Patatas con choco

Patatas con choco

¿Nos votas?

Las patatas con choco, o también conocidas como papas con choco, es un plato tradicional de la gastronomía española, presente de manera destacada en la cocina andaluza, como los chocos fritos, y más concretamente en la zona de Cádiz. Es una receta que presenta múltiples variantes por lo que resulta difícil establecer una única lista de ingredientes. Lo único que tienen en común las distintas versiones es el uso de patatas, un sofrito compuesto por distintas verduras y choco (más conocido en algunas regiones como sepia o jibia). Si os gusta la sepia, en nuestra página podéis encontrar diversas recetas, como es el caso de nuestra sepia rellena.

La receta que os proponemos a continuación ha mamado de distintas recetas recogidas en varios libros. En casa la llevamos preparando desde hace varios años, y de la receta original que confeccionamos como punto de partida poco hemos variado. Os invitamos a probar nuestra versión, y, por supuesto, a que hagáis vuestros propios ajustes en la receta para dar con una reinterpretación que se adapte a vuestros gustos y expectativas, para nosotros la cocina es estar en una constante búsqueda que nos permita aportar cosas nuevas a los platos con los que nos vamos encontrando.

La elaboración de esta receta es muy sencilla, si seguís el paso a paso descrito a continuación os aseguramos que obtendréis un delicioso y aromático guiso en el que predomina un potente sabor.

Ingredientes [Para 2-3 personas]:

  • Sepia – 500 gramos
  • Patatas – 750 gramos
  • Cebolla – 250 gramos
  • Pimiento verde italiano – 60 gramos
  • Dientes de ajo – 2 unidades
  • Tomate natural triturado – 250 gramos
  • Guisantes en conserva – 50 gramos
  • Hoja de laurel – 1 unidad
  • Vino blanco – 200 mililitros
  • Vino tinto – 75 mililitros
  • Aceite de oliva – 50 gramos
  • Sal – al gusto
  • Pimentón dulce – 1 cucharada grande
  • Pimienta negra molida – una pizca
  • Agua – 300 mililitros

Pasos de las Patatas con choco

  1. En primer lugar, pelamos los dientes de ajo y la cebolla y picamos ambos ingredientes finamente. Cortamos también el pimiento verde en trozos pequeños.
  2. Calentamos aceite de oliva en una cacerola y añadimos los tres ingredientes que acabamos de procesar. Echamos también un poco de sal. Cocinamos, a fuego medio, hasta que estén tiernos.
  3. Mientras tanto, cortamos los tomates por la mitad y los rallamos para extraer su carne.
  4. Cuando la cebolla y el pimiento estén tiernos añadimos el tomate rallado, el pimentón dulce, la pimienta molida y otro poco de sal. Removemos y seguimos cocinando, a fuego medio, durante un tiempo aproximado de 15 minutos o hasta que se evapore gran parte del agua del tomate.
  5. Aprovechamos el tiempo de cocción del tomate para cortar la sepia en tiras con una anchura aproximada de 1 centímetro.
  6. Una vez que se ha evaporado el líquido, añadimos a la cacerola la sepia troceada. Rehogamos durante 5 minutos.
  7. A continuación, vertemos los dos tipos de vino y cocinamos durante 5 minutos sin tapar para que el alcohol se evapore.
  8. Seguidamente, ponemos la tapadera y cocinamos durante 20 minutos manteniendo un hervor suave.
  9. Mientras la sepia se cocina, pelamos las patatas y las chascamos. Para llevar a cabo esta acción, introducimos el cuchillo y, a mitad del corte, giramos la muñeca para romper la patata y dejar expuesta una mayor parte del almidón (ver vídeo).
  10. Pasados los 20 minutos, quitamos la tapadera y continuamos cocinando hasta que la salsa se reduzca casi por completo, de modo que la cuchara deje un rastro a su paso por el fondo de la cacerola.
  11. En este momento, echamos en la cacerola las patatas y el agua y continuamos cocinando durante un tiempo aproximado de 25 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.
  12. Cinco minutos antes de acabar, añadimos los guisantes en conserva. Probamos y rectificamos de sal si fuese necesario.
  13. Retiramos del fuego y servimos.

Anotaciones y Consejos

Hay quienes dicen que es un sacrilegio comprar una sepia limpia para preparar este plato. Es posible que así sea, pero lamentablemente el día que compramos los ingredientes no logramos encontrar sepia sin limpiar. Si lográis haceros con una os recomendamos incorporar al guiso la melsa o bazo del animal, ya que aportará un potente sabor.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook