Cómo hacer gelatina casera

Cómo hacer Gelatina Casera

¿Nos votas?

La gelatina es un ingrediente con múltiples usos en la cocina, además, goza de grandes propiedades desde el punto de vista nutricional. En Cocina casera lo hemos usado en la elaboración de gran número de recetas, como, por ejemplo, en el caso de nuestro sorbete de limón o nuestra rica tarta de queso Philadelphia sin horno.

En la receta de hoy os mostramos cómo hacer gelatina casera. Se trata de una elaboración tan sencilla que cualquiera puede hacer. Además, la tendréis lista en menos de 10 minutos. En esta ocasión hemos usado gelatina en láminas, pero podéis encontrarla también en polvo, en ambos casos debemos hidratarla antes de añadirla a la mezcla líquida que queremos gelificar.

Como alternativa a la gelatina de origen animal, en algunos establecimientos podéis encontrar agar agar, también conocido como gelatina vegetal, un producto obtenido a partir de algas marinas que goza de la misma capacidad gelificante que la gelatina, pudiendo ser también usado en la elaboración de todo tipo de platos. La principal diferencia entre ambos tipos de gelatina es que mientras el agar agar puede ser añadido a líquidos que van a ser sometidos a ebullición, la gelatina debe ser incorporada al líquido en caliente pero tras retirarlo del fuego, ya que el hervor desestabiliza la estructura de la gelatina haciéndola perder su poder gelificante.

La gelatina es rica en proteínas, por lo que resulta muy interesante desde el punto de vista nutricional. Con ella podemos preparar todo tipo de platos con fruta y otros ingredientes. En casa solemos usarla para presentar distintas frutas a nuestros hijos de una forma más llamativa y que se animen a probarlas, y, lo cierto, es que funciona muy bien en este sentido.

Ingredientes [Para 2 personas]:

  • Hojas de gelatina – 3 unidades
  • Zumo de frutas – 250 mililitros
  • Azúcar – 25 gramos

Descubre Cómo hacer gelatina casera

  1. En primer lugar, ponemos las hojas de gelatina en un recipiente y las cubrimos con abundante agua. Dejamos reposar entre 5 y 10 minutos.
  2. Mientras tanto, ponemos a calentar en un cazo el zumo de frutas y el azúcar.
  3. Cuando la mezcla comience a hervir, apartamos del fuego.
  4. Escurrimos la gelatina con las manos y la añadimos al cazo.
  5. Removemos con la ayuda de un batidor para que las hojas de gelatina se disuelvan.
  6. Seguidamente, repartimos la mezcla en los recipientes que hemos elegido y dejamos que se enfríe.
  7. Una vez que la mezcla está fría, llevamos los recipientes a la nevera para que ésta gelifique.
  8. Aproximadamente 3 horas después, ya podemos desmoldar y servir.

Anotaciones y Consejos

Nosotros hemos usado zumo de piña para elaborar esta receta, pero podéis gelificar cualquier tipo de zumo u otros líquidos.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook