Los efectos tóxicos de las patatas

Los efectos tóxicos de las patatas

Danos tu valoracion

Desde que Cristobal Colón la introdujese en Europa procedentes del otro lado del Atlántico, las patatas se ha convertido en uno de los alimentos más importantes de la dieta de muchas regiones. Es rica en nutrientes, y su precio en el mercado es bajo, lo que hace de ella un alimento que no suele faltar en la cocina. Además, este producto puede ser elaborado de múltiples maneras. A pesar de sus cualidades, hay algo que poca gente sabe, y es que las patatas pueden tener efectos tóxicos para nuestro organismo. Hay otros alimentos cuyo consumo genera gran controversia por sus posibles efectos perjudiciales, otro ejemplo de ello es la soja. En nuestro artículo; la soja: ¿beneficiosa o tóxica?, puedes ampliar tu información al respecto.

Tantas son sus virtudes, que nunca se nos ha ocurrido pensar que la patata pueda presentar toxicidad. Poca gente sabe que si la consumimos de manera inadecuada puede depararnos graves problemas de salud. El responsable de estas posibles intoxicaciones es un alcaloide que responde al nombre de solanina, y que está presente tanto en la planta como en el tubérculo. La solanina también aparece en muchas otras especies vegetales de la familia de las solanáceas, como es el caso del tomate.

Esta sustancia actúa como mecanismo de defensa frente a organismos que pueden atacarla, como insectos, predadores u otro tipo de parasitos. La solanina actúa a modo de pesticida natural, presentándose en grandes concentraciones en las hojas y los tallos tiernos de la planta de patata. Su concentración en los tubérculos es inferior, siendo menos peligroso su consumo.

Es importante saber que la solanina aparece en mayor concentración en la parte verde que aparece justo debajo de la epidermis de la patata, por lo que debemos evitar totalmente el consumo de patatas crudas y sin pelar, ya que este alcaloide también resulta tóxico para el ser humano.

La intoxicación por solanina puede dar lugar a graves desajustes neurológicos e intestinales, produciéndose dolor estomacal, diarreas, vómitos, nauseas, vértigos, y diversas reacciones alérgicas. Se conocen casos de intoxicaciones muy graves en los que la persona afectada ha llegado a sufrir alucinaciones, bajadas bruscas de la temperatura corporal y de la presión sanguínea, y hasta pérdidas de consciencia.

Por todo lo expuesto, debemos llevar cuidado a la hora de consumir este tubérculo. No pretendemos crear alarma con este texto, simplemente informar para que de este modo seamos conscientes de la importancia que tiene llevar a cabo un consumo adecuado de ciertos alimentos. Es importante aclarar que las patatas que llegan al mercado tienen bajos niveles de solanina, pero, aún así, es recomendable tomar las precauciones oportunas, entre ellas:

  • Debemos guardarlas en un lugar oscuro, ya que en aquellas patatas que germinan y están expuestas a la luz se produce un rápido aumento de la concentración de solanina.
  • No debemos almacenarlas durante mucho tiempo, ya que, a medida que envejecen, la concentración de solanina es cada vez mayor.
  • Aunque las patatas que se comercializan presentan bajos niveles de solanina, es aconsejable retirar totalmente la piel antes de consumirlas.

Imagen:flic.kr/p/fEhEb4 Fuente:vitonica

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook