofrecen atractivas propuestas como catas, degustaciones y visitas guiadas en las que disfrutar del turismo enológico.

Como puedes ver el turismo que se puede hacer en Aragón es muy variado y para todos los gustos. También lo es gastronomía aragonesa, basada en un recetario tradicional, en el que la calidad de los productos es esencial.

Esperamos que nuestro artículo te anime a conocer estas tres provincias maravillosas. Si ya has estado alguna vez, cuéntanos a través de los comentarios qué es lo que más te gusta de esta región y si hay algún plato típico de la gastronomía aragonesa que te gustaría aprender a cocinar en casa.

También puedes contarnos cuál te gustaría que fuera la próxima ciudad o Comunidad Autónoma que visitemos. Si es la tuya, nos encantaría ir y saber qué lugares nos recomendarías ver y, sobre todo, cuáles son los platos más típicos que nos recomiendas probar.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube