Alitas de pollo crujientes al pimentón

Alitas de Pollo crujientes al pimentón

¿Nos votas?

Si os gustan las especias no os perdáis la receta de alitas de pollo crujientes que os mostramos a continuación, un plato que os sorprenderá por su potente aroma y sabor y para el que hemos empleado diversos tipos de condimentos; orégano, tomillo, estragón, curry, pimentón, etc. Además, es una elaboración muy sencilla de preparar que podéis tener lista sin apenas esfuerzo.

Dentro de las recetas de pollo, las alas o alitas de pollo son nuestras preferidas, y si además, son crujientes no sé a ti, pero el resultado a nosotros nos resulta de lo mejorcito!

Ingredientes [Para 2 personas]:

  • Alitas de pollo – 12 unidades
  • Harina de fuerza – 200 gramos
  • Aceite de oliva – para freír
  • Agua – 200 mililitros
  • Pimentón agridulce – 1 cucharada grande
  • Pimienta negra – 1 cucharada pequeña
  • Tomillo – 1/2 cucharada grande
  • Orégano – 1 cucharada grande
  • Estragón – 1/2 cucharada grande
  • Sal – al gusto
  • Curry – 1 cucharada grande

Pasos para Alitas de Pollo crujientes al pimentón

  1. Ponemos en un cuenco la harina, la sal y el resto de condimentos. Mezclamos con la ayuda de un tenedor.
  2. Ponemos en otro cuenco la mitad de la mezcla y la reservamos.
  3. Vertemos agua sobre la otra mitad y mezclamos con la ayuda de unas varillas hasta obtener una pasta de textura más bien líquida. Es importante incorporar el agua poco a poco para no pasarnos.
  4. A continuación, metemos las alitas en el cuenco y removemos con la ayuda de una cuchara para que queden impregnadas por todos lados con la pasta.
  5. Tapamos el cuenco con un plástico, lo llevamos a la nevera y lo dejamos reposar durante un tiempo aproximado de 3 horas.
  6. Pasado el tiempo de reposo, ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén anti adherente.
  7. Seguidamente, retiramos las alitas de la pasta, las escurrimos un poco, y las pasamos por el cuenco donde tenemos la mitad de la mezcla de harina y especias que habíamos reservado.
  8. A medida que saquemos las alitas de la harina las metemos directamente en la sartén con el aceite bien caliente.
  9. Debemos freír las alitas por tandas hasta que se doren por ambos lados. En ese momento, retiramos del aceite y ponemos sobre papel absorbente. Dejamos templar y servimos de inmediato.

Anotaciones y Consejos

Es importante que a la hora de freír las alitas lo hagamos por tandas, de este modo la temperatura del aceite no se descenderá en exceso, ya que, si eso sucediese, nos quedaría un producto grasiento poco apetecible.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook