cenar verduras

El peligro de cenar verduras crudas

Danos tu valoracion

Que el consumo de verduras tiene gran importancia para nuestra salud es algo sobre lo que insisten continuamente todos los profesionales de la nutrición. Son varios los motivos que hacen de las verduras un alimento esencial; por un lado, nos aportan una gran cantidad de minerales y vitaminas. Además, presentan pocas calorías, y está libres de grasas. A pesar de sus virtudes, hay personas que tienen problemas para digerir adecuadamente determinadas verduras, por lo que se hace necesario señalar que, por norma general, es preferible evitar su consumo en crudo durante la noche, ya que cenar verduras crudas puede resultar dañino para nuestro organismo. Si queréis ampliar vuestra información sobre otros alimentos que es preferible evitar antes de acostarnos, os invito a que leáis nuestro artículo “alimentos que debemos evitar por la noche antes de irnos a dormir“.

Las verduras gozan de las numerosas propiedades que les confieren las altas concentraciones de vitaminas, nutrientes y clorofila, sustancias todas ellas que nos cuidan, protegiendo a nuestras células de la acción de los dañinos radicales libres. En nuestro artículo “todo lo que necesitamos saber sobre los antioxidantes“, podéis aprender más sobre estas beneficiosas sustancias. A pesar de todas los beneficios que el consumo de verduras nos aportan, hay personas que tienen algunos problemas para digerir correctamente la fibra que éstas contienen.

El consumo de fibra es muy importante para nuestro cuerpo, puesto que nos ayuda a mantenerlo limpio de toxinas, y favorece un buen tránsito intestinal. A pesar de estos beneficios, la fibra puede ocasionar problemas en personas poco habituadas a su consumo.

En muchas ocasiones, la digestión de las verduras se lleva a cabo a un ritmo tan lento, que se produce la fermentación de las fibras en el intestino. Este proceso de fermentación supone para muchas personas un grave problema, ya que se generan jugos gástricos a concentraciones excesivas, que son los responsables de los molestos episodios de ardor de estómago, pesadez estomacal, gases, y otros síntomas que son comunes en casos de digestiones lentas y pesadas. Pero además, este proceso suele ser aún peor cuando consumimos verduras en crudo por la noche, ya que en ese momento del día nuestro metabolismo funciona a un ritmo muy inferior al que suele funcionar en otros momentos de la jornada, lo que provoca que las digestiones también se ralenticen.

Por tanto, si queremos evitar que las verduras nos den un disgusto tras la cena, lo mejor es que las consumamos cocinadas. Si bien es cierto que la mejor forma de aprovechar todas las cualidades nutricionales de las verduras es consumirlas en crudo, debemos tener la precaución de hacer su consumo al natural durante el día, ya que nuestro metabolismo está más activo y no sufriremos las consecuencias de una digestión lenta. Por la noche optaremos por comer las verduras cocidas. Para que durante al cocción no se pierdan una gran perdida de nutrientes, lo mejor es cocinarlas al vapor o al horno, ya que de este modo se retienen una mayor cantidad de vitaminas y nutrientes y apenas se aportan grasas. Si las consumimos de este modo, reduciremos considerablemente el riesgo de padecer digestiones pesadas a la hora de irnos a la cama. Fuente:vitonica

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook