Las Propiedades de la Miel

Las Propiedades de la Miel

Danos tu valoracion

La miel es un producto natural, de sabor muy dulce y textura pegajosa que es producido por las abejas a partir del néctar contenido en las flores de las plantas. Tras recolectarlo, es deposito en las colmenas donde va madurando hasta dar lugar a un néctar que tiene la función de alimentar a las crías.

En la cocina es un producto con muchas posibilidades que puede ser empleado en la elaboración de gran número de recetas, tanto dulces como saladas, en Cocina Casera podéis encontrar numerosos ejemplos de este uso, como, por ejemplo, en el caso de nuestras ricas torrijas con miel. Además de emplearse como endulzante en repostería, es usado también como ingrediente principal en salsas y aliños, ya que aporta un sabor y contraste únicos. Si queréis ver diversas recetas que tienen a la miel como protagonista, os invitamos a que hagáis uso del buscador de nuestra página. En la entrada de hoy nos vamos a centrar en las propiedades de la miel, os recomendamos que no os perdáis esta interesante información.

Distintos tipos de miel

Dependiendo de si el néctar ha sido recolectado de diversos tipos de flores, o mayoritariamente de una concreta, podemos encontrar distintos tipos de piel; de azahar, de romero, de mil flores, de eucalipto, de brezo, etc. Otras menos conocidas son la miel de lavanda, de tilo, de castaño, de acacia, de pino y de diente de león. Todas ellas suelen presentar diferencias en cuando a sabor, aroma, textura e incluso en cuanto a sus beneficios y propiedades.

Principales beneficios del consumo de miel

Independientemente del tipo de miel, todas ellas comparten las siguientes propiedades:

Nutrientes esenciales

La miel es rica en gran número de nutrientes, entre los que destacan las vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, C y D, y minerales como el manganeso, sodio, magnesio, cobre, calcio, azufre, fósforo, hierro  y potasio. Otros nutrientes destacados son los ácidos orgánicos como el acético y el ácido cítrico.

Sistema inmunológico

Debido a su gran riqueza nutricional, el consumo de miel refuerza nuestro sistema inmunitario. Además, su potente acción antioxidante protege nuestras células de los radicales libres.

Alivio de procesos gripales y resfriados

La miel tiene una acción natural antimicrobiana y antiviral, lo que la convierte en un excelente remedio natural en casos de estados gripales y resfriados.

Del mismo modo, el consumo de miel alivia otras afecciones de las vías respiratorias además del dolor de garganta, la congestión nasal y la mucosisad que suelen estar ligadas a ellas. La miel de romero y eucalipto suele ser muy eficaz en este sentido, consumida con limón calma la irritación e inflamación de la garganta.

Mejora el sueño

El azúcar contenido en la miel es un vehículo perfecto que facilita la entrada del triptófano en el cerebro, permitiendo así la secreción de melatonina, que es fundamental para una adecuada regulación del ciclo de sueño-vigilia, esto explica la eficacia de uno de los remedios caseros más extendidos que consiste en tomar un vaso de leche caliente con miel antes de acostarnos.

Regulación de azúcar en sangre

La miel presenta un adecuado equilibrio entre glucosa y fructosa. Cuando tomamos miel, la glucosa es captada fácilmente por el hígado gracias a la presencia de fructosa, por lo que la cantidad de glucosa en sangre se ve disminuida. En cualquier caso, debemos tener muy presente que el consumo de miel está contraindicado en personas que padecen de diabetes. Fuentes: natursan.net

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook