Pan casero de chocolate y dátiles

Pan casero de chocolate y dátiles

¿Nos votas?

2 h y 30 m
Calorias: 358
Fácil

Este es un pan ideal para empezar el día con un nutritivo y energético desayuno. Es un pan que presenta una miga extremadamente tierna, salpicada de trozos de dátil y pepitas de chocolate.

En nuestra web puedes encontrar otras masas dulces como nuestros doowaps de cacao con chocolate blanco, o nuestro pan de aceite.

Ingredientes para Pan casero de chocolate y dátiles 3 unidades

  • Harina de fuerza - 695 gramos
  • Leche (si lo deseamos, podemos usar leche vegetal) - 487 gramos
  • Margarina - 70 gramos
  • Pepitas de chocolate negro -70 gramos
  • Cacao puro (sin azúcar añadido) - 70 gramos
  • Dátiles deshuesados y partidos en trozos - 132 gramos
  • Ron - 50 gramos
  • Azúcar - 35 gramos
  • Levadura seca de panadería - 5 gramos

Cómo hacer la receta de Pan casero de chocolate y dátiles

  1. Una hora antes de amasar, ponemos los dátiles troceados y el ron en un cazo y cocemos a fuego lento hasta que los dátiles hayan absorbido todo el líquido. Dejamos enfriar y reservamos.
  2. En un cuenco grande, mezclamos el cacao y el azúcar con la harina, desmenuzamos la margarina hasta formar una especie de gachas, y añadimos la leche. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes queden amalgamados. Tapamos el cuenco con un trapo y dejamos que repose durante 30 minutos. Este reposo, denominado autolisis, nos facilitará el posterior proceso de amasado.
  3. Tras la autolisis, volcamos la masa sobre una superficie lisa, ligeramente aceitada, y amasamos durante 2 minutos. Estiramos la masa ligeramente, repartimos la sal por la superficie, y volvemos a amasar suavemente 2 minutos más. Formamos una bola con la masa, metemos en el cuenco, tapamos con el trapo y dejamos reposar durante 15 minutos.
  4. Repetimos el paso 2, pero esta vez añadimos la levadura. Amasamos y dejamos reposar otros 15 minutos.
  5. Volcamos y amasamos 2 minutos. Volvemos a poner en reposo durante 10 minutos.
  6. Volcamos la masa una vez más, amasamos 2 minutos. Observamos la superficie de la masa, si es lisa y brillante procedemos a añadir los dátiles y las pepitas de chocolate negro. Amasamos bien, hasta que todos los ingredientes queden perfectamente integrados en la masa. Formamos una bola y metemos en un cuenco. Dejamos fermentar hasta que doble su volumen. Si tras volcar la masa sobre la mesa de trabajo aún presenta un aspecto rugoso, repetiremos un nuevo ciclo de amasado y reposo antes de añadir los dátiles y las pepitas de chocolate.
  7. Cuando la masa ha doblado su volumen, la volcamos sobre la mesa de trabajo, sin aceite ni harina, y la dividimos en 3 partes iguales. Formamos panes alargados, para ello, cogemos una bola de masa, la aplanamos en forma de rectángulo de 30 centímetros de largo por 20 centímetros de ancho. Cogemos el extremo más alejado de nosotros, a lo largo, y lo plegamos hacia el centro de la pieza. Giramos la pieza 180º y hacemos lo mismo con el otro extremo. Por último, cogemos el extremo alargado más alejado de nosotros y lo plegamos sobre el extremo más cercano, del mismo modo que haríamos para cerrar una empanadilla. Presionamos los dos extremos para sellarlos bien. Repetimos el proceso con las demás bolas.
  8. Una vez que tenemos los panes formados, los ponemos sobre papel vegetal en una bandeja de horno. Los panes hay que colocarlos bien separados, dos a lo largo de la bandeja y el tercero a lo ancho, de manera que durante la fermentación y el horneado no acaben tocándose. Tapamos la bandeja con film de cocina para evitar que el aire seque la superficie de los panes. Dejamos fermentar hasta que los panes haya aumentado en dos tercios su tamaño inicial.
  9. Precalentamos el horno a 230º.
  10. Cuando los panes estén listos, quitamos el film de cocina y practicamos un corte a lo largo de toda la superficie, o dos o tres cortes oblicuos como los de la foto. Debemos hacer los cortes con una cuchilla de afeitar o un cuchillo muy bien afilado. Los cortes deben tener unos 2-3 mm de profundidad.
  11. Metemos los panes al horno y, antes de cerrar la puerta, pulverizamos agua hacia las paredes del horno. Esto creará un ambiente húmedo que será propicio para que el pan desarrolle un óptimo volumen durante los primeros minutos de horneado. Horneamos a 200º durante 45 minutos. Hacia la mitad de la cocción giramos la bandeja para que los panes se cuezan por igual.
  12. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Notas y Consejos

Las harinas del mismo cereal, y de distintas harineras, pueden presentar un comportamiento muy diferente, por ello, los tiempos de amasado son orientativos. Los ciclos de amasado y reposo tienen como objetivo conseguir, sin apenas esfuerzo, una masa lisa y brillante, hecho que puede suceder antes de completar todos los pasos de la receta, en cuyo caso dejaremos de amasar, o, en otros casos, puede llevarnos un poco más del tiempo especificado.

Los tiempos de fermentación dependerán de la temperatura ambiente, por lo que estos variarán a lo largo del año. Es por ello que no nos gusta poner un tiempo de fermentación determinado en la receta.

La cantidad de levadura indicada en la receta es la adecuada para obtener un pan de buena calidad. Añadir mayor cantidad de levadura, con el fin de acelerar la fermentación, irá en detrimento de la calidad del pan obtenido.

Si te ha gustado esta receta de Pan casero de chocolate y dátiles te aconsejamos no te pierdas más Pan Casero y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook