Cómo prevenir los excesos navideños

Cómo prevenir los excesos navideños

Danos tu valoracion

Desde hace algunos días, podemos ver como las estanterías y pasillos de muchos establecimientos se han llenado de productos típicos de la navidad. Por eso, desde Cocina Casera creemos que va siendo hora de compartir con nuestros lectores algunas recomendaciones que debemos tener en cuenta, durante esos días tan señalados, para evitar excesos en la alimentación que pueden acabar pasándonos factura. Hoy, os hablamos de cómo prevenir los excesos navideños. En nuestra página podéis encontrar algunas recetas ligeras, que os ayudarán a realizar cenas y comidas saludables. Destacamos nuestro consomé o caldo casero, y nuestra receta de sorbete de limón al cava.

Por su mayor elaboración,  y tipo de ingredientes utilizados, los platos que preparamos en Navidad suelen tener un aporte calórico elevado. No por ello tenemos que privarnos de su consumo, pero sí debemos tener en cuenta algunas recomendaciones, como controlar las porciones de lo que comemos y saber escuchar a nuestro cuerpo para decir basta a tiempo. Esta es una de las claves para evitar aquellos excesos navideños que pueden acabar pasándonos factura unas horas después de haber finalizado la comida.

Además, podemos poner en práctica desde ya, otra serie de recomendaciones que deberíamos tener en cuenta durante todo el año, no solo cuando llegan fechas señaladas. Son recomendaciones que nos ayudan a mejorar nuestra salud y que, aplicadas a diario, nos ayudan a mantener nuestro cuerpo en un estado saludable.

Recomendaciones para prevenir los excesos navideños

  • Evita las dietas restrictivas. Evita seguir dietas restrictivas que prohiben alimentos durante los días previos a la Navidad. Este tipo de dietas generan ansiedad, lo que puede acarrear que dicha ansiedad sea liberada, comiendo en exceso, durante las comidas y cenas navideñas.
  • 5 comidas al día. Es habitual que muchas personas se salten alguna comida para intentar contrarrestar los excesos de estos días. No debemos variar nuestras costumbres en este sentido, y debemos realizar, al menos, 5 comidas al día o comer cada 3-4 horas. Así, nuestro metabolismo se mantendrá activo y no llegaremos con un hambre voraz al momento de la comida o la cena. En nuestro artículo cuántas veces comes al día, te explicamos la importancia de comer cada pocas horas.
  • Beber líquido. Además de mantenernos hidratado, de este modo, controlamos el hambre y la ansiedad.
  • Comer despacio. Debemos masticar bien la comida, lo que hará que nos sintamos saciados antes que si engullimos sin apenas masticar.
  • Sírvete una sola vez. Lo mejor para evitar repetir es ponernos toda la comida en un plato, y no repetir. Esto cobra mayor importancia en estas fechas, donde las comidas y cenas son tipo buffet. Por ello, coloca en un plato un poco de cada elaboración, y no vuelvas a comer una vez termines el plato.
  • Escucha a tu cuerpo. Debemos prestar atención a las señales que nos envía nuestro cuerpo. Si lo escuchamos, nos daremos cuenta de cuándo ha llegado el momento de dejar de comer, de este modo evitaremos molestias estomacales.
  • Espera a la Navidad. A pesar de que las grandes superficies, y los pequeños comercios, nos lo ponen cada vez más fácil para empezar a comer productos navideños varias semanas antes de la llegada de esta época, es preferible no caer en la tentación.
  • Descansa y duerme bien. De este modo, mantendremos bajo control las hormonas que nos empujan hacia el consumo de alimentos grasos y ricos en calorías.
  • Bebe alcohol con moderación. Además de tener otros efectos sobre nuestra salud, el exceso de alcohol también nos hace engordar. Por ello, es preferible reservar su consumo para momentos puntuales, como el brindis de la cena de Nochevieja.
  • Frutas, verduras y carnes magras. Es recomendable que estos tres ingredientes estén presentes en mayor cantidad en los principales platos navideños y que evitemos la comida estilo buffet, ya que la gran variedad de platos que suele haber en esos casos es un incentivo para comer más.

En una comida o cena de Navidad podemos alcanzar fácilmente las 2000 Kcal, por ello resulta de vital importancia aplicar todos estos consejos y no dejarnos llevar por nuestros deseos de comer sin límite. Cuidemos nuestra alimentación, porque de esta manera cuidaremos nuestro bien más preciado; el cuerpo que habitamos.Imagen:flic.kr/p/bow1Xz Fuente:tredenciashombre

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube