Aros de cebolla

Aros de Cebolla

¿Nos votas?

25 m
Calorias: 194
Fácil

Los aros de cebolla son un plato muy popular que se suele asociar a los establecimientos de comida rápida, donde cautivan a mucha gente por su textura crujiente. Su elaboración es sencilla, tan solo necesitamos unos pocos ingredientes y una cebolla grande. Os animamos a que preparéis en casa esta sencilla receta. Si lo hacéis, estamos seguros de que nunca volveréis a comerlos fuera de casa.

En esta receta, os enseñamos a preparar una cobertura. Si deseáis probar otro tipo de masa para la cobertura, os invitamos a ver nuestros Chocos Fritos.

Es una solución perfecta para las cenas con muchas personas en casa. Estos aros de cebolla son un acierto seguro, económico y fáciles de hacer. Puedes acompañarlos con tus salsas favoritas, alioli, mayonesa, barbacoa, cuatro quesos…

Ingredientes para 2 personas

  • Cebolla Dulces - 1 unidad grande
  • Harina
  • Huevo
  • Pan Rallado
  • Aceite de oliva para freír

Pasos de los Aros de Cebolla

  1. Es preferible que la cebolla sea lo más grande posible, así conseguiremos aros más grandes y podremos hacerlos más finos y conseguir que estén extra crujientes.
  2. Los cortamos en rodajas de medio dedo de grosor y los separamos con ayuda de los dedos. Desechamos los aros del centro por ser demasiado pequeños (podemos reservarlos para otra elaboración posterior en la nevera durante dos días).
  3. Los pasamos por harina, huevo batido y pan rallado.
  4. En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva y el fuego alto, vamos añadiendo los aros de cebolla de dos en dos ( de pocos en pocos) para que no se nos quemen.
  5. Una vez dorados los dejamos reposar en un plato con papel absorvente para que se quede el aceite y el aro quede crujiente. Emplatamos y acompañamos de una rica salsa barbacoa (ver receta) y listo para COMER!

Resumen de la Receta

Notas y Consejos

Es importante servir los aros mientras están calientes, ya que a medida que se enfríen irán perdiendo su textura crujiente.

Cuando retiremos una tanda de la sartén, dejaremos que el aceite vuelva a calentarse hasta la temperatura óptima, que suele rondar los 170º C.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook