Alternativas para sustituir el plástico en la cocina

Alternativas para sustituir el plástico en la cocina

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Quizá no te has dado cuenta pero en la cocina y en el día a día utilizamos el plástico para casi todo ya que es un material duradero, versátil, flexible y barato. Sin embargo, tiene un gran defecto y es su gran dificutad para ser reciclado. Por eso, hoy queremos darte algunos buenos motivos e ideas para sustituir el plástico en la cocina, ya que es más fácil de lo que parece.

A través de nuestros tips cocina y casa puedes ver que con todo lo que es casero y natural se pueden conseguir excelentes resultados y además ahorrar dinero. Apostamos por el uso de materiales reutilizables y que contaminen lo menos posible, ya que normalmente no somos conscientes pero por ejemplo a través de los utensilios de cocina, algunos materiales pueden transferirse a los alimentos e intoxicarlos.

Actualmente existen toneladas de residuos plásticos que contaminan todo el planeta y aunque en los últimos años ha aumentado la concienciación social para reducir el impacto ambiental, aún queda mucho por hacer. Tan importantes son las iniciativas políticas, como la propia iniciativa que podamos tomar en casa.

El planeta reclama cambios

A finales de 2018, el Parlamento Europeo cerró un acuerdo provisional para reducir la contaminación marina provocada por plásticos de un solo uso. Esto supondrá (entre otras medidas) que siempre que haya alternativas asequibles, se prohibirán en el mercado objetos de plástico de un solo uso, tales como bastoncillos de algodón, cubiertos, platos y pajitas. Y también se prohibirá en toda la Unión Europea el uso de tazas y recipientes para llevar que estén fabricados con poliestireno expandido (un material plástico espumado).

A nivel particular, existen hábitos que puedes desarrollar para mitigar el impacto, como tomarte un refresco sin pajita o cortar con unas tijeras las tiras de la mascarilla, o las anillas de plástico antes de tirarlas a la basura. Sin embargo, el consumo de plástico es lo que causa los mayores estragos.

Para poder contribuir en la reducción del uso del plástico, a continuación te daremos algunas ideas para que poco a poco puedas sustituir el plástico en la cocina por otros materiales reutilizables, como el bambú, la porcelana, el vidrio o el metal.

Alternativas ecológicas al uso del plástico

Concienciarnos de la importancia de restringir el uso del plástico en la cocina no es algo que vayamos a cambiar de hoy para mañana. Sin embargo, debemos ir cambiando nuestros hábitos poco a poco. Existen 3R que son clave: Reducir, Reutilizar y Reciclar, en ese orden. Por suerte, cada día que pasa es más fácil encontrar en el mercado alternativas que nos facilitan la tarea de reducir nuestro consumo de plástico por otros materiales que podremos reutilizar más veces, que son biodegradables o que se podrán reciclar fácilmente.

Cómo sustituir las bolsas de plástico que utilizamos para todo

En lugar de acumular las bolsas de plástico por las que has tenido que pagar 5 céntimos más en el supermercado, debajo del fregadero de la cocina, ahórrate el espacio y deja ese hueco para poner otro cubo de acero para reciclar. Las bolsas reutilizables orgánicas (de algodón y aser posible ecológico) son respetuosas con el medio ambiente: natural, soporte, orgánico, biodegradable, reutilizable, residuos cero.

Bolsa de malla para sustituir el plástico

Para la fruta son realmente prácticas las bolsas de malla o rejilla de poliéster. Se pueden llevar al supermercado para recoger verduras sin que cada una tenga su propia bolsa de plástico individual. Son más fáciles de desmanchar, son transparentes y a pesar de tener agujeros muy pequeños son súper resistentes, permiten cargar varios kilos sin problema. Son plegables, lavables (también puedes lavar los productos en ellas) e incluso tienen etiquetas codificadas por colores.

Otra opción es llevar tus propios envases de cocina (tipo tuppers) y botes de vidrio de conservas al mercado. Podrás comprar los productos frescos y alimentos a granel para sustituir la bolsa y también el papel plastificado en el que normalmente los envuelven.

También existen bolsas de silicona reutilizables y bolsas de vapor, see pueden meter desde el congelador hasta el microondas, el lavavajillas y al agua hirviendo.

Cómo sustituir el film plástico

El papel film y el de aluminio film parecen indispensables en la cocina porque es muy cómodo utilizarlos para conservar los alimentos. Si nos sobra la mitad de un tomate lo envolvemos, el bocadillo o el pan que nos llevamos para comer también. Incluso si tenemos que tapar un bol con restos de comida en la nevera.

En su lugar podemos utilizar envoltorios de alimentos lavables y reutilizables. Se hacer con ingredientes ecológicos como el algodón, la cera de abeja recolectada de manera sostenible, el aceite de jojoba orgánico y la resina de árbol. Se suaviza con las manos para darle la forma deseada y al enfriarse crea un sello. Usándolos varias veces por semana, los de abeja por ejemplo deben durar un año.

Los envoltorios para bocadillos de tela pueden tener forma de sobre o ser planos, y suelen contar con una capa impermeable. Se cierran y permiten llevar un bocadillo sin necesidad de tener que desecharlo después.

Por otra parte, las bolsas zip de silicona permiten que gracias a ese tipo de cierre se pueda sacar gran parte del aire y se conserven los alimentos mucho más. Son reutilizables y menos tóxicas que el plástico.

Otras alternativas para sustituir el plástico en la cocina

Pajitas de metal para sustituir el plástico
Pajitas de metal, botellas de cristal y bolsa de malla

También puedes sustituir la tabla de cortar de plástico por una de bambú o los mecheros por cerillas ecológicas. Además de utilizar tijeras de metal y jarras de vidrio, recipientes de acero para guardar los alimentos en la despensa, botellas de cristal e incluso un exprimidor y pajitas reutilizables de metal.

Si te fijas bien, sustituir el plástico en la cocina es algo que tendrás que ir haciendo poco a poco porque son muchas las cosas que tenemos hechas con este material. Aunque a priori los nuevos materiales pueden ser más caros, tienen una mayor duración y calidad, y eso hará que el beneficio sea a la larga, no solo para nuestros bolsillos si no también para nuestro planeta.

¿Has pensado ya por dónde empezar a sustituir el plástico? Cuentanoslo a través de los comentarios. Además estamos seguros de que ya utilizas otros materiales que no hemos nombrado por lo que puedes aportar nuevas ideas.

Si te ha parecido interesante este artículo, quizá también quieras saber más sobre la cocina de aprovechamiento, algo que también debemos aprender para no desperdiciar tanta comida, aprovechar las sobras de ingredientes en nuevas recetas o comidas y contribuir a la sostenibilidad.

¡Hasta pronto Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube