Alimentos que No se Deben Mezclar

Alimentos que No se Deben Mezclar

¿Nos votas?

Alimentos que No se Deben Mezclar

La alimentación nos sirve para aportar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita para mantener un buen estado de salud, tanto física como mental. Por ello se hace necesario mantener una dieta que tenga como premisas el consumo de alimentos saludables y el adecuado equilibrio entre los mismos.

A menudo consumimos mezclas de alimentos que, si por separado son saludables, combinados pueden provocar desequilibrios nutricionales. A continuación os listamos algunos alimentos que no se deben mezclar si queremos gozar de una salud plena y una alimentación equilibrada. Os recomendamos que no os perdáis esta interesante información porque está en juego algo tan importante como nuestra salud.

¿Qué alimentos no se deben mezclar?

El queso y las espinacas

Las espinacas son ricas en oxalatos, un compuesto que dificulta la absorción de calcio, por ello se recomienda no mezclar ambos alimentos en la misma comida, ya que nuestro cuerpo no podrá aprovechar eficientemente el calcio contenido en las espinacas.

Los líquidos durante las comidas

Durante las comidas es preferible no tomar líquidos, ya que estos dificultan la digestión, haciéndola más lenta. Si se os hace difícil cortar con esta mala costumbre, os recomendamos que al menos reduzcáis la cantidad de bebida todo lo posible.

El azúcar

Debemos evitar añadir azúcar a los alimentos que ya contienen azúcares de manera natural, ya que con ello aumentamos su valor calórico. E incluso os recomendamos abandonar totalmente el consumo de azúcar refinado, ya que, como han demostrado numerosos estudios, este ingrediente es el causante de numerosas enfermedades, si queréis ampliar vuestra información al respecto os invitamos a que leáis nuestro artículo; “La industria azucarera ocultó el peligro del azúcar para la salud“.

Los alimentos ricos en magnesio y los refrescos

Además de contener gran cantidad de azúcar, las bebidas gaseosas contienen fosfatos que impiden que nuestro cuerpo asimile adecuadamente el magnesio contenido en los alimentos, por ello debemos evitar mezclar refrescos con cereales u otros alimentos que contienen magnesio.

Hidratos de carbono, alimentos ácidos y féculas

La digestión de las féculas y los hidratos de carbono comienza en la boca, para favorecerla debemos llevar a cabo una masticación adecuada y proveerlos de un medio alcalino. Cuando mezclamos alimentos ácidos con hidratos de carbono, como los contenidos en la pasta, dificultamos esta digestión, por ello es recomendable, por ejemplo, no añadir tomate al arroz o la pasta.

No mezclar frutas dulces con ácidas

Las frutas dulces (pera, higo, níspero, dátiles, etc) no se deben combinar con frutas ácidas (kiwi, piña, naranja, mora, limón, manzana, etc), ya que al mezclarlas se producen reacciones químicas que pueden dificultar una buena digestión o una correcta absorción de nutrientes.

Las salsas en las comidas

Las salsas suelen ser una fuente de grasas, siendo su consumo un obstáculo para que la digestión se desenvuelva a un ritmo adecuado. Las grasas inhiben la acción de las enzimas contenidas en los jugos gástricos, por ello la digestión se vuelve pesada. Recomendamos por tanto reducir al máximo su consumo.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook