trucos no tirar el pan duro

Trucos para no tirar el pan duro

¿Nos votas?

Seguro que te ha pasado muchas veces: compras una barra de pan, y al terminar el día, por una razón u otra, está entera (o casi entera) en la cocina, y te da pena tirarlo, por ello tenemos estos trucos para no tirar el pan duro. Pero lo tiras, porque al día siguiente vas a comprar otra barra, y porque para comerlo tal cual o acompañando a otro plato, el pan duro no es lo más apetecible. Y es que no están las cosas para andar tirando la comida, por eso hoy te hemos preparado una serie de trucos para no tirar duro y sacarle partido de forma que ni te sientas culpable por desperdiciar la comida o el dinero, ni acabe muerto de risa hasta que por fin un día, duro como una piedra, lo tires a la basura. ¿Te gustaría poder hacer tu propio pan en casa? Tenemos muchas recetas de pan que puedes utilizar, y con las que sale tan rico que seguro que nunca lo

Aquí tienes los Trucos para no tirar el pan duro

Para aprovechar el pan duro y no tirarlo a la basura tienes muchas más opciones de las que piensas. Te las contamos

Hacer pan rallado

Quizá estás acostumbrado a rallar el pan en casa, pero con la falta de tiempo que sufrimos hoy en día, la mayor parte de gente lo compra en los supermercados. Rallar tú mismo el pan en casa es una opción perfecta para aprovechar ese pan que ya se ha quedado muy duro (dado que si aún está algo blando, es imposible rallarlo). Solo necesitarás pan duro, un buen rallador, paciencia y un recipiente, mejor si es hermético, para conservarlo.

Hacer picatostes

Los tostones o picatostes son un complemento riquísimo para muchos platos, como pueden ser las sopas, las cremas, los purés o incluso las ensaladas, a las que aportan un toque crujiente. Puedes freírlos o tostarlos en el horno, y salen riquísimos.

Para gratinar

Aunque en general para gratinar un plato en el horno se suele utilizar queso, se al fundirse y tostarse hace una costra, el pan rallado también se puede utilizar para gratinar y sellar algunos platos a los que no quieras que el queso les cambie el sabor.
Tostas o tostadas

Antes de tirar una barra de pan que está ya dura, echa un vistazo a ver qué tienes en la nevera o en la despensa, porque puedes preparar muchas opciones de tostas y tostadas dulces y saladas que a lo mejor no se te habían ocurrido, estupendas para una cena informal o para una rica merienda (o un desayuno). El pan duro es perfecto para tostarlo, ya que, además, se mantiene más firme si vas a ponerle encima algo con jugo, y no se queda reblandecido.

Algunas opciones en dulce serían las clásicas de mantequilla y mermelada, la mantequilla y el azúcar para los más golosos, el dulce de leche casero, la crema de chocolate y avellanas o la mantequilla de cacahuete. Y si prefieres el sabor salado, tienes aún más opciones, empezando por el jamón, todo tipo de embutidos y quesos, así como el tomate y el aceite de oliva acompañado de atún, anchoas o boquerones en vinagre, o el salmón ahumado, por citar algunas.

Espesar salsas

Si una salsa se te ha quedado demasiado líquida, una buena opción, y muy fácil, es agregarle un poco de pan rallado o un trozo de pan, ya que absorbe el exceso de líquido rápidamente. Puedes ver aquí todas nuestras recetas de salsas y aprender más sobre ello.

Elaboración de otras recetas

El pan duro es también un recurso fantástico para elaborar todo tipo de recetas deliciosas y económicas, perfecto para la cocina de aprovechamiento, y tanto en dulce como en salado. Puedes preparar una sopa castellana, una sopa de ajo o una sopa de cebolla a la francesa, así como platos tradicionales de la gastronomía española como pueden ser las migas; además de deliciosas recetas dulces, como las torrijas, el pudin de pan o el pan migado, delicioso para desayunar tanto con café como con cacao, económico y muy tradicional. ¿A que nunca vas a volver a tirar el pan que sobre en casa?

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook