Puré de Manzana

Puré de Manzana

¿Nos votas?

Puré de Manzana

El puré de manzana, o también llamado compota, es una elaboración tradicional de numerosos países que se prepara con manzanas peladas, como ingrediente principal, a las que se añade un poco de azúcar y otros ingredientes, como canela, zumo de limón, vainilla, clavo de olor, etc. No se debe confundir con la mermelada de manzana, para cuya elaboración se hace uso de una mayor cantidad de azúcar.

El puré de manzana se suele servir como acompañante de numerosos platos, principalmente de carne. En numerosos países esta preparación está ligada a platos tradicionales, así, en Alemania se sirve junto con el popular ganso de Navidad. En Francia se sirve junto a la morcilla y también en platos de carne de caza o de ave. En Inglaterra es habitual encontrar la compota de manzana como acompañante de platos a base de cerdo.

La elaboración de esta receta es sumamente sencilla, solo hay que pelar y trocear unas pocas manzanas y ponerlas a cocinar junto con unos pocos ingredientes más. Además, es un plato muy económico puesto que las manzanas suelen tener un precio bajo, sobre todo si las compramos en temporada. El puré resultante, además de como acompañante de carnes, puede ser usado también como un postre en sí mismo, o como ingrediente a partir del cual elaborar otros dulces, como, por ejemplo, una tarta de manzana, unas galletas, unos deliciosos cupcakes, etc. A pesar de que el puré de manzana se puede encontrar fácilmente en muchos establecimientos, el comercial no tiene nada que ver con el que podéis hacer en casa, que muy superior en todos los sentidos, y, además, totalmente personalizado, puesto que podéis añadirle cualquier ingrediente que sea de vuestro gusto.

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 500 gramos]:

  • Manzanas variedad golden – 1 kilo
  • Limón – 1 unidad
  • Sidra – 100 mililitros
  • Azúcar – 40 gramos
  • Canela en polvo – 1/2 cucharada pequeña
  • Clavo de olor – 1 cucharada pequeña

Elaboración de la Receta

  1. En primer lugar, ponemos la cucharadita de clavo en el interior de un filtro de los que se usan para preparar infusiones, de este modo, podremos retirarlos con facilidad una vez que sea necesario.
  2. Pelamos las manzanas y las descorazonamos. Seguidamente, las cortamos en trozos de tamaño mediano y las ponemos en una olla.
  3. A continuación, con un pelador, cortamos unos trozos de la corteza del limón y los ponemos en la olla. Añadimos también la canela en polvo y el azúcar.
  4. Cortamos el limón por la mitad. Escurrimos el jugo de una de las mitades y lo vertemos sobre los trozos de manzana.
  5. En último lugar, vertemos en la olla la sidra de manzana. Mezclamos bien todos los ingredientes.
  6. Introducimos en la olla el filtro con los clavos de olor y calentamos a fuego medio.
  7. A partir de este momento, vamos removiendo regularmente. La manzana irá soltando agua al tiempo que se va cocinando. Es importante no descuidar demasiado tiempo la olla para que no se nos peguen los ingredientes.
  8. A medida que el agua se evapore,  el contenido de la olla se irá reduciendo. Cuando menos agua quede en la olla más remover, porque aumenta el riesgo de que la mezcla se nos queme.
  9. Cuando ya no quede prácticamente líquido, retiramos el filtro con el clavo y la corteza de limón.
  10. Una vez que la mayor parte de trozos de manzana estén cocidos, y comiencen a deshacerse, ya podemos apartar la olla del fuego. En nuestro caso, y por si os sirve de orientación, hemos mantenido la manzana al fuego en torno a una hora.
  11. Una vez que la manzana esté lista, la retiramos del fuego y la pasamos a través de un pasapurés para que nos quede una textura más fina. Si queréis que quede aún más tosca, podemos machacar el puré solo con un tenedor o dejarlo tal cual.

Anotaciones y Consejos

Podéis elaborar este puré con cualquier variedad de manzana, nosotros hemos elegido las de la variedad golden, que, aún siendo ligeramente ácidas, presentan un agradable dulzor, dando como resultado un puré que contrasta a la perfección con gran cantidad de ingredientes, fundamentalmente carnes.

Si no disponéis de sidra de manzana, podéis sustituirla por vino blanco o, incluso, simplemente hacer uso de agua.

Debemos guardar en la nevera la cantidad de puré que no consumamos en ese momento, de este modo, se puede conservar en perfecto estado durante varios días.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook