Huevos a la flamenca

Huevos a la flamenca

¿Nos votas?

Huevos a la flamenca

Los huevos a la flamenca es un plato tradicional de la cocina andaluza, para cuya elaboración se emplean ingredientes sencillos. No existe una receta específica, por lo que cada cocinero tiene la libertad de elegir los ingredientes que considere oportunos, esto hace que puedan encontrarse numerosas variantes en los restaurantes andaluces. Hoy, en Cocina Casera, os proponemos nuestra versión de este plato. Os invitamos también a que echéis un vistazo a otras recetas que guardan cierto parecido con la de hoy, como es el caso de nuestros huevos al horno.

Los ingredientes que suelen compartir las distintas versiones de este plato son los huevos y las verduras. De entra la verduras más empleadas podemos encontrar calabacín, patatas, judías verdes, habas, etc. Otros ingredientes que también suelen estar presentes son el chorizo y el jamón serrano. Aunque lo típico es servir este plato en cazuelas de barro, se puede preparar igualmente en cualquier recipiente refractario.

Como podréis comprobar en el paso a paso que a continuación os compartimos, este es un plato realmente sencillo de preparar. Si no tenéis tiempo para andar haciendo un sofrito, o si simplemente queréis una versión exprés, podéis comprar el sofrito ya hecho, ponerlo en las cazuelas con unos tacos de jamón serrano y unas rodajas de chorizo curado, cubrir con los huevos y llevar el conjunto al horno, en menos de media hora tendréis el plato ante vosotros.

¿Os apetece conocer cómo hacemos en Cocina Casera los huevos a la flamenca? ¡Pues vamos con la receta!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 3 personas]:

  • Cebolla – 1 unidad
  • Dientes de ajo – 2 unidades
  • Pimiento morrón – 1 unidad
  • Calabacín – 1 unidad
  • Patata – 2 unidades
  • Huevos – 3 unidades
  • Chorizo – 200 gramos
  • Guisantes – 100 gramos
  • Sal – al gusto
  • Pimentón dulce – 1 cucharada pequeña
  • Pulpa de pimiento choricero – 1 cucharada grande
  • Aceite de oliva – 4 cucharadas grandes

Elaboración de la Receta

  1. Cortamos los chorizos en rodajas del grosor que deseemos y los doramos ligeramente en una sartén con un poco de aceite de oliva. Retiramos de la sartén y reservamos.
  2. Pelamos los dientes de ajo y los picamos finamente.
  3. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana.
  4. Calentamos un poco de aceite en la misma sartén donde hemos cocinado el chorizo y echamos el ajo y la cebolla. Cocinamos, a fuego medio, para que la cebolla se vaya ablandando.
  5. Mientras tanto, cortamos los tomates en cuartos y los ponemos en el vaso de la batidora eléctrica. Introducimos el brazo batidor y trituramos hasta obtener un puré fino. Seguidamente, pasamos el puré a través de un colador para retirar la piel y las semillas del tomate.
  6. Cuando la cebolla esté tierna, añadimos a la sartén el tomate, el pimentón dulce y la pulpa de pimiento choricero. Cocinamos, a fuego medio, manteniendo un hervor moderado, durante treinta minutos o hasta que la salsa se reduzca.
  7. Pelamos las patatas y las cortamos en láminas de entre 1 y 2 milímetros de grosor.
  8. Freímos las patatas en una sartén con abundante aceite de oliva hasta que estén tiernas. Debemos retirarlas del fuego antes de que empiecen a coger color. Podemos comprobar el punto de cocción pinchando algunas láminas con la punta de un cuchillo. Una vez que estén listas, las retiramos del aceite con una espumadera y las ponemos en un escurridor para quitar el exceso de aceite.
  9. Pelamos el calabacín y los cortamos en medias rodajas. El grosor queda a vuestra elección, pero lo ideal es que no supere los 3 milímetros.
  10. Cortamos el pimiento morrón en tiras de un dedo de ancho.
  11. A continuación, echamos en la sartén el calabacín. Cocinamos, a fuego medio, durante 20 minutos o hasta que se ablande.
  12. Una vez que el calabacín esté tierno, ponemos en la sartén el chorizo, las patatas, los guisantes, el pimiento y una pizca de sal. Removemos y cocinamos durante 10 minutos para que los sabores se integren.
  13. Ponemos el horno a calentar a 180ºC.
  14. Repartimos el contenido de la sartén entre las cazuelas.
  15. Ahora viene el momento en el que tenemos que decidir si queremos que la yema quede muy hecha o más bien cruda. Nosotros preferimos esto último, para conseguirlo separamos las claras de las yemas. Ponemos las claras en las cazuelas y reservamos las yemas. Llevamos las cazuelas al horno. Horneamos, a 180ºC, durante 15 minutos o hasta que las claras cuajen.
  16. Pasados los 15 minutos, sacamos las cazuelas del horno, añadimos las yemas y horneamos durante 5 minutos más.
  17. Retiramos, dejamos atemperar un poco y servimos.

Anotaciones y Consejos

Si no disponéis de cazuelas de barro individuales podéis usar otro tipo de recipiente, e incluso una fuente grande.

Durante los últimos 10 minutos de cocción en la sartén, comprobamos el punto de sal y de acidez. Si nos parece que la acidez es elevada podemos añadir una pizca de azúcar para contrarrestarla.

Si os queréis ahorrar el paso del horno, podéis cascar los huevos y añadirlos a la sartén para que cuajen.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook