Leyendas Urbanas en la Cocina

Leyendas Urbanas en la Cocina

Danos tu valoracion

Todo el mundo conoce algún truco de cocina heredado de su madre, o escuchado a esa vecina que asegura que esto o aquello hay que hacerlo de una manera determinada y no de otra. Aunque a muchos os pueda sorprender, en la mayoría de ocasiones estos trucos o consejos son inciertos, y no tienen base alguna. Las mentiras repetidas hasta la saciedad acaban convirtiéndose en verdades, y eso es lo que suele pasar en estos casos gastronómicos. Hoy, en Cocina Casera, os vamos a hablar de algunas de las más extendidas leyendas urbanas en la cocina, tomad buena nota de ellas y dejad de ponerlas en práctica porque no tienen fundamento alguno.

Leyendas urbanas entre fogones

A continuación, os listamos algunas de los principales bulos que la cultura popular se ha encargado de transmitir y que, en la actualidad, con la redes sociales, están adquiriendo aún mayor presencia. Seguro que muchos de vosotros los habéis practicado en alguna ocasión. No os preocupéis, es normal que nos dejemos llevar por los consejos que durante tantos años han pasado de boca en boca.

El alcohol se evapora al cocinarlo

Según diversos estudios, llevados a cabo por universidades norteamericanas, sería necesario cocinar un guiso durante dos horas y media, a fuego medio, para que la cantidad de alcohol contenida en el mismo se redujese al 5%. Para que os hagáis una idea, tras el horneado aún quedaría un 45% de alcohol y tras el flambeado un 75%.

Freír las patatas en aceite muy caliente

Si queremos que unas patatas se frían rápidamente hay que poner abundante aceite y calentarlo mucho. Pero esto no es una condición necesaria, ya que también se pueden freír con mucho menos aceite a fuego más moderado, la principal diferencia es que tardarán mucho más en estar listas.

Añadir aceite al agua de cocción evita que la pasta se pegue

¿Habéis visto lo que pasa cuando se añade aceite al agua? Éste, por diferente densidad, queda encima, por ello, no tiene sentido añadirlo en el agua de cocción de la pasta para que ésta no se pegue, ya que apenas se mezclará con ella. Si queréis que la pasta no se pegue, lo mejor es cocerla en abundante agua hirviendo y removerla con frecuencia.

Los champiñones no se deben lavar con abundante agua

Mucha gente afirma que los champiñones, y otras setas, no se deben lavar bajo el grifo, ni sumergirlas en abundante agua. Está comprobado que esto no es así, y teniendo en cuenta que las setas están compuestas por un 90% de agua, ¿creéis que un poco más va a cambiar su aroma y sabor…?

El café se conserva mejor en el frigorífico

Esto no es verdad, de hecho, en la nevera el café pierde su sabor y aroma rápidamente. Lo mejor para conservarlo es meterlo en botes de cerámica o cristal que dispongan de cierre hermético.

El consumo de espárragos y ajos altera el sabor de la leche materna

Esta es otra de las leyendas que más tienen que escuchar las mujeres que están dando de mamar. Está comprobado que el sabor de la leche materna apenas se altera al consumir espárragos o ajos, por lo que el bebé no aprecia cambio alguno ni deja de mamar porque la leche sepa a ajo.

Marcar la carne para que no pierda nutrientes

Marcar la carne con la intención de sellarla y que no pierda nutrientes es una de las prácticas más extendidas, sin embargo; no tiene fundamento y no sirve a tal fin. Al marcar la carne lo que sí conseguimos es un contraste de textura muy agradable, que la hace más atractiva a nuestro paladar, pero mientras la tengamos en la sartén, aún habiéndola marcado, seguirá perdiendo jugos y nutrientes.

El microondas destruye los nutrientes de las verduras

Esto no es así, y ha sido demostrado por un estudio de la Universidad de Harvard en el que se alaban las virtudes de este electrodoméstico. Si queréis conocer más sobre el tema os invitamos a que leáis nuestro artículo: El uso del microondas no perjudica a los alimentos. Fuente:grazie.es

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook