Las propiedades de las patatas o papas

Las propiedades de las patatas o papas

¿Nos votas?

La patata es un alimento con grandes propiedades que forma parte de la alimentación de muchas personas. Con ella se pueden elaborar infinidad de platos, algunas de los cuales podéis encontrar en nuestro recetario como es el caso de dos recetas tradicionales; la tortilla de patatas y las patatas a la riojana.

A pesar de que algunas personan demonizan este alimento por su elevado índice calórico, lo cierto es que una patata cocida, con un peso aproximado de 160 gramos, nos aporta solo 140 calorías, la mitad de las aportadas por la misma cantidad de pasta o arroz. Además, presenta otras muchas virtudes. Hoy, en Cocina Casera, os hablamos de las propiedades de las patatas o papas.

  • Fibra. La fibra nos ayuda a realizar evacuaciones intestinales con regularidad lo que es esencial para mantener en perfecto estado de salud nuestro sistema digestivo. Además la fibra es un aliado esencial en dietas de adelgazamiento, ya que su consumo nos ayuda a mantenernos saciados durante más tiempo. La cantidad que nos aportan las patatas es equiparable a la de otros alimentos integrales como el pan o la pasta.
  • Hidratos de carbono complejos. Las patatas presentan una alta concentración de carbohidratos complejos. Según los nutricionistas, debemos basar nuestra alimentación en ellos, ya que nos proporcionan energía poco a poco, y no en bruscos picos como sucede con los hidratos de carbono simples, como es el caso del azúcar.
  • Energía. Los hidratos de las patatas, presentes en forma de almidón, son una maravillosa fuente de energía. Aunque a veces hayamos podido leer que debemos evitar su consumo porque tienen un alto índice glucémico, un reciente estudio, publicado por la revista British Journal of Nutrition, desmiente esta creencia.
  • Vitaminas. En el pasado las patatas formaban parte esencial de la dieta de los marineros españoles que se embarcaban en largas travesías. Gracias a su elevada concentración de vitamina C, su consumo evitó numerosas muertes por escorbuto. Para que os hagáis una idea, una patata de un peso aproximado de 150 gramos nos proporciona casi la mitad de la vitamina C que necesitamos a diario. Además, el consumo de patatas nos aporta otras importantes vitaminas, como la B6, muy útil en procesos inflamatorios, y que también nos ayuda a reducir los niveles de homocisteína, molécula relacionada con problemas cardiacos y cerebrovasculares. Además, la B6 juega un importante papel en la renovación de nuestras células, en el buen estado estado de salud de nuestro sistema inmune y en el mantenimiento de un adecuado estado de ánimo.
  • Minerales. Las patatas son ricas en numerosos minerales, entre los que destacan el magnesio, el potasio y el hierro.
  • Flavonoides. Nos ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol LDL, manteniendo así libres de grasas nuestras arterias, lo que ayuda a prevenir accidentes cardiovasculares.
  • Libres de gluten. Las patatas son una magnífica opción como fuente de hidratos de carbono complejos para aquellas personas que no pueden comer pan u otros productos con gluten.
  • Kukoaminas. Descubiertas hace poco por investigadores del Instituto Británico de Investigación Alimentaria, estas sustancias ayudan a reducir la presión arterial.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook