Salsa a la Pimienta

Salsa a la Pimienta

Danos tu valoracion

Salsa a la Pimienta

En Cocina Casera ponemos a vuestra disposición una amplia variedad de salsas clásicas, como es el caso de la barbacoa, la romesco, o la mayonesa. Podéis encontrar muchas otras haciendo uso del buscador que encontraréis en la parte superior derecha de nuestra página.

Hoy os proponemos la receta de la salsa a la pimienta,  una elaboración muy sencilla que resulta ideal para acompañar a todo tipo de platos, aunque lo habitual es que se sirva principalmente con carnes. Aunque a mucha gente le pueda extrañar, una salsa a la pimienta no suele picar. Si está bien hecha, debe saber a pimienta pero no tener un sabor predominantemente picante. Nuestra versión se caracteriza por un sabor intenso y un leve toque picante que apenas se nota.

La elaboración de esta salsa es sumamente sencilla y rápida, en poco más de 15 minutos la tendréis lista. Podéis prepararla al tiempo que cocináis la carne o los ingredientes que vais a servir con ella.

Además del sabor y aroma que la pimienta otorga a los platos, esta especia destaca por sus grandes cualidades medicinales, entre las que destaca su acción estimulante de las secreciones gástricas, favoreciendo la digestión, o su potente acción antibacteriana, que hace de ella un remedio casero eficaz contra todo tipo de infecciones.

Podemos encontrar este condimento en varias presentaciones; en polvo, en granos machacados o en granos enteros. Debéis saber que el potencial de la pimienta se debe a un alcaloide presente en el grano llamado piperina. Cuando la pimienta se muele, la piperina empieza a degradarse. Cuando compramos pimienta negra molida gran parte de esta alcaloide ha desaparecido, por ello, es preferible comprarla en grano y molerla justo en el momento de utilizarla.

¿Queréis saber cómo preparar esta sencilla y rica salsa?

¡Acompañadnos!

Vídeo de la Receta

 

Ingredientes [Para 2 personas]:

  • Pimienta negra en grano – 1 cucharada grande
  • Aceite de oliva – 15 mililitros (1 cucharada grande)
  • Coñac – 40 mililitros
  • Nata líquida – 200 mililitros
  • Caldo de carne – 100 mililitros
  • Sal – al gusto
  • Pimienta negra molida – 1/4 cucharada pequeña

Elaboración de la Receta

  1. Ponemos a calentar el aceite de oliva en una sartén.
  2. Cuando coja temperatura, añadimos la pimienta en grano y cocinamos, a fuego suave, durante 2 ó 3 minutos removiendo regularmente.
  3. Vertemos en la sartén el coñac, el caldo de carne, la pimienta y la sal. Cocinamos, manteniendo un hervor suave, durante 5 minutos o hasta que parte del líquido se evapore.
  4. A continuación, añadimos la nata. Mantenemos a fuego moderado, removiendo regularmente, hasta que la salsa adquiera la consistencia que deseemos. Cuanto más la reduzcamos, más potente será su sabor.
  5. Cuando la salsa haya espesado, retiramos la sartén del fuego y servimos o vertemos en un recipiente con tapa donde dejaremos que se enfríe antes de refrigerarla.

Anotaciones y Consejos

Podéis preparar esta receta haciendo uso de varios tipos de pimienta en grano.

Es preferible no añadir mucha sal al principio. Lo mejor es probar la salsa hacia el final de la cocción y rectificar la cantidad de sal si fuese necesario.

Aunque en la nevera se conserva en perfecto estado durante varios días, debido a su fácil elaboración, es preferible hacer la cantidad que vayamos a consumir.

Si vamos a acompañar la carne con esta salsa, lo mejor es que hagamos primero la carne en la sartén, y, en esa misma sartén, hacer la salsa para aprovechar los jugos que haya soltado la carne.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook