Hamburguesas con Queso y mazorcas de Maíz

Hamburguesas con Queso y mazorcas de Maíz

¿Nos votas?

La hamburguesa es una de las elaboraciones que más presencia tiene en la cocina de occidente, tanto es así, que podemos encontrarla prácticamente en todos los bares y tabernas. Además, extendidas por todo el mundo hay conocidas cadenas de restaurantes de comida rápida que la ofrecen como producto estrella. A menudo la hamburguesa es relacionada con la comida basura, pero con la receta de hoy os vamos a demostrar que esto no tiene por qué ser así, usando ingredientes de calidad podéis preparar unas ricas y saludables hamburguesas caseras, muy superiores a cualquiera de las versiones que podáis encontrar en la mayoría de establecimientos. En nuestra página encontraréis otras muchas recetas con las que preparar deliciosos versiones, es el caso, entre otras, de nuestra hamburguesa de pollo y espinacas. Si queréis ver otros ejemplos, no dudéis en hacer uso de nuestro buscador.

Para la receta de hoy hemos empleado carne picada, cebolla y queso gorgonzola como principales ingredientes. Con ellos se consiguen unos filetes sumamente sabrosos que estamos seguros de que harán las delicias de toda la familia.

Si queréis poner el broche de oro a esta elaboración, os animamos a que preparéis en casa unos ricos panecillos caseros para hamburguesa, son fáciles de hacer y los podéis congelar, por lo que los tendréis listos en cualquier momento.

Ingredientes de las Hamburguesas con Queso y mazorcas de Maíz Para 8 unidades

  • Cebolla – 1/2 unidad
  • Carne de ternera picada – 300 gramos
  • Queso gorgonzola – 100 gramos
  • Perejil picado – 1 cucharada grande
  • Sal – al gusto
  • Huevo – 1 unidad
  • Panecillos para hamburguesa – 8 unidades
  • Mazorcas de maíz – 8 unidades
  • Tomate – 2 unidades
  • Lechuga – 100 gramos

Cómo hacer la receta de Hamburguesas con Queso y mazorcas de Maíz

  1. En primer lugar, pelamos la cebolla y la picamos finamente. Si queréis que la cebolla quede muy fina podéis hacer uso de una picadora eléctrica, de este modo tendrá una menor presencia en los filetes de hamburguesa.
  2. Quitamos los tallos más gruesos al perejil y picamos sus hojas finamente.
  3. Ponemos la carne picada en un cuenco.
  4. Cascamos el huevo y vertemos su contenido en el cuenco.
  5. Añadimos al cuenco la cebolla picada, el queso, la sal y el perejil. Mezclamos a mano, o con la ayuda de una espátula, hasta que todos los ingredientes queden repartidos de manera uniforme.
  6. Tapamos el cuenco con un plástico y dejamos que la mezcla repose en la nevera durante, al menos, 1 hora.
  7. Pasado el tiempo de reposo, preparamos la plancha para cocinar los filetes. Quitamos la funda, encendemos uno de los fuegos y lo ponemos al mínimo.
  8. Una vez que la plancha esté caliente, pulverizamos un poco de aceite sobre su superficie y ponemos las mazorcas de maíz. Cocinamos hasta que estén ligeramente doradas por todos lados. Si lo deseáis, podéis añadir un poco de sal.
  9. Cuando las mazorcas estén listas, las ponemos en el otro extremo de la plancha y las tapamos con la campana para que se mantengan calientes mientras preparamos los filetes de hamburguesa.
  10. Pasamos la espátula por la superficie para retirar los posibles restos y pulverizamos un poco de aceite.
  11. Ponemos unos moldes de acero circulares (tipo cortapastas) sobre la plancha y los rellenamos con un poco de la masa de carne. Con la ayuda de una cuchara aplastamos la carne.
  12. Tras unos segundos, retiramos los discos de acero y giramos los filetes. Cocinamos hasta que estén ligeramente dorados por ambos lados.
  13. A continuación, ponemos sobre la plancha los panecillos cortados por la mitad y los mantenemos al fuego hasta que se doren ligeramente.
  14. Finalmente, retiramos los panecillos de la plancha y montamos nuestras hamburguesas acompañando los filetes con los ingredientes que deseemos, nosotros hemos usado un poco de tomate en rodajas y lechuga. Servimos las hamburguesas en un plato junto a las mazorcas de maíz.

Anotaciones y Consejos

La carne podéis comprarla sin picar y procesarla en casa con una picadora justo en el momento de preparar la receta. Si la compráis ya picada, os recomendamos usarla en un plazo máximo de 1 ó 2 días.

Para limpiar la plancha, echamos varios cubitos sobre su superficie antes de apagar el fuego y pasamos la espátula para retirar los restos que pueda haber adheridos. Pasamos unas servilletas para limpiarla más a fondo, pulverizamos un poco de aceite y volvemos a pasar una servilleta para repartirlo por toda la superficie.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook