obesidad infantil

La obesidad infantil en España se dispara

Danos tu valoracion

¿Sabías que uno de cada tres niños españoles está por encima de su peso ideal? Es la cifra más alta de toda Europa, según datos de un reciente estudio realizado por DKV, y sitúa a España entre los países del mundo con mayor tasa de obesidad infantil. Hace ya años que la obesidad infantil y juvenil en España está alcanzando cotas preocupantes, y plantea un grave problema de salud, que, además, conlleva un aumento en el riesgo de padecer enfermedades crónicas, tanto en la infancia como en la edad adulta. Según los últimos estudios la obesidad infantil en España se dispara, superando incluso los niveles de países como Reino Unido. Vamos a ver por qué, qué problemas conlleva y cuáles son los principales errores en la alimentación de los niños. Y si quieres saber más sobre cómo prevenir la obesidad infantil, también te lo contamos.

La obesidad infantil en España se dispara. ¿Por qué?

La obesidad en la infancia es el principal problema de salud de los niños en el mundo desarrollado, y puede tener repercusiones negativas en la salud a corto, medio y largo plazo. En España, el país europeo con mayor índice de sobrepeso en la edad infantil y juvenil, a pesar de tener una de las gastronomías más saludables, un 26,2% de los niños entre 6 y 9 años tienen sobrepeso, y un 18% obesidad. Los principales factores de riesgo que explican este hecho son una alimentación desequilibrada, un estilo de vida sedentario y un bajo nivel socioeconómico y educativo, a lo que se suma que solo una tercera parte de los adolescentes europeos cumplen la recomendación de 60 minutos de actividad física moderada diarios. Todos los organismos competentes recomiendan reducir drásticamente el consumo de bollería industrial, golosinas, caramelos y demás snacks y chucherías, nada saludables por lo general.

Otro de los factores que influyen en el aumento de estas cifras es la organización familiar actual, en la que se pasa menos tiempo juntos y los padres tienen menos control sobre las comidas e influyen menos en los hábitos saludables de sus hijos.

La obesidad infantil en España se dispara

Enfermedades derivadas

La obesidad infantil no es solo un problema a nivel estético, ni mucho menos. Además de las complicaciones a corto y medio plazo, que pueden afectar al niño en muchísimos aspectos (autoestima, relaciones interpersonales, formación de su personalidad), puede suponer un alto riesgo de padecer enfermedades según se van cumpliendo años, como son, principalmente, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Diabetes

Una de las enfermedades endocrinológicas más prevalentes en la infancia, con una incidencia que va en aumento. Los hábitos de vida saludables ayudan tanto a prevenirla como a evitar complicaciones. En los niños con diabetes es básico conseguir un equilibrio perfecto entre la administración de insulina, la alimentación y una actividad física regular.

Enfermedades cardiovasculares

Aproximadamente 1 de cada 5 niños de entre 8 y 18 años tiene alteraciones en los niveles de colesterol, y un 10% de los niños de esta franja de edad presentan tensión arterial elevada. Limitar la ingesta de grasas saturadas, controlar la dieta y seguir un estilo de vida activo y saludable son claves para que no vayan a más.

Los principales errores en la alimentación infantil

Según el Libro Blanco de la Nutrición Infantil en España, impulsado por la Cátedra Ordesa de Nutrición Infantil y en el que colaboran la Asociación Española de Pediatría, la Fundación Española de Nutrición y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, los 10 principales errores en la alimentación infantil, que tienen mucho que ver con la tasa de obesidad en la edad temprana, son:

  • Exceso de calorías, la mayoría procedentes de grasas saturadas.
  • Consumo excesivo de proteínas de origen animal, carnes grasas y embutido.
  • Consumo excesivo de alimentos muy energéticos y azúcares.
  • Consumo alto de alimentos procesados, comida rápida y bollería industrial.
  • Exceso de sal en las comidas.
  • Falta de nutrientes como la fibra, el calcio, la vitamina D, el hierro, el selenio y el zinc.
  • Dieta baja en cereales integrales, frutas, legumbres, verduras, pescados y lácteos bajos en grasa.
  • Beber poco agua junto con un alto consumo de bebidas azucaradas, como zumos industriales y refrescos.
  • Desayuno insuficiente
  • Raciones demasiado copiosas.

La alimentación ideal en la infancia

En cada etapa del crecimiento deben cuidarse diferentes aspectos, sin embargo, hay varias recomendaciones que son comunes a todas las edades de los niños, empezando por una dieta rica en cereales, verduras, frutas, legumbres, pescado y aceite de oliva, y en la que escaseen las grasas saturadas, los azúcares refinados, las bebidas azucaradas y los snacks, y se cuiden los horarios. El desayuno debe ser variado y equilibrado para favorecer un correcto rendimiento tanto físico como intelectual, y a la hora de cocinar, es importante optar por preparaciones saludables como al vapor, a la plancha, al horno o guisos antes que por fritos y rebozados, mucho menos recomendables.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook