Las moras: propiedades y usos en la cocina

Las moras: propiedades y usos en la cocina

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Seguro que cada uno de vosotros tiene una fruta que le recuerda a su infancia, en nuestro caso son las moras silvestres. Estas pequeñas bayas de color negro cuando están bien maduras, además de tener un sabor inconfundible, aportan muchas beneficios a nuestra salud y su uso en la cocina es mucho más variado de lo que te imaginas.

Comer saludable te ayudará a afrontar cada día con la energía que necesitas y también favorecerá tu buen humor. Y es que hay alimentos que ayudan a mejorar tu estado de ánimo y entre ellos se encuentran las frutas o el chocolate negro. Aunque suena a tópico, somos lo que comemos.

Por todo ello te animamos a que también incluyas las moras en tu dieta, sobre todo a partir de las últimas semanas de agosto que es cuando comienza su temporada óptima.

Las moras, también llamadas zarzamoras, son de las pocas frutas silvestres que aún crecen de forma natural en nuestros campos y montes. Recolectarlas a finales de verano es una de las actividades que más nos recuerdan a nuestra infancia. Sin embargo, si alguna vez te animas a ir a moras ten en cuenta que los arbustos en los que se encuentran tienen múltiples espinas. Resultará inevitable que vuelvas a casa con algún pinchazo o arañazo en brazos y piernas, pero merecerá la pena.

También puedes comer moras sin pincharte previamente, pero no serán silvestres y las encontrarás en el supermercado posiblemente todos los meses del año. Estas suelen ser algo más grandes e insípidas que las que crecen cerca del río de tu pueblo. Pueden ser cultivadas en Huelva, Murcia, Asturias y Ávila o proceder de otros países como California.

Los que sí tienen en común es que pertenecen al grupo conocido como frutas del bosque o frutos rojos, y una de sus principales características son sus múltiples beneficios. A continuación veremos cuáles son sus propiedades y te daremos algunas ideas para consumirlas.

Corazón dibujado con las moras silvestres

Composición nutricional y propiedades de las moras

Las moras están compuestas mayoritariamente por agua (en torno a un 85%) e hidratos de carbono (un 12% aproximadamente), de los cuales son fibra sobre todo y el resto azúcares. El porcentaje restante son proteínas, pues al igual que le ocurre a la mayoría de las frutas, la cantidad de grasas que contienen es casi inexistente.

Además, las moras poseen buenas cantidades de vitamina C, vitamina E y fibra, soluble e insoluble. Y contienen minerales como el magnesio, calcio, fósforo, potasio y manganeso.

Gracias a todos estos componentes podemos decir que estas pequeñas bayas son muy beneficiosas para la salud. Se recomiendan sobre todo en las dietas de adelgazamiento, porque a penas contienen grasas y al contener un porcentaje de agua tan algo resultan muy hidratantes. También su contenido en fibra favorece el tránsito intestinal y gracias al potasio que contienen, esta fruta ayuda a eliminar toxinas y a prevenir calambres musculares.

Pero lo que sobre todo distingue a los frutos rojos de otras frutas son sus propiedades antioxidantes. Gracias a estas, las células envejecen más despacio, se combaten mejor los resfriados y las heridas cicatrizan mejor. Además, los pigmentos naturales responsables de que tengan ese tono morado oscuro-negruzco combaten la acción de los radicales libres tan negativos para la salud.

Las moras también poseen acciones antiinflamatorias, antibacterianas y favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Usos en la cocina

Mermelada de moras

Las moras son una fruta no climatérica, es decir, que se aconseja comprarlas en su punto óptimo de maduración (tienen que estar de color morado oscuro, casi negro), ya que una vez que se recolectan no siguen madurando.

Para conservarlas en casa es necesario meterlas en el frigorífico, donde aguantarán sin perder sus propiedades durante 2 o 3 días. Otra opción para mantenerlas durante más tiempo y poder utilizarlas durante el resto del año es congelarlas.

Además de comerlas al natural, lo más habitual es hacer con ellas mermeladas o confituras,  yogures, gelatinas, zumos o batidos, como este batido de arándanos, moras y frambuesas. Incluso utilizarlas en recetas de postres, pasteles y bizcochos.

También se puede emplear para fabricar licores, siropes y salsas, ya que las moras combinan a la perfección con recetas saladas. Especialmente en platos con queso y recetas de carnes, sobre todo de caza.

Ayúdamos a decidir cuál será la próxima receta en la que las moras sean las protagonitas. Hemos pensado en una tarta de queso y moras o un plato de carne con salsa de moras y algún otro fruto del bosque. ¿Cuál te gusta más? Vota por una de las dos a través de los comentarios y la más nombrada la publicaremos en las próximas semanas.

Como puedes imaginar, a nosotros nos encantan las moras. Si a ti también, aprovecha los meses de septiembre y octubre para disfrutar de ellas, a ser posible de las silvestres, ya que es su temporada óptima.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube