9 provincias para disfrutar de la gastronomía de Castilla y León

9 provincias para disfrutar de la gastronomía de Castilla y León

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! En nuestra sección de Comer y Viajar hoy queremos enseñarte el mejor turismo y la gastronomía de Castilla y León, para que en tu próxima visita a esta región sepas qué ver y qué comer, ya que la gastronomía es una de las partes más interesantes de viajar.

Castilla y León es la Comunidad Autónoma más grande de España. Está formada por nueve provincias que comparten gustos y sabores, pero también conservan su propia personalidad. Esa personalidad destaca por su enorme riqueza histórica y artística, y gastronómicamente, por la calidad de sus carnes.

Entre las 9 provincias: Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladoliz y Zamora, conservan el 60% de todo el patrimonio de España. Por ello, Castilla y León es considerada la comunidad cultural e histórica por excelencia. Además, como región, puede presumir de ser la que cuenta con más bienes culturales Patrimonios de la Humanidad del mundo, ocho.

Los 8 bienes culturales los iremos viendo en cada provincia, junto a la variedad y riqueza gastronómica que aporta cada una de ellas y los platos típicos que debes probar en tu próxima visita. Como verás, las hemos ordenado por orden alfabético. Sin embargo, antes detallaremos un poquito más cuáles son las características de la cocina castellanoleonesa y los productos que  representan la gastronomía de Castilla y León.

Gastronomía castellanoleonesa

Sopa, plato típico de la gastronomía de Castilla y León

Basada en una cocina tradicional, la gastronomía de Castilla y León cuenta con platos considerados típicos españoles y productos de alta calidad, asociados a la tierra.

La faceta más conocida de la comida de Castilla y León es la de los asados de cochinillos y corderos, así como los guisos y platos contundentes que ayudan a entrar en calor acompañados siempre de sabrosos vinos.

La comida caliente es imprescindible en tierras frías. Por eso no pueden faltar las sopas, densas y sustanciosas. Posiblemente una de las más conocidas de la gastronomía de Castilla y León sea la sopa castellana o sopa de ajo, que mejora cuando se le escalfa un huevo; también la de trucha, típica de las tierras del Órbigo de León; o la zamorana, que añade a la tradicional de ajo, tomates maduros y guindillas picantes.

Además, es una de las regiones de España en la que más cantidad y variedad de legumbres se producen: alubias blancas, pintas, rojas y negras, garbanzos castellanos y pedrosillanos o lentejas variadas, entre las que destacan las de la Armuña, protegida por la Denominación de Origen.

Al carecer de mar esta zona siempre ha tenido dificultades para acceder a pescado fresco, por ello se utilizaban alternativas como el pescado salado o el pescado de río. Las truchas de León y Zamora tienen fama de ser las mejores de España.

Los productos derivados del cerdo cobran especial importancia dentro de ela gastronomía de Castilla y León. Tradicionalmente fueron la principal fuente de proteínas de esta extensa región. De ahí la especial importancia y calidad de los embutidos y jamones de algunas de sus provincias.

También es habitual consumir carne de caza y tomarlos junto a uno de los vinos castellanoleoneses adscritos a alguna de las 10 Denominaciones de Origen.

Ávila

Desde 1985, las murallas y su casco antiguo adquirieron el reconociendo de Patrimonio de la Humanidad.

Al tratarse de una provincia con inviernos muy duros, estos requieren platos contundentes. La cocina de Ávila se basa sobre todo en las carnes procedentes de su ganado vacuno, entre la que destaca una raza autóctona, la carne avileña con I.G.P. También destaca la carne de cerdo y los productos procedentes de la matanza.

Además, son famosas algunas de las recetas de la repostería conventual, como las yemas de Santa Teresa. Y posee un pequeño sector de la Denominación de Origen Rueda en lo que a vinos se refiere, en el norte de la provincia.

Burgos

Primero fue declarado bien cultural su Catedral, en 1984 y desde 2014 también el Centro histórico. Además, es provincia de paso del Camino de Santiago, también reconocido por la UNESCO. El otro bien que también se encuentran allí es el yacimiento arqueológico de Atapuerca.

Su gastronomía se basa principalmente en la carne, las legumbres y las verduras y hortalizas extraídas de su huerta. Los platos destacan por ser fuertes y contundentes, muy apropiados para combatir los fríos inviernos propios de la zona. Un buen ejemplo de ellos es la olla podrida, un guiso cuyo ingrediente principal son las alubias rojas, que se cocinan en una olla de barro junto a varios ingredientes cárnicos.

Morcilla de Burgos, típica de ela gastronomía de Castilla y León

Además cuentan con productos que han llegado a hacerse muy famosos, como la morcilla o el queso fresco de Burgos (con D.O.). Otro de los productos más valorados de la gastronomía burgalesa es el cordero lechal, asado en horno de leña, o sus chuletillas a la brasa. Y todo ello acompañado de los vinos provenientes de la Ribera del Duero.

León

Como bien cultural, la provincia cuenta con Las Médulas, un yacimiento aurífero en el Bierzo de León. Ees algo casi único, la mina de oro a cielo abierto más grande y posiblemente más antigua.

En nuestro artículo de Comer y Viajar: León ya te contamos que su gastronomía es una de las más variadas de España, ya que la provincia destaca por sus marcados contrastes geográficos, por lo que es una de las regiones con mayor potencial agrícola y ganadero. Destaca especialmente por la presencia de embutidos, carne de cerdo y pescados de río.

Palencia

Es la provincia en la que más monumentos románicos se concentran y mejor se conservan. Pero también es tierra de campos, es decir, de cereal principalmente. Por eso cuentan con una gran variedad de dulces, y están especialmente orgullosos de sus panes propios.

El plato típico palentino por antonomasia es el lechazo. Se prepara asado o entreasado en cazuela de barro y horno de leña, condimentado sólo con manteca de cerdo, agua y sal. Mientras qeue las chuletillas de cordero es uno de los platos más exitosos de la cocina palentina, fritas o a la brasa.

En la ciudad de Palencia se puede encontrar el bar con más ginebras del mundo.

Salamanca

Aunque ya una parte de la ciudad tenía el reconcomiendo internacional, desde el 2002 atesora la protección de bien cultural todo el casco antiguo.

Jamón de Guijuelo

Mientras que su gastronomía es reconocida por su gran variedad y calidad. Sobre todo sus legumbres con Denominación de Origen, como las lentejas de la Armuña, sus carnes como lechazo asado y embutidos como el reconocido jamón de Guijuelo o el chorizo. Con el se elabora un plato especialmente reconocido en Salamanca, el hornazo.

Segovia

En 1985 Segovia alcanzó el estatus internacional para su casco antiguo y su famoso Acueducto.

La orografía de la provincia es una mezcla de meseta castellana y de zona montañosa, lo que sugiere un espacio ideal para la ganadería y agricultura. El plato por excelencia en la gastronomía segoviana es, sin duda, el cochinillo, horneado con manteca, aceite, limón, sal y un poquito de perejil. Todos los cochinillos deben pasar un riguroso control de calidad y deben de llevar la etiqueta: Marca de Garantía Cochinillo de Segovia.

También destaca el cordero lechal, la trucha de río o los judiones de La Granja, unas alubias de gran tamaño que se pueden presentar de color blanco o negro. También merece un especial reconocimiento el chorizo de cantimpalos y para finalizar, un ponche segoviano, una especie de tarta con un interior cremoso.

Soria

La gastronomía tradicional soriana se basa en una cocina de elaboración sencilla, su excelente materia prima y una identidad propia. Entre los productos más destacados se encuentran los torreznos o torrenillos, unas tiras de panceta adobada y frita de una manera especial para conseguir una corteza lo más crujiente posible. También la mantequilla, este fue el primer producto soriano distinguido con el sello de Denominación de Origen.

Trufa negra de invierno

La micología también adquiere un peso importante en esta provincia, donde merecen especial atención: el níscalo y boletus. Además, las particularidades del suelo, la altitud y el clima de Soria favorecen los terrenos para que sean expresamente adecuado para la producción y cultivo de trufas. La recolecta de la Trufa Negra de Soria se realiza desde primeros de diciembre hasta mediados de marzo.

En la provincia también se encuentran viñedos bajo la Denominación de Origen Ribera del Duero, acompañantes ideales para cualquiera de los platos o productos sorianos. Algunos de estos son las migas de pastor, la caldereta, el cordero asado o los embutidos como el chorizo o el salchichón.

La tarta costrada es el postre tradicional de la provincia de Soria, junto a las pastas de las monjas clarisas de Santo Domingo.

Valladolid

La capital de la Comunidad Autónoma destaca por sus calles cargadas de historia, museos únicos, elegantes palacios y muchos otros monumentos inundan el casco histórico. Pero, además, de todas las cocinas de Castilla y León, esta es la que más rasgos de la cocina castellana posee.​

Destacan fundamentada los asados, sobre todo el lechazo asado castellano. También destacan otras carnes como los chuletones de buey o el cochinillo asado. Los embutidos son otro de los productos más famosos, entre ellos las salchichas de Zaratán. También el chorizo, ya que con el se elabora un plato muy típico, como es la tortilla de chorizo. Y no podemos dejar de nombrar el queso Pata de Mulo.

Además, Valladolid es el primer lugar de España en conseguir la Marca de Garantía Pan de Valladolid. Y este es uno de los ingredientes indispensables para preparar la sopa castellana o sopas de ajo. Otros platos típicos de la cocina vallisoletana son las patatas a la importancia, las alubias con patuño de cerdo o la sopa de chícharos que se elabora con guisantes.

La provincia alberga cinco denominaciones de origen vitivinícolas: Cigales, Ribera del Duero, Rueda, Toro y León.

Zamora

Es una provincia que desde siempre ha estado especializada en el sector de la agroalimentación. Esto es sinónimo de calidad y distinción, de ahí que cuente con varios productos típicos reconocidos con marcas de garantía. Entre ellos se encuentra el queso zamorano, amparado por la Denominación de Origen Protegida Queso Zamorano. También la ternera de Aliste, distinguida con la Marca de Garantía Ternera de Aliste. El lechazo de Zamora, el chorizo zamorano y legumbres como los garbanzos de Fuentesaúco, la lenteja pardina de Tierra de Campos y los pimientos de Fresno-Benavente, todos ellos amparados por la Indicación Geográfica Protegida.

Con ellos y otras materias primas de calidad se elaboran platos típicos, como el arroz a la zamorana, los judiones dee Sanabria, el lechazo, el bacalao a la tranca y las sopas de ajo. De postre no puede faltar el rebojo zamorano (una especie de bizcocho) y los amarguillos (un dulce típico de Semana Santa pero que se come todo el año).

Zamora también destaca por ser tierra de vinos, de ahí que cuente con tres D.O: la Denominación de Origen Toro, la Denominación de Origen Arribes del Duero y la Denominación de Origen Tierra del Vino.

¿Has estado en las 9 provincias? Cuéntanos a través de los comentarios cuál es la que más te gusta y tus platos favoritos de la gastronomía de Castilla y León.

También puedes contarnos cuál te gustaría que fuera la próxima ciudad o región que visitemos. Si es la tuya, nos encantaría ir y saber qué lugares nos recomendarías ver y, sobre todo, cuáles son los platos más típicos que nos recomiendas probar.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube