Propiedades de las espinacas

Propiedades de las espinacas

¿Nos votas?

La espinaca es una maravillosa fuente de minerales, vitaminas y fibra, además no presenta grasas y su consumo nos aporta pocas calorías. Destacar a su vez la presencia de otros importantes nutrientes como la luteína y el betacaroteno con importante propiedades antioxidantes. En la cocina es una verdura con infinitas posibilidades, pudiendo ser utilizada en la elaboración de numerosos platos, ya sea cocinada o en crudo. Nosotros la hemos usado para elaborar algunas de las recetas que ponemos a vuestra disposición, como es el caso de nuestros canelones de espinacas y queso. Son tantas las virtudes de este vegetal que hemos decidido dedicarle esta entrada que recién comienza. Hoy, en Cocina Casera, os hablamos de las propiedades de las espinacas.

Previene enfermedades

El consumo de algunas de las sustancias antioxidantes presentes en las espinacas, como la vitamina C y A, nos ayuda a combatir la acción dañina que los radicales libres provocan en las células. Además, estas sustancias son útiles en la prevención de diversos tipos de cáncer, dolencias cardiacas y enfermedades degenerativas. Los antioxidantes evitan también que el colesterol se oxide dando lugar a colesterol malo (LDL).

Por otro lado, la presencia de ácido fólico, o también conocido como vitamina B9, beneficia el desarrollo de los niños y sirve para cubrir las necesidades especiales de las embarazadas.

Mejora la visión

La vitamina A presente en esta verdura nos ayuda a mantener en buena estado de salud nuestra visión. Esta vitamina se combina con la opina dando lugar a una molécula llamada rodopsina que es esencial para los bastones de la retina, estructuras responsables de la visión en circunstancias de baja intensidad lumínica. La deficiencia en vitamina A ocasiona problemas de visión nocturna.

Por otro lado, la zeaxantina y luteína presentes en las espinacas llevan a cabo una acción antioxidante que evita la degeneración macular previniendo el desarrollo de cataratas. Estas sustancias son solubles en grasa, por lo que si consumimos espinacas junto a frutos secos favorecemos su absorción.

Regula la presión arterial

Potasio y magnesio son dos minerales presentes en las espinacas, ambos con un papel esencial en la regulación de la presión arterial. Según un reciente estudio el consumo de espinacas inhibe la acción de la enzima que convierte la molécula angiotensina I en angiotensina II, dando lugar a un aumento de la presión sanguínea. Los péptidos contenidos en las espinacas inhiben esa conversión, ayundando a regular la presión arterial.

Por otro lado, la baja concentración de sodio y los altos niveles de potasio ayudan a eliminar el exceso de líquidos, lo que es especialmente beneficioso para personas que sufren de hipertensión.

Presencia de oxalatos

Las espinacas son ricas en calcio y en ácido oxálico. Este compuesto forma oxalatos cuando se combina con minerales como potasio, hierro o magnesio. Los oxalatos provocan daños en los tejidos empeorando los síntomas en pacientes que sufren artritis, artrosis, gota, etc. También dan lugar a la formación de cálculos renales, por lo que se desaconseja su consumo en pacientes que han padecido cólicos.

Para reducir la cantidad de oxalatos contenidos en las espinacas, se recomienda hervirlas durante unos minutos.

Por otro lado, estos compuestos disminuyen la absorción de calcio, por lo que se recomienda tomar espinacas junto a sustancias que favorecen la absorción de este mineral, como es el caso de la vitamina C presente en cítricos y tomates. El consumo de estos alimentos aumenta también la absorción de hierro.

Otros beneficios

Como ya dijimos, el ácido fólico (Vitamina B9) hace de la espinaca un alimento muy interesante en las etapas de embarazo y lactancia. Además, su consumo ayuda a contrarrestar el efecto perjudicial que presentan algunos medicamentos al absorber el ácido fólico. También es interesante su consumo en personas alcohólicas o fumadoras, ya que ambos hábitos producen una reducción en la absorción de esta vitamina.La presencia de vitamina K convierte a las espinacas en un alimento muy útil para una buena coagulación de la sangre y para el metabolismo de los huesos, ya que esta vitamina interviene en la formación de la matriz ósea.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook