El picante en tu comida: Cinco razones para no consumirlo en exceso

El picante en tu comida: Cinco razones para no consumirlo en exceso

Danos tu valoracion

¡Buenas Cocinacas! ¿Cómo estáis? En esta ocasión te traemos un post diferente en el que te explicaremos los cinco peligros principales del consumo en exceso del picante. Chiles, wasabi, jalapeños, pimentón… son ingredientes muy comunes que hoy en día usamos en nuestros platos del día a día, ya sea en comida mexicana, hindú, japonesa, china, vietnamita, etc. Muchos lo adoran y otros tantos no lo soportan, pero lo que está claro es que el picante está muy presente en esta rutina alimenticia por ese toque especial y diferente que puede darnos a nuestros platos.

No obstante, si abusamos de este tipo de ingredientes sin prácticamente darnos cuenta, puede que llegue el día en el que nuestro cuerpo nos de un toque de atención. Y por ello queremos informarte de los muchos efectos perjudiciales que esto puede acarrerarnos, tanto a corto como a largo plazo.

¿Quieres descubrirlos?

Las cinco razones por las que el exceso de picante en tu comida puede ser perjudicial para tu salud

El picante en tu comida: Cinco razones para no consumirlo en exceso

Puede provocar irritaciones gástricas

El ardor que experimentamos en nuestra boca por el consumo excesivo del picante viaja hasta nuestro estómago y éste puede verse afectado e irritado, provocando ardores, flautulencia u otras patologías gástricas que conviene evitar. Por ello, si tu estómago es sensible y tu digestión suele ser lenta, te recomendamos limitar esta clase de alimentos. No obstante, existen unas sustancias llamadas antiácidos que pueden ayudarte a prevenir este malestar. Tan sólo tendrás que tomarlos al menor una hora antes de su consumo y te ayudará a sobrellevar estas consecuencias negativas.

Consecuencias negativas que a la larga pueden acarrear problemas más graves. Un estudio desveló que las personas que consumen diaramente un exceso de picante tienen mayores probabilidades de desarrollar cáncer de estómago o de esófago. ¡Así que ya sabes, con moderación!

Incrementa nuestra frecuencia cardíaca

El picante tiene el poder de activar la emergencia en nuestro cuerpo: Incrementa nuestra frecuencia cardiaca, nuestro sudor y permite que se dilaten más nuestras pupilas. Esto puede ser bastante perjudicial para las personas con patologías cardíacas y un corazón débil, o aquellas con exceso de sobrepeso.

También dilata los bronquios, así que tampoco está indicado un exceso de picante si tienes problemas respiratorios. Es una sustancia que nos excita y si abusamos de ella prácticamente a diario, podemos llegar a padecer consecuencias realmente graves.

El picante puede irritar las vías nasales y la garganta

El abuso del picante también tiene otro riesgo: Puede agravar los resfriados, gripes o infecciones que tengamos. Esto se debe a la irritación que nos provoca en los senos nasales y en la garganta, teniendo la posibilidad de irritar más estas dos partes de nuestro sistema respiratorio.

Así que si estás enfermo con fiebre o tienes alguna dolencia relacionada con la garganta, es mejor que dejes el picante para otro momento.

Si el sudor y tú no os lleváis bien…

La capsaicina, que es una sustancia que se encuentra en el picante, aumenta los niveles de calor en el cuerpo. Y pensarás que eso en invierno puede venirte bien. Pero no es así. Puede llegar a ser un calor asfixiante que provoca generalmente un exceso de sudoración. Así que si odias que se te marque el sudor en tu ropa o simplemente no quieres que suceda, ¡huye lo más lejos que puedas de los platos más picantes!

Tu gusto puede desaparecer por unos minutos u horas

¿Nunca te ha pasado que tras comer uno o varios platos de picante no sientes tu paladar y tu lengua? Pues el exceso de esta sustancia puede provocar que perdamos la sensibilidad por la comida y que nuestras papilas gustativas se acaben apagando. De esta manera, si queremos degustar nuestro postre preferido, no podremos disfrutarlo tanto como otras veces.

Y olvídate, un vaso de agua no lo va a solucionar. Lo mejor es acudir a la leche o a los frutos secos para quitarnos esa horrible sensación de hormigueo y calor en nuestra boca. ¡Y sólo entonces podrás disfrutar de los demás platos!.

¡Y hasta aquí el post de hoy! Esperamos que tengas en cuenta estos cinco efectos perjudiciales del picante. No obstante, si éste te apasiona no tienes de qué preocuparte, tan sólo bastará con limitar su consumo para no acarrear estos problemas tan graves a largo plazo. Y si eres un valiente y te gustan los platos picantes y con un sabor que destaque, no te pierdas esta receta de Hot Wings o Alitas de Pollo con salsa picante. Una manera muy deliciosa de preparar este plato tan tradicional y que tanto gusta a todo el mundo.

Y si eres más de pescado, no dejes atrás esta receta de Gambas al Ajillo picantes. Un plato proteico, saludable y lleno de sabor perfecto para una fecha señalada o una cena o comida especiales. ¡Toma nota!

¡Ciao Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook