La cantidad de sal de los alimentos varía según el país

La cantidad de sal de los alimentos varía según el país

Danos tu valoracion

La voz de alerta la ha dado el grupo World Action on Salt & Health (WASH), quien ha advertido que las diversas compañías de productos alimentarios comercializan diversas versiones del mismo producto, con menor o mayor cantidad de sal, dependiendo de la legislación que rige el país de comercialización. En algunos casos, las diferencias son muy significativas. Las empresas aprovechan la escasa normativa al respecto, en determinados países, para elevar el contenido de sal en algunos alimentos aún a sabiendas de que esta práctica pone en riesgo la salud de los consumidores. En otros países, estos mismos productos, contienen menos sal, porque la legislación es más estricta y la OMS (Organización Mundial de la Salud) exige que se cumplan lo normativa que establece cuáles son las dosis de sal que no deben excederse en los alimentos.

WASH pone en el punto de mira a compañías como Nestle y Kellogg´s, a las que reclama que cumplan con los criterios que establece la Organización Mundial de la Salud, y que los aplique por igual en los distintos países del mundo para no poner en peligro la salud cardiovascular de la población.

WASH advierte, que según los estudios que han llevado a cabo, hay grandes diferencias en cuanto a la cantidad de sal de los alimentos comercializados. Por ejemplo, una hamburguesa de la cadena KFC (Kentucky Fried Chicken) comercializada en Malasia, presenta una concentración de sal de 1,05 gramos, la misma hamburguesa, vendida en Oriente Medio, presenta una concentración de sal de 3,5 gramos, más del triple que su hermana malaya.Si nos centramos en los cereales, encontramos que la compañía Nestlé comercializa los mismos cereales, Nestlé fitness, con una concentración de sal de 2 gramos en Rusia y de menos de la mitad (0,72 gramos) en Chile.

Los autores del estudio ponen de manifiesto que, en base a los datos obtenidos, se puede argumentar que comer en un país u otro puede entrañar más peligros para la salud, ya que la comercialización del mismo producto no atiende a un criterio estandarizado para todos los países. Las empresas no pueden usar como argumento el que esta práctica es la respuesta a los gustos de los consumidores, puesto que en ningún país se consume, por regla general, una mayor cantidad de sal en todas las comidas.

Según WASH, las empresas son perfectamente conocedoras de los riesgos que tiene para la salud el exceso de sal, y no hacen nada por remediarlo, lo único que les preocupa es obtener los mayores beneficios.

En el estudio también se han encontrado diferencias en el etiquetado de los alimentos. Según la legislación del país, en las etiquetas se incluye toda la información nutricional o ninguna. El hecho de no incluir la información nutricional en el envase atenta contra el derecho del consumidor de ser conocedor  de lo que está ingiriendo. Una vez más, el consumidor queda relegado a un plano sin importancia, en el que la salud de las personas no es lo prioritario.

En España un estudio reciente ha puesto de manifiesto que la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha denunciado un aumento del 6% en la concertación de sal de algunos alimentos, siendo incluso superior en alimentos procesados de carne y pescado, el fuet, las galletas, y el jamón cocido, entre otros.

Otro hecho alarmante, es que algunas compañías como Burger King y McDonald´s, han aumento las concentración de sal en alguno de sus productos, como es el caso del Big Mac en Malasia, Portugal y Singapur, o el tocino de la doble Cheeseburger de Burger King, con un aumento, en Inglaterra, del 20% en sal con respecto a los valores de sal de ese mismo producto en el año 2006. Lo llamativo es que en este país existe una política alimentaria que establece como uno de sus objetivos la reducción de la cantidad de sal en los alimentos.

Para concluir, cabe decir que las recomendaciones de la OMS establecen un valor de 5 gramos por persona y día, y que el objetivo que se persigue es reducir el consumo en todos los países para el año 2025, lo que, visto el estudio en cuestión, está muy lejos de lograrse.Imagen:flic.kr/p/6MgMoG Fuente:Gastronomiaycia.com

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube