11 formas diferentes de preparar los huevos

11 formas diferentes de preparar los huevos

¿Nos votas?

El huevo es uno de los ingredientes más comunes, nutritivos y económicos en la cocina de todo el mundo para preparar todo tipo de recetas, pero hoy no vamos a tratarlo como un simple ingrediente, sino como el protagonista de diferentes preparaciones. Te vamos a proponer 11 formas diferentes de preparar los huevos, todas ellas deliciosas, unas más sencillas y otras más elaboradas. ¿Cuál es tu favorita? Y si quieres descubrir algunos trucos útiles que posiblemente no conocías sobre los huevos, no te pierdas nuestros trucos con huevos.

11 formas diferentes de preparar los huevos

Fritos, escalfados, revueltos, a la inglesa o a la plancha, al plato, en molde, cocotte, tortilla, pasados por agua, mollet y duros. ¿Conoces todas estas formas de preparar los huevos? Te las explicamos una a una.

Huevos fritos

El huevo frito es, como la patata frita, un plato que parece muy sencillo pero que requiere su técnica, y hay tantas formas de prepararlo como opiniones al respecto. Lo único que necesitas es abundante aceite, a ser posible de oliva, y una sartén adecuada. Si al echar el huevo en la sartén se te suele romper, prueba a hacerlo echando el huevo antes en una taza o un cuenco, porque así es más fácil y no se romperá.

Huevos escalfados

Los huevos escalfados se hacen cociéndolos sin cáscara en agua hirviendo con vinagre, ya sea libremente o en papel film. Es importante echar los huevos con cuidado y uno a uno, y una vez que estén listos, escurrirlos sobre un paño y recortar los bordes para corregir la forma.

Huevos revueltos

Hay dos formas diferentes de preparar los huevos revueltos: en una se baten como si fuera para tortilla y se hacen al fuego suave o al baño maría, y la más común no los bate, sino que los echa a la sartén y los rompe y revuelve, ya sea solos o con otros ingredientes.

Huevos a la plancha o a la inglesa

Para preparar estos huevos solo hay que calentar una sartén con aceite o mantequilla, verterlos y recoger la clara en torno a la yema para que quede redondeada. Es importante que la sartén sea antiadherente.

Huevos al plato

Similares a la preparación anterior, pero en cazuelitas individuales, ya sea solos o con otros ingredientes como por ejemplo el jamón. Se introducen en el horno y se dejan hornear durante 10-12 minutos.

Huevos en molde

Se preparan al baño María, utilizando moldes pequeños de flan.

Huevos en cocotte

Igual que los anteriores, pero cociéndolos en el horno tapados con papel de aluminio al baño María durante unos 5 minutos, hasta que se cuajen las claras.

Huevos en tortilla

La clave para hacer una buena tortilla consiste en batir bien los huevos y tener una buena sartén antiadherente que reparta el calor de manera uniforme. A partir de aquí, puedes añadirle todo tipo de ingredientes al gusto.

Huevos pasados por agua

Los huevos pasados por agua se preparan sin abrir la cáscara, cociéndolos en agua hirviendo durante tres minutos y para hacerlos correctamente, al sacarlos la clara debe estar casi coagulada y la yema líquida. Para que no revienten o se rompan se pueden pinchar con un alfiler.

Huevos mollet, también llamados poches o blandos

Se preparan de la misma manera que los anteriores, solo que se dejan cocer durante el doble de tiempo, porque debe quedar la clara cocida y la yema blanda. Una vez cocidos se refrescan al grifo, se pelan con cuidado, y se conservan en agua templada para que no se enfríen.

Huevos duros

El clásico huevo cocido, que se cuece entero en agua con sal hasta que queda totalmente sólido, durante unos 10 minutos desde el momento en que el agua empiece a hervir. Imagen-Shutterstock

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook