Cómo Preparar el Sándwich Perfecto

Cómo Preparar el Sándwich Perfecto

Danos tu valoracion

El sándwich, también conocido como emparedado, es una de las elaboraciones más consumidas en medio mundo. Consiste en dos rebanadas de pan, que pueden ser de molde, o de cualquier otro tipo, que encierran todo tipo de ingredientes (carnes, verduras, quesos, etc). En España se hace distinción entre sándwich y bocadillo; el primero estaría elaborado con pan de molde y el segundo con pan de barra o panecillos. En Cocina Casera podéis encontrar diversas recetas, como es el caso de nuestro sándwich vegetal con atún y mayonesa. Aunque la elaboración de emparedados no tiene mucho misterio, sí hay algunos aspectos que debéis tener en cuenta para obtener un magnífico resultado. ¿Queréis saber cómo preparar el sándwich perfecto? ¡Acompañadnos!

Lechuga

Para el científico Hervé This, padre de la gastronomía molecular y fuente de inspiración para el prestigioso chef británico Heston Blumenthal, aplacar el hambre de las personas no es algo únicamente relacionado con la cantidad de alimentos que se ingieren, si no que tiene una mayor relación con el tiempo que empleamos en comer. Dicho de otro modo, cuanto más tenemos que masticar, más sabor obtenemos, por lo que necesitamos comer menos para alcanzar un estado de satisfacción. En este sentido poner un par de hojas de lechuga en un sandwich, u otro tipo de hierbas frescas, mejora nuestro grado de satisfacción ya que incrementa el tiempo que tenemos que dedicar a masticar.

Relleno

Según diversos estudios, la mayoría de personas prefiere emparedados con ingredientes de sabor muy marcado, como es el caso de los quesos curados o el salmón ahumado. Estos ingredientes deben colocarse debajo de la lechuga u otro tipo de rellenos, mejorando así la estructura del sándwich. Además, al colocarlos debajo de otros ingredientes, su fuerte olor no se adueña del resto, lo que podría echar a perder las ganas de degustarlo antes de empezar a hacerlo, porque aunque los sabores fuertes son los preferidos en este tipo de elaboración, los olores fuertes no gozan de la misma popularidad.

Ingredientes untables

Si aplicamos una fina capa de mantequilla, o margarina, en la parte interna del sándwich creamos una barrera que impide que el pan absorba la humedad de algunos de los ingredientes del relleno. Esta técnica es la que se usa para elaborar los bocadillos que se venden envasados en los supermercados, consiguiendo que estos se mantengan durante largo tiempo en buen estado.

Por otro lado, es interesante también el uso de condimentos o salsas para untar ya que estos ingredientes actúan como vehículos transportadores del sabor entre los ingredientes y la saliva, que será la que, en última estancia, los haga llegar a las papilas gustativas.

Pan ideal

Para la mayoría de personas un pan de barra tipo francés, o una baguette, son la base perfecta sobre la que armar el emparedado. Según This, nuestro cerebro disfruta de los contrastes. Si usamos pan de molde, una buena idea puede ser tostar uno de los lados, de este modo conseguimos una mezcla perfecta de texturas. Por lo tanto, la clave está en usar tipos de pan que ofrezcan miga tierna y corteza crujiente.

Algunas sugerencias

La aplicación de calor puede mejorar considerablemente el sabor que nuestra boca percibe, ya que el calor potencia el sabor de los ingredientes al actuar sobre los aceites esenciales que contienen, lo que hace que aumente tanto su sabor como el olor que percibimos a través del aire. Dar en el horno un ligero golpe de calor antes de degustar el sandwich puede aumentar considerablemente la experiencia.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook