Magdalenas de chocolate

Magdalenas de chocolate

Danos tu valoracion

Magdalenas de chocolate

Si os gustaron nuestras clásicas magdalenas caseras, no os perdáis la receta que os compartimos hoy; se trata de unas deliciosas magdalenas de chocolate, elaboradas usando cacao puro como ingrediente destacado. Es este un dulce pensado para aquellos que, como es mi caso, perdemos la cabeza por un poco de chocolate. En nuestra página ponemos también a vuestra disposición otras recetas para elaborar otras preparaciones parecidas, como es el caso de nuestras ricas magdalenas de queso fresco y limón.

La elaboración de esta receta es sumamente sencilla, solo hay que mezclar y batir unos pocos ingredientes, llenar las cápsulas de papel con la masa resultante y, tras espolvorear la masa con azúcar, la horneamos hasta que esté cocida, ¿difícil? ¡Para nada!

En la actualidad, con tanta variedad de elaboraciones de aspecto parecido, se ha perdido la frontera que marca la diferencia entre productos como los cupcakes, los muffins y las magdalenas. A menudo se les llama de la misma forma, aunque realmente no tienen nada que ver unos con otros. Para que os quede claro, os animo a que leáis nuestro artículo; «diferencias entre cupcakes, muffins y magdalenas«, en el que os contamos qué es lo que los diferencia.

¿Tenéis listos todos los ingredientes? ¡Arrancamos!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 12 unidades]:

  • Huevos – 4 unidades
  • Harina de trigo – 160 gramos
  • Aceite de girasol – 200 gramos
  • Cacao puro – 40 gramos
  • Azúcar – 175 gramos
  • Vainilla líquida – 1 cucharada grande
  • Leche – 60 gramos
  • Levadura química (polvos de hornear) – 7 gramos
  • Sal – una pizca

Elaboración de la Receta

  1. Comenzamos esta receta cascando los huevos y echando su contenido en el interior de un cuenco. Batimos con un batidor hasta conseguir una mezcla espumosa. Si lo deseamos, podemos hacer uso del accesorio de varilla de la batidora eléctrica.
  2. Añadimos al cuenco el azúcar y continuamos batiendo hasta que ésta se incorpore a los huevos.
  3. Vertemos en el cuenco la vainilla líquida y batimos para que se distribuya de manera homogénea.
  4. Seguidamente, echamos el aceite de girasol y la leche. Continuamos batiendo para obtener una mezcla en la que todos los ingredientes queden perfectamente integrados y repartidos uniformemente.
  5. A continuación, mezclamos en otro cuenco la harina con el cacao puro y la levadura química.
  6. Con la ayuda de un colador, tamizamos directamente la harina sobre el cuenco donde hemos batido los ingredientes líquidos. Incorporamos la harina poco a poco, mientras mezclamos con el batidor para que se vaya incorporando a la mezcla.
  7. Cuando quede poca harina, añadimos al cuenco la sal.
  8. Una vez que hemos incorporado la mezcla de harina, cacao y levadura, tapamos el cuenco con un plástico y lo llevamos a la nevera donde dejamos que la masa repose durante una hora.
  9. Tras el tiempo de reposo, sacamos la masa de la nevera y la batimos ligeramente.
  10. Precalentamos el horno a 180ºC.
  11. Ponemos las cápsulas de papel en los moldes metálicos.
  12. Llenamos las cápsulas con la masa sin llegar al borde. Es recomendable llenar ¾ partes de la capacidad de las cápsulas.
  13. A continuación, espolvoreamos un poco de azúcar granulado por encima de la masa, de modo que, tras el horneado, nos quede una bonita costra.
  14. Metemos los moldes metálicos al horno y horneamos, a 180ºC, durante 20 minutos o hasta que la masa esté cocida. Una buena forma de saber si la masa está lista, es hundir en ella un palillo, si al retirarlo no presenta restos de masa ya podemos retirar nuestras magdalenas del horno, de lo contrario, proseguimos la cocción unos minutos.
  15. Cuando las magdalenas estén cocidas, las sacamos del horno y dejamos que reposen dentro de los moldes metálicos durante 5 minutos.
  16. Pasado el tiempo de reposo, retiramos las magdalenas de los moldes metálicos y las ponemos sobre una rejilla metálica donde dejamos que se enfríen por completo.

Anotaciones y Consejos

Os aconsejo que uséis cacao puro para esta receta, ya que, además de aportar un sabor delicioso a estas magdalenas, no contiene azúcares añadidos. En el caso de muchos otros productos a base de cacao la cantidad de azúcar añadido es elevada, tanto es así, que si miráis la composición nutricional os daréis cuenta de que en la mayoría de ocasiones el azúcar aparece como primer ingrediente. Si no tenéis más remedio, y os veis obligados a hacer uso de un cacao azucarado, os recomiendo que bajéis la cantidad de azúcar de la receta.

A la hora de poner la masa en las cápsulas de papel es esencial que pongáis éstas en el interior de un molde metálico que tenga un tamaño aproximado a la de las cápsulas. De lo contrario, vuestras magdalenas acabarán desparramadas por la bandeja del horno.

El número de magdalenas dependerá del tamaño de las cápsulas de papel usadas. Nosotros hemos utilizado unas de 7 centímetros de diámetro (en la parte superior), por 3 centímetros de altura.

Una vez que las magdalenas estén frías, podemos guardarlas en un recipiente con tapa para que no se sequen. No es necesario refrigerarlas.

Si queréis aumentar aún más la presencia de chocolate en la masa, os animo a que añadáis un puñado de pepitas o trozos de chocolate. E, incluso, podéis trocear unas cuantas onzas de chocolate blanco para que su color contraste con la miga de color oscuro.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook