La Dieta Paleolítica

La Dieta Paleolítica

¿Nos votas?

Hasta la fecha, en Cocina Casera os hemos hablando de diversos tipos de dietas, algunas de ellas poco recomendables para la salud, como la Dukan o la detox, y otras que han demostrado, sobradamente, ser muy beneficiosas, como es el caso de la dieta mediterránea. Hoy vamos a centrar nuestra atención en la que se cree que era la alimentación de los hombres del Paleolítico, hoy os hablamos de la dieta paleolítica o paleodieta.

Diversos estudios científicos han afirmado que la conocida como dieta paleolítica es el tipo de alimentación para el que estamos genéticamente predispuestos, pudiendo ser la base que nos lleve a gozar de una vida más saludable.

A pesar de que el hombre lleva aproximadamente 76.000 generaciones sobre la faz de la tierra, tan solo desde hace 200 se alimenta del modo en el que lo hacemos ahora. Grasas, harinas, azúcares, productos lácteos, etc, son ingredientes relativamente nuevos en nuestra alimentación, por lo que, según diversas fuentes, nuestro cuerpo aún no ha tenido tiempo de adaptarse a ellos. Esta adaptaciones suelen necesitar del paso de miles de años, por lo que se cree que estos alimentos podrían ser la causa de muchas de las enfermedades que se dan en la actualidad, como es el caso de la diabetes o el colesterol.

Pautas de la dieta paleolítica

Nuestros antepasados no conocían el fuego, por lo que su alimentación estaba basada en ingredientes crudos. Partiendo de esta premisa, los principios de la paleodieta intenta que nuestro estilo de vida se asemeje al que se cree que llevaban los hombres de hace miles de años. Entre sus premisas encontramos:

  • Es muy importante el ejercicio físico. No olvidemos que nuestros antepasados estaban en continúo movimiento.
  • Beber agua en abundancia para estar hidratados y depurar nuestro cuerpo.
  • Alimentación basada en proteínas de primera calidad procedentes de carnes, pescados y mariscos, así como verduras, frutos secos y bayas.
  • Quedan excluídas las legumbres y los cereales.
  • Es importante limitar la ingesta de grasas saturadas.
  • Consumir aceites vegetales de oliva, girasol o lino.
  • Tomar el sol, para llenarnos de energía y proveernos de vitamina D.

Alimentos desaconsejados

  • Cereales; maíz, trigo, arroz, etc
  • Todo tipo de legumbres
  • Lácteos
  • Patatas
  • Azúcares refinados

¿Cuántas comidas al día?

La paleodieta aconseja comer cuando se tiene hambre. Para sus defensores es un error comer pequeñas cantidades a menudo, como se suele aconsejar en la actualidad. Esta pauta provoca que el intestino se fatigue. Los hombres del Paleolítico se pasaban horas sin comer, buscando presas.

En la paleodieta la comida más importante del día no es el desayuno, si no la comida del medio día, durante la que no se debe limitar la cantidad de lo ingerido, se puede comer tanto como hambre se tenga. El desayuno pierde la importancia que se le atribuye en la actualidad ya que comer copiosamente nada más levantarnos nos incita de nuevo al reposo. Se cree que el hombre de hace miles de año desayunaba alguna fruta durante sus largos trayectos diarios.

Se recomienda una cena ligera.

Beneficios

  • Bajo índice glucémico. Ya que no se consumen cereales.
  • Ph básico. Gracias al elevado consumo de verduras y frutas. Los cereales acidifican el organismo.
  • Niveles de sodio/potasio equilibrados. Debido a una menor presencia en la alimentación de comida procesada.

Riesgos

¿Carencia de Calcio?

A pesar de no consumir lácteos, se sabe que nuestros antepasados no sufrían de osteoporosis. Este elemento se puede conseguir a través del consumo de muchos otros alimentos, como brócoli, anchoas, sardinas, frutos secos, semillas, algas, etc.

Déficit de Vitamina D

Nuestro cuerpo puede obtener la vitamina D si exponemos nuestro piel al sol durante unos pocos minutos cada día. Sin embargo, salvo en verano, pasamos poco tiempo al aire libre, por lo que se hace necesario tomar alimentos enriquecidos con esta vitamina como algunas leches. La dieta paleolítica no admite estas opciones.

Infecciones bacterianas

Aunque una de las premisas de la paleodieta es que se deben comer los alimentos en crudo, esto puede suponer un riesgo de sufrir infecciones provocadas por diversos patógenos. Para evitarlo, debemos someter determinados alimentos (huevos, pescado, carne, etc) a una temperatura suficiente que permita destruir estos patógenos.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube