verduras

Verduras de Temporada de Julio. España

¿Nos votas?

El verano es una época del año perfecta para cuidarse. Tenemos una gran variedad de frutas y verduras de temporada en julio. España es un país con climas muy diferentes y con suelos muy ricos y eso se nota.

Y si las frutas de temporada son buenas, las verduras no se quedan atrás. ¿Quieres saber qué verduras están ahora en su punto óptimo? ¿y conocer sus propiedades y las mejores recetas que puedes hacer con ellas? sigue leyendo…

El ajo

ajos

Subestimado y querido a partes iguales, el ajo está de temporada todo el año, lo que ha dado origen a multitud de recetas que nos permiten beneficiarnos de sus propiedades. Se trata de un alimento muy nutritivo, rico en manganeso, vitaminas B6 y C y muy bajo en calorías.
Además, el ajo contiene propiedades antioxidantes que favorecen el correcto funcionamiento de nuestro cerebro, ayudando a prevenir enfermedades como el Alzheimer. Es un potente aliado, también, contra el colesterol y los problemas de corazón y un arma contra el resfriado.
Su versatilidad y su característico sabor lo han convertido en una de las bases de nuestra dieta. Dando lugar a recetas tan estupendas como este pan de ajo, la conocidísima sopa castellana o sopa de ajo o el ajo blanco.

Calabacín

calabacines

Esta verdura de temporada será nuestro mejor aliado si queremos perder peso. Está compuesto en un 95% por agua por lo que apenas contiene calorías. Además es muy bueno para cuidar la piel y para luchar contra problemas de gastritis. El calabacín contiene muchos nutrientes, entre ellos, vitamina C, vitamina B3 y provitamina A.

A la hora de comerlo, podemos hacerlo tanto crudo como cocinado. Eso sí, se trata de una verdura que se debe comer cuando aún es joven, ya que pasados varios días pierden muchas de sus propiedades.

Entre las fantásticas recetas que nos ofrece esta verdura podemos encontrar el calabacín relleno con puré de patata, el calabacín rebozado o este carpaccio de calabacín.

Calabaza

calabaza

La calabaza es una verdura de temporada que se caracteriza por su sabor dulce. Se trata de un alimento rico en vitaminas A y C, minerales y fibra y bajo en calorías. Además, tiene propiedades antioxidantes.

La calabaza es un buen aliado para perder peso, ya que, además de ser baja en calorías, tiene propiedades diuréticas. Además, es un potente aliado contra el cáncer, los problemas estomacales y los problemas de la piel.

El consumo habitual de calabaza también nos ayuda a cuidar nuestra salud ocular. Es curioso, además, el uso de sus semillas para eliminar parásitos intestinales. La calabaza ayuda, también, a cuidar la próstata y está recomendada para embarazadas, por su alto contenido en ácido fólico.

A la hora de cocinarla, la calabaza nos da multitud de opciones, desde platos ligeros como esta crema de calabaza a postres…sí, sí, postres, como este flan de huevo. También podemos recurrir a platos más contundentes y, por ejemplo, asar la calabaza.

Cebolla

cebollas

Pocas verduras hay que se utilicen más que la cebolla. Su característico sabor hace que sea muy apreciada. Se trata, además, de una verdura que es en su mayoría agua (90%), eso significa que es muy baja en calorías.

Sin embargo, en el 10% restante podemos encontrar muchísimos nutrientes. Contiene vitaminas del grupo B, buenas para el sistema nervioso e inmunitario. También tiene vitaminas E y C, que son antioxidantes. Además, la cebolla contiene fibra, potasio y calcio, entre otros nutrientes.

Todo ello hace que la cebolla tenga grandes propiedades diuréticas. También es buena para tratar resfriados y afecciones respiratorias, o si tenemos colesterol o problemas de tensión. Es, además, un potente cardioprotector.

Por si todo eso fuera poco, tomar cebolla cruda nos puede ayudar a eliminar toxinas y fermentos que se producen durante la digestión. Eso sí, las personas que tengan tendencia a la acidez de estómago o a los gases, deben tomarla con moderación.

La cebolla, como decíamos, es además uno de los productos más utilizados y apreciados en la cocina. Es muy versátil, tanto en el corte como en el cocinado. Por ello, podemos encontrar recetas tan diversas como la cebolla caramelizada o los aros de cebolla. También la podemos utilizar para dar un toque de sabor en platos principales como este hígado de ternera encebollado.

Judías verdes

judías verdes

Si buscas un alimento con propiedades antioxidantes ¡enhorabuena, lo has encontrado! Las judías verdes son ricas en vitaminas A, C, K y vitaminas del grupo B. Además, aportan minerales como el magnesio, el fósforo o el calcio y ácidos grasos Omega 3.

Las judías verdes tienen grandes beneficios cardiovasculares y antiinflamatorios y son buenas para prevenir la diabetes tipo 2. Además, como decíamos, son un potente antioxidante,gracias principalmemte a la vitamina C, el betacaroteno y el manganeso.

A la hora de cocinarlas, son perfectas como acompañamiento. También se sirven como plato principal en recetas como las archiconocidas judías verdes con jamón o su versión fría, la ensalada de judías verdes.

Lechuga

lechuga

Es la reina de las ensaladas. La lechuga es uno de los alimentos más recurridos si queremos perder peso. Y es que en 100 gramos de esta verdura ¡solo hay 15 calorías! Nos aporta, eso sí, muchísimas vitaminas. Es rica en vitaminas A, C, E, B1, B2 y B3 y en betacarotenos.

La lechuga, además, es un potente antioxidante y ayuda a cuidar la piel y la vista. También encontramos en ella la vitamina K, fundamental para fortalecer los huesos y, también, para luchar contra el Alzheimer.

Contiene, además, componentes que ayudan a prevenir el cáncer. Tiene propiedades diuréticas y es buena para combatir la cistitis o los calculos renales. La lechuga nos ayuda también a atenuar los dolores menstruales, a facilitar la digestión y a luchar contra el imsomnio. ¡Y una curiosidad! el zumo de lechuga actúa también como desodorante para axilas y pies.

La mejor forma de beneficiarse de todas estas propiedades es, sin duda, la cocina. Con recetas como esta ensalada césar o estos cogollos de lechuga rellenos.

Nabos

nabo

Es, probablemente, la más desconocida de todas las verduras de temporada de julio. En España no es muy consumido y en el resto del mundo tampoco, aunque antiguamente fue un alimento básico en Europa. El nabo es un alimento que contiene un 92% de agua, eso significa que es muy bajo en calorías.

Nutricionalmente, el nabo destaca por su cantidad de potasio, magnesio y calcio. También es una buena fuente de vitaminas, especialmente de vitamina C. Es importante, además, su aportación en hidratos de carbono, que representan un 4% del total de este alimento.

El nabo tiene numerosos beneficios. Es muy bueno para los enfermos de gota, ya que su consumo habitual facilita la depuración de la sangre. Es bueno también si queremos adelgazar, ya que apenas tiene calorías, pero es muy saciante. Además, el nabo es bueno para regular la actividad de la glándula tiroides, por lo que es estupendo para personas con hipertiroidismo.

Aunque, como decíamos, no es un alimento muy utilizado en nuestra dieta, sí se pueden encontrar recetas que lo incluye, como esta sopa juliana o este caldo de verduras.

Pepinos

pepino

Si te gusta esta verdura ¡estás de enhorabuena! El pepino es una hortaliza muy rica en vitaminas y minerales y bajísima en calorías, ya que tiene un 97% de agua. En el 3% restante el pepino nos aporta una gran cantidad de fibra y vitaminas A, B, C y E. Además, es fuente de minerales como el potasio, el hierro o el calcio.

El pepino es, también, muy bueno para la piel, y no solo por sus propiedades anti-inflamatorias. Es un gran aliado contra problemas como el eccema y la psoriasis. Nos ayudará, además, si tenemos problemas digestivos o de retención de líquidos. El pepino es bueno, también, para reducir la presión arterial y para fortalecer músculos y huesos.

A la hora de consumirlo, se recomienda hacerlo con piel, ya que si no pierde muchas de sus propiedades. El pepino es perfecto para tomarlo tanto crudo como cocinado. Entre las recetas que podemos encontrar con este alimento, ensaladas de pepino y tomate o el tradicional gazpacho.

Rábanos

rabano

De nuevo volvemos a una verdura muy poco utilizada y muy desconocida en nuestra cocina. Los rábanos se caracterizan por su fuerte sabor, que deja un regusto amargo. Es precisamente ese amargor el que nos indica que estamos ante un alimento muy bueno para nuestra salud.

El rábano es el aliado perfecto si tenemos problemas en el hígado o en los riñones. También favorece la digestión y ayuda a combatir problemas respiratorios. Se trata, además, de una verdura que está indicada para prevenir distintos tipos de cáncer, como el de pulmón, el de colon o el de estómago.

Si quieres empezar a disfrutar de las propiedades de esta verdura, te recomendamos incluirla en ensaladas, como ésta, de rúcula y rábanos.

Remolacha

remolacha

Se trata de una verdura muy saludable, que se puede consumir tanto cruda como cocinada. Por su alto aporte energético, es perfecta si sufrimos anemia o estamos convalecientes de alguna enfermedad. Se trata, además, de un alimento rico en vitaminas del grupo B y en vitaminas A y C. También es rica en fibra y en propiedades depurativas.

La remolacha se puede utilizar en múltiples recetas. Por ejemplo, en este gazpacho de remolacha y almendras , o haciendo un delicioso y divertido pan de remolacha y espinacas. Además, con la remolacha podemos hacer recetas de repostería, como esta torta de remolacha.

Zanahoria

zanahorias

Es conocida por todas la propiedad que tienen las zanahorias para cuidar la vista. Se trata de una hortaliza muy beneficiosa para la salud. Es rica en carbohidratos, betacarotenos, fósforo y calcio y baja en grasas. Además, las zanahorias están muy indicadas en el caso de sufrir diabetes, estreñimiento y diverticulitis. Son buenas para proteger nuestro corazón y nuestra piel y vienen genial si se está embarazada.

Eso sí, un consumo excesivo de zanahorias puede provocar cambios en la pigmentación de nuestra piel. Y es que, al contrario de lo que se dice comúnmente, las zanahorias no hacen que nos pongamos morenos. Lo que ocurre es que el pigmento que hace que tengan ese característico color naranja, puede pasar a nuestra piel y producir en nosotros el mismo efecto.

Por su versatilidad y su característico sabor es perfecta para muchísimos platos, por ejemplo, para este estofado de ternera con zanahorias o esta crema de zanahoria y queso. Y si queremos conquistar a los más pequeños y a los más reacios, encontramos nuestro aliada perfecta en la repostería, con recetas como esta tarta de zanahoria y coco.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook