Tarta de Queso y Chocolate. Postre fácil

Tarta de Queso y Chocolate. Postre fácil

¿Nos votas?

1 h y 20 m
Calorias: 371
Fácil
4 personas

Una de mis tartas favoritas es la tarta de queso, pero si además, le añadimos chocolate, el resultado puede ser inmejorable, como es este postre que nos ocupa, una rica y sencilla tarta de queso y chocolate, que sin duda, hará las delicias de los peques (y mayores) de la casa.

Las tartas de queso, son unas recetas muy asequibles, que puedes combinar con muchos y variados ingredientes, hace tiempo preparé otra de mis preferidas, la tarta de queso con arándanos, que es posiblemente una de las mejores que he probado, y también, la tarta de queso sencilla, que puedes acompañar con cualquier tipo de mermelada.

A mucha gente le resulta chocante que el queso, se utilice como ingrediente base para cocinar recetas dulces, pero nada más lejos de la realidad, lo que hace, es aportar un toque suave y cremoso a las recetas, como es el caso de las magdalenas caseras. Con todo esto, espero que os guste la receta y recuerda que puedes hacerme todas las preguntas que tengas en las redes sociales, que aproveche!

Ingredientes para Tarta de Queso y Chocolate. Postre fácil para 4 personas

  • Mantequilla fundida – 75 gramos
  • Galletas trituradas (pueden ser digestive) – 150 gramos
  • Chocolate negro picado en trozos – 150 gramos
  • Queso crema – 500 gramos
  • Azúcar – 150 gramos
  • Extracto de vainilla – 1 cucharada pequeña
  • Huevos – 2 unidades

Cómo hacer la receta de Tarta de Queso y Chocolate. Postre fácil

  1. Engrasamos el molde que vayamos a utilizar con mantequilla y lo llevamos a refrigerar mientras hacemos la base. Mezclamos la mantequilla derretida con las galletas troceadas, hasta que tenga la consistencia de una masa, al principio os será más fácil utilizar una cuchara o un tenedor para poder manejar la masa, luego lo podréis hacer con las manos. Pasamos esta mezcla al molde y presionamos hasta el fondo, y un poco por los laterales, de tal manera que quede todo el fondo del molde cubierto con toda la mezcla de galletas. Va a ser la base de nuestra tarta. Llevamos a la nevera y la mantendremos allí, de 30 minutos a una hora.
  2. Precalentamos el horno a 180º. Ahora vamos a derretir el chocolate. El chocolate se puede derretir de dos formas, o bien en el microondas a pequeños intervalos de diez segundos (para que el chocolate no se queme), o bien se puede poner el chocolate troceado en un cuenco refractario y derretirlo al baño María, para ello, ponemos el cuenco refractario sobre, por ejemplo, un cazo con agua hirviendo debemos remover suave y continuamente hasta que esté totalmente derretido, y debemos tener cuidado de que no entre agua en el chocolate. La manera que derritáis el chocolate depende de vosotros, cualquiera de las dos es válida. Una vez derretido el chocolate, lo dejamos enfriar.
  3. Batimos el queso crema hasta que esté ablandado, para esto os podéis ayudar de unas varillas. Agregamos el azúcar y la vainilla y batimos bien, todo debe estar bien integrado. Añadimos los huevos uno a uno batiendo bien tras cada adición, no se debe agregar el siguiente huevo hasta que el primero no este totalmente integrado. La masa debe tener una textura líquida, no es una masa típica de bizcocho.
  4. Sacamos de la nevera el molde con la base de galletas, y vertimos con mucho cuidado la mitad del relleno sobre la base de galletas, este paso se debe hacer con cuidado porque a pesar de que la base está fría, puede abrirse a la hora de echar la masa. En el relleno restante, agregamos el chocolate. y mezclamos todo bien hasta que la masa quede totalmente chocolateada. Lo vertimos sobre el relleno normal, también con mucho cuidado. Os quedará como si fuera un anillo, ya que la masa que lleva el chocolate pesa un poco más, si queréis hacer algún dibujo en la masa de chocolate (por ejemplo un remolino), podéis ayudaros con un pincho de metal de los que se utilizan para los pinchos morunos.
  5. Llevamos nuestra tarta al horno y la tenemos allí 50 minutos a 180º. El centro debe estar suave (como si fuera un flan) Apagamos el horno y dejamos enfriar el pastel dentro, de esta forma, con el calor del horno adquirirá la textura adecuada de tarta de queso. Cuando se haya enfriado llevamos a la nevera y refrigeramos al menos cuatro horas. Servir fría.

Notas y Consejos

Esta tarta se puede hacer hasta tres días antes de consumirla. Debe mantenerse refrigerada.

Si te ha gustado esta receta de Tarta de Queso y Chocolate. Postre fácil te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Postres y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook