Fingers de Pollo

Fingers de Pollo

¿Nos votas?

30 m
Calorias: 268
Fácil

Hoy os traigo una nueva receta de pollo, que pasa a engrosar el amplio surtido de platos elaborados con este ave que ponemos a vuestra disposición en Cocina Casera. En esta ocasión toca fingers, un plato parecido a los nuggets que consiste en finas tiras de carne que se rebozan y se fríen en abundante aceite de oliva, dando lugar a un bocado delicioso en el que se combinan maravillosamente bien un exterior crujiente y un interior tierno, un contraste perfecto que estoy seguro de que os encantará. Para su elaboración se suele emplear pechuga, que es la parte menos grasa del pollo. Si hay dos elaboraciones que vuelve locos a los más pequeños de casa, una es la que os traigo hoy, y la otra las mundialmente famosas croquetas de pollo.

Uno de los secretos para obtener un buen resultado es hacer un buen rebozado. Os recomiendo que hagáis uso de Cereales tipo Corn Flakes o pan rallado grueso, que dará lugar a un exterior más crujiente que si usamos pan rallado fino. También podéis probar a rebozar las tiras de pollo en otros ingredientes como panes aptos para celíacos, o incluso frutos secos (kikos, cacahuete…) y conseguir diferentes tipos de crujiente..

Otra de las claves para que estos fingers enamoren a los comensales está en acompañarlos con una buena salsa. En este sentido, os recomiendo especialmente la Salsa Barbacoa que usamos para acompañar a nuestras alitas de pollo al horno. Si queréis rizar el rizar, os animo a que friáis unas pocas patatas para servirlas con los fingers y la salsa, el resultado deja a la altura del betún a cualquier plato de nuggets de pollo de los restaurantes de comida rápida.

La preparación de esta receta os llevará poco tiempo. Además, sobra decir que por su sencillez es este un plato al alcance de cualquiera. Animaos a prepararlo y veréis que, sin apenas esfuerzo, lográis un plato que es ideal como tapa o aperitivo. Perfecta para cenar con amigos en casa! Puedes utilizarlo para dippear con tus salsas favoritas, añadir a tus ensaladas…

Ingredientes para 2 o 3 personas

  • Pechugas de pollo - 2 Unidades
  • Huevo - 1 unidad
  • Harina - 1 taza
  • Curry - media taza
  • Cereales tipo Corn Flakes
  • Aceite de oliva para freír

Pasos de los Fingers de Pollo

  1. Necesitaremos una sartén profunda en la que echar un buen chorro de aceite para freír. Para empezar nuestra receta cortaremos en tiras de un dedo de grosor las pechugas de pollo. Después las salpimentamos y las mezclamos bien para que cojan todas las tiras sabor.
  2. Por otro lado prepararemos tres platos hondos. En el primero añadiremos la media taza de harina mezclado con el curry. En el segundo añadiremos un huevo y lo batiremos hasta que espume un poco. En el tercer plato añadimos los cereales machacados. Para ello necesitaremos una bolsa hermética en la que introduciremos los cereales y un rodillo o algo para golpearlos y que se deshagan un poco.
  3. Vamos calentando el aceite a fuego alto para que se haga una costra crujiente alrededor. Primero cogemos una pieza de pollo y la pasamos por harina, después por el huevo y por último por los cereales. Así sucesivamente hasta acabar por todas las piezas de pollo.
  4. Escurrimos bien el aceite en un plato con un papel de cocina, emplatamos con nuestras salsa favoritas… y LISTO!

Resumen de la Receta

Notas y Consejos

Si quieres que los fingers estén extra crujientes, puedes pasarlo por huevo y cereales una segunda vez, pero eso aumentaría la grasa de esta elaboración.

Poner a remojar en leche las tiras de pollo es una técnica que ya empleaban nuestras abuelas y que sirve para que la carne se ablande y nos quede más tierna y jugosa tras la cocción. Si padecemos alergia a la leche, podemos sustituiría por zumo de limón. Dejando la carne en el zumo durante dos horas conseguiremos unos resultados sorprendentes.

A la hora de freír las tiras de pollo es importante que lo hagamos por tandas. Esto es así porque si añadimos mucha cantidad a la sartén de una sola vez, la temperatura del aceite descenderá mucho, lo que puede acarrear el que las piezas de pollo absorban una buena parte de éste, dando lugar a unos fingers grasientos y poco apetecibles.

Estos fingers se pueden congelar una vez que los hayáis rebozado, por lo que podemos preparar más cantidad de la que vamos a consumir en ese momento y congelar el resto para tenerla siempre a mano.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook