Galletas Gingerbread man fáciles

Galletas Gingerbread man fáciles

Danos tu valoracion

Hoy os traemos la receta de estas tradicionales galletas de jengibre. Su elaboración se suele llevar a cabo durante la Navidad. Lo tradicional es hacerlas con forma humana, y luego decorarlas con distintos motivos, entre los que destaca los botones de la camisa. Estas galletas nacen a raíz de un cuento que narra la historia de una galleta que escapa de ser horneada por la repostera  que la crea, tras su fuga, inicia un viaje en el que se ve envuelta en muchas aventuras con un final triste, puesto que la galleta acaba siendo devorada por un lobo.

En Cocina casera, os traemos unas galletas decoradas con glasa real (Royal Icing), que es un glaseado de azúcar que puede ser comprado listo para usar y coloreada en casa con distintos colorantes. Sin duda, estas son unas galletas con las que disfrutará toda la familia, tanto a la hora de su elaboración, como cuando llegue el momento de decorarlas.

En nuestra página, podéis encontrar otras recetas de galletas caseras, como es el caso de nuestras galletas de fruta confitada y pasas, o nuestras galletas de coco caseras.

Ingredientes [para 20 galletas grandes ó entre 70-80 pequeñas]:

  • Mantequilla a temperatura ambiente – 65 gramos
  • Azúcar – 50 gramos
  • Miel – 75 gramos
  • Huevo – 1 unidad
  • Harina de repostería – 290 gramos
  • Bicarbonato sódico – 1/2 cucharada pequeña
  • Jengibre – 1 cucharada pequeña
  • Canela – 1 cucharada pequeña
  • Sal – una pizca
  • Glasa real (royal icing) – 50 gramos
  • Colorante alimenticio – 1/5 de cucharada pequeña

Pasos de Galletas Gingerbread man fáciles

  1. Echamos en un cuenco la mantequilla, a temperatura ambiente, y el azúcar. Batimos, con la ayuda de unas varillas, hasta que ambos ingredientes formen una pasta cremosa.
  2. A continuación, añadimos la miel y seguimos mezclando hasta que se integre.
  3. Por último, añadimos el huevo y volvemos a mezclar.
  4. En otro cuenco, ponemos la harina junto con la canela y el jengibre. Mezclamos bien.
  5. Con la ayuda de un colador, tamizamos la harina y las especias. Una vez tamizadas, añadimos al cuenco la sal y el bicarbonato. Mezclamos.
  6. Añadimos, poco a poco, la mezcla de ingredientes secos al primer cuenco. A medida que la añadimos, vamos mezclando para que se integre.
  7. Una vez que hemos incorporado todos los ingredientes secos, amasamos, a mano, hasta obtener una masa homogénea que apenas se pegue a las manos.
  8. Precalentamos el horno a 180ºC.
  9. Cogemos dos láminas de papel vegetal. Ponemos una de ellas sobre la superficie de trabajo. Volcamos la masa encima. Ponemos la otra lámina sobre la masa. Con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa hasta formar una lámina de, aproximadamente, 2 milímetros de grosor.
  10. Retiramos la lámina superior de papel, y, con la ayuda de los cortapastas, marcamos las galletas. Las ponemos, con un poco de separación entre ellas, sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal.
  11. Horneamos, a 180ºC, durante 10 minutos o hasta que las galletas cojan un poco de color.
  12. Sacamos las galletas del horno y las transferimos a una rejilla metálica para que se enfríen.
  13. Mientras las galletas se enfrían, preparamos la glasa real con los colores que deseemos.
  14. Una vez que las galletas se han enfriado, ponemos la glasa real en el interior de una manga pastelera y decoramos nuestras galletas.
  15. Dejamos secar la glasa hasta que endurezca.

Notas

Para decorar las galletas, podemos usar una boquilla de pastelería o practicar un corte en la punta de una manga pastelera desechable.

También podemos usar otros ingredientes para decorar nuestras galletas, como caramelo o chocolate fundido.

El número de galletas que se puede obtener con esta receta dependerá del tamaño del corpastas utilizado, En nuestro caso, hemos usado cortapastas pequeños, obteniendo más de 70 galletas.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook