5 provincias para degustar la gastronomía manchega

5 provincias para degustar la gastronomía manchega

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! En nuestra sección de Comer y Viajar hoy queremos enseñarte el mejor turismo y la gastronomía manchega, para que en tu próxima visita al escenario principal de Don Quijote de La Mancha sepas qué ver y qué comer, ya que la gastronomía es una de las partes más interesantes de viajar.

Castilla-La Mancha es una región situada en el centro de España, la cual envuelve por el este y por el sur a la Comunidad de Madrid. La componen 5 provincias: Toledo, la capital de la Comunidad, Guadalajara, Cuenca, Albacete y Ciudad Real. Es particularmente conocida por la famosa novela escrita de Miguel de Cervantes, además de ser una de las comunidades más extensas y ricas en patrimonio histórico-artístico del país.

Por su parte, la gastronomía manchega requiere una mención especial. En ella se encuentran más de 20 denominaciones de origen, entre los que destacan productos artesanales que han alcanzado la fama internacional, como el queso manchego o el azafrán. Su cocina, austera y sencilla, destaca por su origen humilde y pastoril, en la que se elaboran una gran variedad de platos con excelentes productos de la tierra.

A continución haremos una breve parada en cada una de las provincias castellano-manchegas para que puedas hacerte una idea de lo que la tierra de Don Quijote guarda. Además de un rico patrimonio, se pueden encontrar una gran cantidad de pueblos preciosos, parques nacionales, ciudades Patrimonio de la Humanidad y un sinfín de rincones de los que disfrutar. Continuaremos haciendo una ruta gastronómica para descubrir la gran variedad de productos que forman parte de la gastronomía manchega y terminaremos con los platos que tendrás que probar en tu próxima visita y la receta de algunos de ellos.

Toledo, capital de La Mancha

Toledo, capital de Castilla-La Mancha

Declarada Patrimonio de la Humanidad, Toledo es conocida como la ciudad de las tres culturas. Fue territorio de árabes, cristianos y judíos. Lo descubrirás mientras paseas y te dejas llevar por las callejuelas del Casco Antiguo y el antiguo barrio judío.

La impresionante Catedral gótica, la Plaza de Zocodover (centro neurálgico de la ciudad) y el Alcázar son tres de los lugares más emblemáticos que se deben visitar.

También destacan algunas iglesias como la Iglesia de Santo Tomé, el monasterio de San Juan de los Reyes, sinagogas como la de Santa María La Blanca o la Mezquita del Cristo de la Luz.

No menos importante es el Museo de El Greco. Si te gustan sus obras, en el Hospital de Nuestra Señora de la Caridad de Illescas, se conservan cinco magníficos cuadros que el pintor realizó hacia 1603.

Y si lo quieres es visitar los famosos molinos de viento de La Mancha, en Consuegra se encuentran actualmente 11 con nombre propio. En el pasado eran utilizados para la molienda del trigo para conseguir harina pero actualmente uno de ellos es la oficina de turismo y otro se ha convertido recientemente en un gastromolino en el que degustar algunos de los platos típicos de la zona.

Guadalajara

Palacio del Infantado en Guadalajara
Palacio del Infantado

Su ubicación en el centro de la Península le ha hecho ser testigo de grandes acontecimientos a lo largo de la historia, y esto ha dejado huella en la ciudad y en la provincia en forma de edificios de gran valor arquitectónico, obras de arte y paisajes únicos.

El edificio más emblemático, por su valor arquitéctonico e histórico es el Palacio del Infantado. Actualmente, es la sede del Archivo Histórico y del Museo Provincial de Guadalajara. Otros lugares de interés son el Panteón de la Condesa, la Concatedral de Santa María, el convento de La Piedad (también conocido como Palacio de Antonio de Mendoza) y el Alcázar Real.

La ciudad es pequeñita por lo que se puede visitar paseando en un día. También se puede ver la antigua muralla medieval y pasear por el Casco Antiguo hasta llegar a la Plaza Mayor en la que se encuentra el edificio del Ayuntamiento.

En la provincia cabe destacar la visita a Sigüenza, al hayedo de Tejera Negra (integrado dentro del Parque Natural de la Sierra Norte), Brihuega y sus famosos campos de lavanda o la comarca de la Alcarria, donde disfrutar de increibles rutas de senderismo.

Cuenca

Casas colgadas en Cuenca
Casas colgadas

Debido a su riqueza monumental, Cuenca ostenta el título de ciudad Patrimonio de la Humanidad. Asentada entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar, aún conserva el recinto histórico amurallado, con sus empinadas calles empedradas y sus ruinas de castillos medievales.

Ancladas a la pared de roca calcárea se encuentran las famosas Casas Colgadas (símbolo de la ciudad), pero no es lo único que ver. La Catedral de Santa María y San Julián, la Plaza Mayor o los llamados Rascacielos de Cuenca en el barrio de San Martín, no dejan indiferentes a nadie.

Para los amantes de la naturaleza, la provincia está llena de maravillas. El Ventano del Diablo y la Ciudad Encantada se puede admirar lo que la acción del agua ha logrado hacer durante siglos en la Serranía de Cuenca. Se puede visitar también en nacimiento del río Cuervo o en Segóbriga el yacimiento arqueológico romano mejor conservado de la región.

Albacete

Catedral de Albacete
Catedral de Albacete

No es una ciudad monumental pero también tiene su encanto. Su evolución como ciudad la ha convertido en la más poblada de Castilla-La Mancha. Es especialmente conocida por ser la Ciudad de la Cuchillería y por su Feria en septiembre, declarada de Interés Turístico Internacional.

Algunos de los edificios y lugares más destacados de la ciudad son la Catedral de San Juan, la Plaza Mayor o la Plaza de Altozano en la que se encuentran las esculturas más famosas de la ciudad: La Bicha de Balazote y el Monumento al Cuchillero. También merece la pena vistar el Museo de la Cuchillería, el Pasaje Lodares en el centro de la ciudad.

Además, Albacete no es todo llanura. Al sur de la provincia se puede encontrar las Sierras de Alcaraz y del Segura.

Ciudad Real

Tablas de Daimiel en Ciudad Real
Tablas de Daimiel

Puede que no sea una de las ciudades más visitadas pero sí conocida por los molinos de viento y el vino.

A pesar de ser una ciudad fundada en la Edad Media, apenas se conservan edificios históricos, ni tramos de la muralla medieval, salvo la llamada Puerta de Toledo, el único resto que queda del Real Alcázar de Ciudad Real.

Lo que también se puede visitar es la Catedral de Santa María del Prado o en la Plaza Mayor, el edificio la Casa del Arco, perteneciente al antiguo Ayuntamiento de la capital, en el que con motivo del 750 aniversario de la Ciudad se instaló un reloj de Carillón con escenas del Quijote.

En la provincia, uno de sus parque naturales más importantes es el de Las Tablas de Daimiel. Son un humedal prácticamente único en Europa y último representante del ecosistema denominado tablas fluviales.

Entre los pueblos más destacados, Almagro es considerado como uno de los más bonitos, mientras que en Tomelloso o Valdepeñas se pueden visitar algunas de las bodegas más importantes de la Denominación de Origen y en este último también el molino de viento más grande de España.

Para ver más molinos, el pueblo Campo de Criptana es el enclave promocionado como Tierra de Gigantes, donde se encuentran 10 molinos, de los cuales tres aún conservan la estructura y maquinaria original del siglo XVI.

Gastronomía manchega

queso y vino, gastronomía manchega

En la obra El Quijote, además de descubrir las aventuras del ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, podemos encontrar la mención de muchos de los principales platos de la cocina manchega que se caracteriza por ser austera y sencilla, siendo muchos de ellos de origen pastoril. 

La naturaleza, el campo, el monte, las lagunas y los ríos están muy presentes en la cocina. Con las berenjenas de Almagro y las cebollas de Recas (ambas con Denominación de Origen), los ajos de las Pedroñeras, pimientos y tomates,se elaboran muchos de los platos más típicosde la gastronomía manchega.

Como es lógico, por la ubicación de esta región, abundan más los platos de carne que los de pescado. La mayoría de los platos se elaboran con cabra u oveja y, en menor medida, con ternera. También es frecuente encontrar platos de caza, como perdiz, codorniz o conejo. Mientras que los pescados que más se utilizan son la trucha y el bacalao en salazón.

Por su parte el queso manchego es posiblemente uno de los productos de la región más conocidos internacionalmente. Cuenta con Denominación de Origen debido a que se elabora con leche procedente de una oveja autóctona. Su sabor es fuerte, ligeramente picante, de pasta dura y aspecto grasiento. Las variedades dependen del tiempo de curación.

Otro de los productos estrella es la miel de la Alcarria, famosa por su excelente calidad, sabor y textura. Esta es la base de muchas recetas, sobre todo los dulces y postres cuyo origen se encuentra en la cocina andalusí y sefardita.

Y no podemos olvidar el vino, la bebida por excelencia de Castilla-La Mancha. En Tomelloso se encuentra la cooperativa más grande de Europa. Existen varias denominaciones de Origen: La Mancha, Valdepeñas, Méntrida, Almansa… y las recientes Dominio de Valdepusa y Finca de Elez.

Platos tradicionales de la cocina manchega

La gastronomía manchega se caracteriza por tener una gran variedad de platos tradicionales con consistencia. Esto se debe a que los pastores necesitaban comer alimentos que les aportaran la energía suficiente para poder realizar las tareas del campo manchego.

El ingenioso Hidalgo Don Quijote recitaba su dieta durante sus aventuras y se basaba en platos tradicionales de La Mancha. Todos ellos muy fáciles de elaborar y que aún perduran en la actualidad como la olla podrida, duelos y quebrantos, y salpicón.

A continuación veremos cuáles son los platos más representativos en la actualidad, de la gastronomía manchega.

Primeros platos

pisto manchego, típico de la gastronomía manchega

Algunos de los platos más típicos elaborados con las verduras y hortalizas de la tierra son el pisto manchego, las migas rurelas (preparadas con chorizo y tocino de cerdo), el hartatunos, que son pimientos cocidos con pan y luego tostado, y el asadillo manchego.

Carnes y pescados

Uno de los platos de carne más representativo es el galiano o gazpacho manchego. A diferencia del andaluz, es un guiso caldoso  que se sirve caliente y se elabora con trozos de torta cenceña manchega troceada (pan que se hace sin levadura), acompañados de alguna pieza de caza, como el conejo, la liebre o la perdiz.

En Toledo destaca el plato de perdices estofadas y escabechadas. El tojunto a base de conejo forma parte de la identidad de Ciudad Real. El morteruelo con cerdo y aves de caza de Cuenca o el cabrito asado de Guadalajara.

Por su parte, el plato de duelos y quebrantos al que Don Quijote hacía referencia como empedrado (empedrar era mezclar con huevo), lleva como ingredientes principales huevo revuelto, chorizo y tocino de cerdo entreverado. Todo ello se prepara en la sartén. Y la olla podrida, que lleva todo tipo de carnes y verduras cuya esencia es el típico cocido de tres vuelcos: gallina, cerdo y ternera.

Entre las elaboraciones con pescado destaca el bacalao al ajo arriero y el atascaburras o ajo mortero, un plato con textura de puré hecho a base de bacalao en salazón, patatas cocidas y desmenuzadas, aceite, ajo y nueces.

Postres

Bandeja de mazapanes, típicos de la gastronomía manchega

Existe una gran variedad de dulces típicos y postres de la zona. El principal y más conocido son los mazapanes de Toledo, junto a los miguelitos (hojaldre relleno de crema pastelera) de La Roda.

También merece la pena probar los bizcochos borrachos, la flor frita y la bizcochá de Alcázar, una torta puesta a remojo en leche con azúcar, vainilla y canela.

¡Esperamos que hayas disfrutado tanto como nosotros de este breve pero intenso viaje por las cinco provincias castellano manchegas y su gastronomía!

Si has estado alguna vez en alguna de ellas, cuéntanos qué es lo que más te gustó a través de los comentarios y sobre todo si probaste alguno de los platos típicos de la gastronomía manchega. Aquí solo hemos intentado dejar constancia de los productos y platos más representativos pero seguro que puedes ayudarnos a completar la lista. ¿Qué otros destacarías tú?

También puedes contarnos cuál te gustaría que fuera la próxima ciudad o región que visitemos. Si es la tuya, nos encantaría ir y saber qué lugares nos recomendarías ver y, sobre todo, cuáles son los platos más típicos que nos recomiendas probar.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube