Masa de Pizza sin gluten para celíacos

Masa de Pizza sin gluten para celíacos

¿Nos votas?

Gracias al creciente aumento de la oferta de productos sin gluten las personas que padecen celiaquía pueden llevar cada vez una alimentación más normalizada, sin tener que privarse de comer pan, pizza, galletas, u otros productos que hasta no hace mucho solo se elaboraban con harinas de trigo. Si hace unas semanas os compartíamos nuestra receta de churros caseros sin gluten para celíacos, hoy os vamos a mostrar cómo preparar una rica base para pizza de la que estamos seguros que disfrutará toda la familia. ¿Nos acompañáis?

Para la elaboración de esta receta necesitamos una harina especial sin gluten, podéis localizarla en la sección de dietética de grandes superficies o en tiendas especializadas. Si bien hace unos años era complicado dar con este tipo de harina, en la actualidad es bastante común.

El proceso de elaboración es el mismo que seguiríamos para preparar una masa con harina de trigo; se mezclan los ingredientes, se amasan hasta que la harina absorba el líquido, y se deja reposar la masa para que la levadura tenga tiempo de hacer su trabajo. Luego, se estira la masa y se vuelve a someter a un segundo reposo.

Aunque no tengáis problemas con el gluten, os recomendamos que probéis esta masa de pizza, porque está realmente deliciosa.

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Harina sin gluten – 300 gramos
  • Aceite de oliva – 2 cucharadas grandes
  • Sal – 6 gramos
  • Agua – 225 gramos
  • Levadura seca de panadería – 5 gramos

Pasos de Masa de Pizza sin gluten para celíacos

  1. En un cuenco grande, mezclamos la sal con la harina.
  2. Seguidamente, incorporamos la levadura de panadería y volvemos a mezclar. Os recomendamos que lo hagáis así para evitar que la levadura y la sal entren en contacto, ya que esta última inhibe la actividad de aquella.
  3. A continuación, vertemos el agua y el aceite y mezclamos con la ayuda de una rasqueta de panadería. Si no tenéis rasqueta, podéis usar una espátula o, directamente, mezclar a mano.
  4. Independientemente de cómo mezclemos los ingredientes, debemos terminar amasando a mano. Amasamos hasta que la harina haya absorbido todo el líquido.
  5. Cuando la masa esté lista, tapamos el cuenco con un plástico y dejamos que la levadura actúe durante 2 horas o hasta que la masa tenga una textura esponjosa. El tiempo de fermentación va a depender de la temperatura ambiente.
  6. Una vez que la masa esté esponjosa, ya podemos usarla, para ello, espolvoreamos con harina un papel vegetal y la ponemos encima. Con la ayuda de un rodillo la extendemos hasta que nos quede un grosor de, aproximadamente, 2-3 milímetros. Si lo deseamos, podemos dejarla más gruesa.
  7. Una vez la tenemos extendida, la tapamos con un trapo y la dejamos reposar durante 45 minutos.
  8. Pasado este segundo reposo ya podemos cubrirla con los ingredientes que deseemos.
  9. Por último, llevamos la pizza al horno precalentado a 220ºC y la horneamos durante 30 minutos.

Anotaciones y Consejos

La levadura que hemos usado para esta receta es de panadería, no sirve la levadura química o también conocida como “polvos de hornear”. Podéis usar levadura de panadería seca, que es la que hemos usado nosotros, o fresca. Si os decidís por esta última, la cantidad para esta receta es de 15 gramos. La levadura seca se añade directamente a la masa, mientras que la fresca deber ser disuelta en un poco del agua de la receta antes de incorporarla.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook