Las Alcachofas: Propiedades Nutricionales y Usos en Cocina

Las Alcachofas: Propiedades Nutricionales y Usos en Cocina

¿Nos votas?

Dentro de poco, las alcachofas empezarán a surgir en los mercados españoles. Este valioso producto, muy utilizado en la dieta mediterránea, destaca por sus grandes cualidades nutricionales y medicinales. En Cocina Casera lo hemos empleado en la elaboración de numerosas recetas, como, por ejemplo, en nuestra deliciosa receta de alcachofas rebozadas.

La alcachofa es la flor de una variedad de cardo conocido como Cynara scolymus, muy emparentado con el cardo común, del que se utilizan sobre todo las hojas. Dependiendo de la región en la que nos encontremos recibe nombres tan variados como; alcaucil, arcancil, alcachofera, cardo de comer, o morrilera, entre otros. Es uno de los vegetales más antiguos cultivados por el hombre, apareciendo en grabados egipcios.

Propiedades nutricionales y medicinales

Como en el caso de otros cardos, las alcachofas gozan de numerosas cualidades nutricionales y medicinales.

  • Presencia de inulina. Es un carbohidrato complejo que nos ayuda a mantener en buen estado de salud nuestro aparato digestivo.
  • Libre de féculas. Lo que hace de la alcachofa un alimento ideal en dietas de adelgazamiento y control de peso.
  • Efecto hipoglucémico natural. Los diabéticos pueden beneficiarse también de sus propiedades, ya que su consumo nos ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, provocando una efecto hipoglucémico.
  • Actúa sobre el hígado. Su consumo regula la secreción de bilis.
  • Fermento natural. Las flores, como sucede en el caso del cardo común, contienen un fermento natural capaz de hacer cuajar la leche. En muchas zonas de España se usan los cardos para hacer quesos artesanos.
  • Té de alcachofas adelgazante. Gracias a su acción quemagrasas, las alcachofas son ideales en dietas de adelgazamiento. En este sentido resulta muy eficaz preparar un jugo con las hojas o un té.

Usos en cocina

Su delicioso sabor hace de ella un producto muy apreciado en la cocina, pudiendo ser utilizado en la elaboración de gran variedad de platos. Antes de cocinarla debemos limpiarla, quitando las hojas endurecidas y dejando solo el corazón. Podéis ver un ejemplo de cómo hacerlo en el vídeo que aparece en nuestra receta de arroz con guisantes. A medida que las vamos limpiando es conveniente ponerlas en un bol con agua y zumo de limón (o vinagre) para impedir que se oxiden y ennegrezcan.

Una vez que las hemos limpiado, podemos cocinarlas de diversas maneras; salteadas, cocidas, horneadas, etc. Tanto si las queremos saltear, como si las vamos a hacer al horno, es importante escaldarlas previamente en agua hirviendo para que se ablanden. Con 5 minutos será suficiente.

Aprovechad los beneficios de esta rica verdura incorporándola a tortillas, guisos, arroces, frittatas, y muchas otras elaboraciones que verán potenciado su sabor gracias a esta saludable y nutritiva verdura. En nuestro recetario podéis encontrar diversas elaboraciones que incluyen la alcachofa entre sus principales ingredientes, de entre todas ellas, nos os podéis perder nuestra receta de alcachofas con jamón, un plato tradicional que os sorprenderá. Imagen:flickr/lenore-m

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook