Espaguetis con nata

Espaguetis con nata

Danos tu valoracion

Espaguetis con nata

En Cocina Casera somos unos grandes apasionados de todo tipo de platos con pasta. Prueba de ello son las numerosas recetas que podéis encontrar en nuestro recetario, donde recogemos, además de platos tradicionales como la lasaña de carne, otros menos conocidos como los canelones de espinacas y queso o la lasaña de salmón y aguacate. En nuestra sección de “Pasta y Pizza”, tenéis muchas otras elaboraciones que estamos seguros serán de vuestro agrado.

Los espaguetis, como otros tipos de pasta, son una magnífica fuente de hidratos de carbono, que son biomoléculas que nos brindan buena parte de la energía que nuestro cuerpo necesita a diario. Aunque a menudo se les demoniza, apartándolos de la dieta, la realidad es que deben formar parte de una alimentación equilibrada. Tanto es así, que se recomienda que el 50% de las calorías que necesitamos a diario las consumamos en forma de hidratos. En personas sanas su ingesta debe situarse, en el caso de los adultos, entre 100 y 130 gramos diarios. Hay muchos mitos con respecto a su consumo, os invitamos a que nos acompañes en la lectura de nuestro artículo; Cenar hidratos de carbono no nos hace engordar, donde desmentimos uno de los más extendidos.

La receta que os proponemos hoy es tan fácil que cualquiera puede elaborarla. El poco esfuerzo que requiera compensa con creces el resultado, porque con ella se obtiene un plato cremoso, lleno de sabor y muy saludable, ¡¿qué más se puede pedir?!

¿Os apetece aprender a hacer unos deliciosos espaguetis con nata? ¡Vamos con la receta!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 2 personas]:

  • Espaguetis – 300 gramos
  • Nata – 200 mililitros
  • Cebolletas – 2 unidades
  • Dientes de ajo – 3 unidades
  • Guisantes en conserva – 50 gramos
  • Champiñones – 250 gramos
  • Sal – al gusto
  • Pimienta negra – al gusto
  • Orégano – 1 cucharada pequeña
  • Mantequilla – 25 gramos
  • Queso rallado – 50 gramos

Elaboración de la Receta

  1. Pelamos los dientes de ajo y los picamos finamente.
  2. Cortamos las cebolletas por la mitad. Si la capa externa está sucia la desechamos. Cortamos cada mitad en juliana. Si lo preferís, podéis picarla finamente. Personalmente me gusta que la cebolla tenga una buena presencia en el plato, por eso la corto en juliana, sentíos libres de elegir el tipo de corte.
  3. Calentamos la mantequilla en una sartén. Cuando se funda, añadimos los dientes de ajo y las cebolletas. Cocinamos, a fuego medio, para que ambos ingredientes se vayan ablandando.
  4. Mientras tanto, limpiamos los champiñones con un trapo húmedo. Os recordamos que nos es buena idea limpiarlos bajo el grifo del agua. Si queréis saber las razones por las que hay que evitar esta mala práctica os invitamos a que llevéis a cabo la lectura de nuestro artículo; “Cómo limpiar setas correctamente“.
  5. Una vez que los tenemos limpios, los cortamos en trozos medianos. Como en el caso de la cebolla, el tipo de corte queda a la elección de cada uno. En el vídeo podéis ver, de manera detallada, el tipo de corte que les hemos practicado para esta receta.
  6. Cuando la cebolleta se haya ablandado, añadimos los champiñones troceados. Ponemos un poco de sal y seguimos cocinando hasta que los champiñones se ablanden.
  7. En ese momento, añadimos los guisantes en conserva, la pimienta y el orégano. Mezclamos y cocinamos durante 2 ó 3 minutos.
  8. A continuación, vertemos la nata. Cocinamos 5 minutos más y apartamos la sartén del fuego.
  9. Ponemos 1 litro de agua en una olla. Añadimos entre 10 y 15 gramos de sal. Llevamos a ebullición.
  10. Cuando el agua rompa a hervir, echamos la pasta. Cocinamos, manteniendo un hervor moderado, durante 12 minutos. Removemos regularmente para que la pasta no se pegue entre sí o al fondo de la olla.
  11. Pasado el tiempo de cocción, retiramos la pasta de la olla y la ponemos en un escurridor.
  12. Una vez que está escurrida, la servimos acompañada de la mezcla que tenemos en la sartén. Rematamos nuestro plato esparciendo por encima un poco de queso rallado.

Anotaciones y Consejos

Si vais a usar guisantes frescos, o guisantes congelados, debéis añadirlos al principio del cocinado. Si, como en nuestro caso, vais a usar guisantes en conserva, los debéis añadir al final.

El tiempo de cocción de la pasta dependerá del tipo utilizado. En el envase suele venir el tiempo de cocción aproximado. Si nunca habéis cocido pasta os recomendamos leer nuestro artículo; “Cómo cocer pasta“, en el que os damos útiles consejos.

Si no podéis consumir productos de origen animal, como es el caso de la nata que hemos usado en esta receta, debéis saber que en países como España es posible encontrar alternativas vegetales, como la nata de soja.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook