Fast food: comida rápida casera y saludable

Fast food: comida rápida casera y saludable

Danos tu valoracion

En la actualidad, la mayoría de personas viven inmersas en una vida sin tiempo para dedicar a uno de los aspectos más importantes del día a día; la alimentación. Desde que nos levantamos, hasta que volvemos a la cama bien entrada la noche, pasamos el día corriendo de un lado para otro, sin tiempo que perder. En los últimos años, la oferta de comida procesada, lista para su consumo inmediato, ha aumentado considerablemente. La suma de ambos factores; falta de tiempo y gran oferta de productos procesados, nos está arrastrando hacia una alimentación cada vez más desequilibrada, en la que abundan productos poco recomendables. En un artículo anterior, os hablábamos de los perjuicios para la salud de la comida rápida, y en esta ocasión, nos adentramos en la otra cara de la comida fast food; hoy hablamos de la comida rápida saludable.

La falta de tiempo no debe ser un motivo para llevar una dieta desequilibrada. Con un poco de organización, y dando prioridad a los alimentos frescos frente a los precocinados, podemos llevar una dieta equilibrada. No es necesario pasar horas en la cocina para preparar platos nutritivos y sanos. Podemos preparar comida de manera rápida y saludable. En palabras de Jorge Ibarra, vocal de la Asociación de Dietistas Nutricionistas de Madrid, lo importante es preparar las comidas de forma casera, haciendo uso de alimentos de calidad que se encuentren en su punto óptimo de frescura. Además,  es importante decantarse por la versión integral de los alimentos y hacer uso del aceite de oliva como principal grasa.

Algunos ejemplos de comida rápida saludable

A continuación, te damos recomendaciones para preparar en casa sanas comidas rápidas:

  • Hamburguesas. Prepara unas ricas hamburguesas caseras de pollo o pescado. Cocínalas al horno, o a la plancha, y acompáñalas de lechuga y tomate. Atrévete y prepara en casa unos ricos panecillos caseros de hamburguesa.
  • Pizzas. Elabora unas deliciosas pizzas. Prepara tus propias masas bases para pizza. Úntalas con un buen tomare casero, y pon encima una buena cantidad de verduras y un poco de pollo, pavo, atún, salmón,…
  • Usa el horno. Puedes degustar deliciosas croquetas elaboradas con distintos ingredientes (pollo, jamón, merluza…), pero es importante que, si quieres reducir la ingesta de grasas, las cocines al horno. Lo mismo ocurre con otros alimentos como las patatas fritas; si las horneamos, podremos consumirlas más asiduamente. Cortar un buen puñado de patatas muy finas, y hornéalas hasta que adquieran un delicioso toque crujiente. 
  • Snacks. Optemos por productos saludables, como el humus de garbanzo. que podemos acompañar con palitos de distintas verduras, como zanahoria, apio o incluso pan.
  • Dulces. Si nuestro cuerpo nos pide alimentos dulces, démosle una buena ración de fruta variada, presentada de una forma atractiva. 

Un estilo de vida sano, y una alimentación equilibrada, nos ayuda a cuidar nuestro cuerpo. Es importante evitar el sedentarismo, intentando caminar en lugar de coger el coche, o usando las escaleras en vez del ascensor, y, sobre todo, dejar al margen los malos hábitos como el alcohol y el tabaco.

Por último, y con el fin de que podáis ampliar vuestra información sobre otros aspectos a tener en cuenta para cuidar nuestro cuerpo, os invitamos a que leáis alguno de los siguientes artículos: algunas recomendaciones para cuidar nuestro corazón, en el que exponemos algunos de los alimentos a evitar y otros que debemos incluir en la dieta, y ¿cuántas veces comes al día?, en el que os contamos lo importante que es hacer 5 comidas al día.

Esperamos que estos artículos os ayuden a mejorar vuestra vida.Imagen:flic.kr/p/nwGwBf” F:uentewebconsultas

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook