El peligro de los envases de plástico

El peligro de los envases de plástico

Danos tu valoracion

Los envases de plástico llevan años siendo fruto de estudios para tratar de esclarecer cuáles son las consecuencias que se pueden derivar de su uso. Estos envases están elaborados con componentes que se cree que tienen graves efectos sobre nuestro organismo, uno de estos compuestos es el bisfenol A (BPA), compuesto químico que se usa en la fabricación de la mayoría de los plásticos presentes en numerosos objetos que forman parte de nuestro día a día, como es el caso de aquellos recipientes donde solemos guardar comida (fiambreras), en botellas de agua, biberones, cañerías, latas de conserva (es el plástico de color blanco que podemos encontrar en su interior).

En los estudios llevados a cabo en animales de laboratorio, se ha podido comprobar que, tanto el BPA, como los ftalatos (otras sustancias presentes en el plástico), provocan diversas disfunciones del sistema nervioso y reproductor, como esterilidad, también se les cree responsables de diversas patologías cardiacas, diabetes, algunos tipos de cáncer (testículos, mama, próstata) y alteraciones de tipo hormonal.

Algunos estudios llevados a cabo en países como Alemania, han señalado la presencia de bisfenol A en la sangre y cordón umbilical de mujeres embarazadas. Los científicos advierten que este compuesto puede ser el responsable de algunas de las anormalidades que se han detectado en fetos y recién nacidos.

Al parecer, no es necesario tomar grandes dosis  de estos compuestos para que sus efectos perjudiciales empiecen a hacer mella en nuestro cuerpo. Aunque no son mortales, salvo que se consuman grandes dosis, su ingesta diaria y continuada hace que se vayan acumulando en nuestro organismo.

Algunas recomendaciones sobre el uso de envases de plástico

Estas sustancias pasan a los alimentos por contacto con el recipiente que los contiene. El mayor problema se presenta cuando dichos recipientes son sometidos a una fuente de calor, como puede ser su calentamiento al baño maría o en microondas, ya que el calor hace que se incremente el desprendimiento de las moléculas nocivas. Por lo tanto, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Es preferible no calentar recipientes plásticos.
  • No debemos poner bebidas calientes en estos recipientes, y tampoco se deben lavar en el lavavajillas, ya que éste emite calor.
  • No consumir comida enlatada, ya que las latas puede contener en su interior BPA, Del mismo modo, y en el caso de que consumamos productos envasados, evitaremos calentar las latas.
  • Lo más recomendable es usar recipientes libres de bisfenol y ftalatos, como son los recipientes de vidrio, o aquellos en los que se especifica que están libres de estas sustancias.
  • No debemos reutilizar las botellas de plástico salvo que hayan sido fabricadas para tal fin.

Composición de los envases de plástico

Se hace necesario la realización de más estudios que permitan seguir investigando sobre los posibles efectos adversos que se pueden derivar del uso de los plásticos en la alimentación. Es importante que seamos conscientes del tipo de plástico que estamos consumiendo y de los usos a los que está destinado. En este sentido, es importante revisar la etiqueta de reciclaje del producto, ya que ahí podemos encontrar la información para saber cuál es el plástico que se ha usado en su fabricación. Aunque hay más de 100 tipos de plástico, lo normal es que en la industria se usen solo 7. Para distinguir unos de otros se pone un número dentro del triángulo del símbolo de reciclaje que se graba en el envase, de este modo se facilita su posterior labor de reciclado.  A continuación, os contamos a qué tipo de plástico equivalen algunos de esos números:

  • Número 7. Cuando en el triángulo de reciclaje aparece un  “7″, significa que en la fabricación de ese producto se ha usado “lexan”, un plástico a evitar, puesto que desprende fácilmente el bisfenol A, transfiriéndolo a los líquidos con los que entra en contacto.
  • Número 3 (PVC polivinilo/chloride) también son susceptibles de liberar ftalatos y bisfenol A.
  • Número 6 (PS/poliestireno) Se trata de una sustancia tóxica que se libera si el recipiente se usa para contener líquidos o alimentos cuya temperatura supere los 80º C. Su presencia en el organismo puede ocasionar daños en el sistema nervioso.
  • Los envases marcados con el número “1″ (PET/polietileno de tereftalato) deben ser usadas una sola vez.
  • Aquellos recipientes en los que aparecen los números 2, 4, ó 5 son los más seguros.

Medidas de la FDA

En en el último informe de la Food and Drug Administration estadounidense (FDA)  sobre el bisfenol A se señala que esta es una sustancia que está presente en numerosos recipientes alimentarios desde la década de los 60. En la actualidad, la FDA está tomando las medidas pertinentes para reducir el uso de este compuesto, entre ellas:

  • Apoyar a las empresas para que puedan dejar de basar su producción en productos a base de BPA, sobre todo se busca que se empiece por dejar de usar este compuesto en la fabricación de envases destinados a sectores de la población especialmente sensibles, como es el caso de bebés y niños que se ven expuestos a productos como biberones y tazas de desayuno compuestos por BPA.
  • Desarrollar alternativas que permitan eliminar el plástico que recubre las latas de leche de continuación para bebés.
  • Ayudar a las empresas para que puedan asumir el coste que supone cambiar los sistemas de producción para desarrollar recubrimientos más seguros para las latas de alimentos.
  • Además, la FDA quiere promover un cambio a nivel legislación para que se incrementen y endurezcan los controles para el bisfenol A.

Imagen:flic.kr/p/83MGRE Fuente:bajaaragondigital

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook