Granizado de café

Granizado de café

Danos tu valoracion

Granizado de café

Si hace unos días os compartíamos nuestras recetas de helado de vainilla y helado de chocolate, hoy le llega el turno al granizado de café, otra elaboración que resulta ideal para el verano, con la que aliviar el calor y, de paso, tomarnos un delicioso café de una forma diferente.

Como pronto veréis en el paso a paso que os ofrecemos a continuación, la elaboración de esta receta es realmente sencilla, rápida y muy económica.

La elaboración casera de este granizado presenta la ventaja de que podemos emplear la variedad de café que sea de nuestro agrado, así como decidir si añadimos azúcar refinado, integral, o algún otro tipo de endulzante.  Además, al hacerlo en casa podéis añadir otros ingredientes para aromatizarlo a vuestro gusto, como puede ser cualquier licor, leche, canela, un poco de nata, etc.

Con la receta que os ofrecemos no tenéis que estar pendientes del momento en el que el café empieza a congelarse, nada de andar sacando y metiendo el recipiente en el congelador para romper los cristales de hielo cada cierto tiempo. Es tan sencillo como, una vez que tenemos la mezcla lista, la metemos en el congelador y nos olvidamos de ella hasta el día siguiente. Como veis, la falta de tiempo no puede ser la excusa para no hacer este rico granizado. Si tenéis café en casa, y un poco de azúcar, mañana a estas horas podéis estar disfrutando de esta refrescante elaboración. ¿Os la vais a perder…?

¡Vamos con la receta!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Café – 500 mililitros
  • Agua – 100 mililitros
  • Azúcar – 80 gramos
  • Ron – 10 gramos
  • Agar agar* – 1 gramo

*si no disponéis de agar agar, os recomendamos leer el apartado de «anotaciones y consejos» para saber cómo sustituirlo.

Elaboración de la Receta

  1. Comenzamos la receta preparando el café. Para ello hacemos uso de la cafetera que tengamos a mano. Mientras el café se hace, seguimos con el resto de pasos.
  2. En un cazo, ponemos a calentar el agua, junto con el agar agar y el azúcar. Llevamos a ebullición. Mantenemos al fuego durante 5 minutos para que el almíbar espese un poco. Durante este tiempo, removemos constantemente con una varilla.
  3. Pasados los 5 minutos, apartamos el cazo del fuego y añadimos el ron. Mezclamos.
  4. Seguidamente, vertemos en el cazo el café que hemos preparado. Mezclamos para que todos los ingredientes se distribuyan de manera uniforme.
  5. A continuación, vertemos la mezcla en una fuente o recipiente amplio. Dejamos enfriar.
  6. Una vez que el café se ha enfriado, tapamos el recipiente y lo metemos en el congelador. Dejamos reposar hasta el día siguiente o al menos las horas necesarias para que solidifique.
  7. Al día siguiente, sacamos el recipiente del congelador. Con la ayuda de un tenedor rascamos el bloque de café para ir rompiéndolo en cristales de hielo.
  8. Una vez que hemos roto en cristales todo el bloque, podemos servir de inmediato o ponerlo en un recipiente hermético y guardarlo en el congelador para tenerlo disponible en cualquier momento.

Anotaciones y Consejos

Os recomendamos que partáis de un buen café en grano y que lo moláis en el momento de prepararlo. El café molido no conserva los aromas tan bien como el café en grano, por ello, si podéis comprarlo recién molido, o molerlo en casa, obtendréis un café con un sabor superior, nada comparable a lo que podáis comprar ya procesado.

El agar agar es un gelificante de origen vegetal, se emplea en esta receta para conseguir que el granizado aguante más tiempo el emplatado. Se puede sustituir por gelatina, en ese caso usaremos una lámina de gelatina o leeremos las indicaciones del fabricante que deben venir impresas en el envoltorio para saber la cantidad exacta que debemos añadir para medio litro de agua. En cualquier caso, esta receta se puede hacer también sin necesidad de añadir gelificante.

Una vez que rompáis el bloque de café en cristales podéis mantenerlos congelados sin que pierdan la textura granulosa.

Es importante no almacenar este granizado durante muchos días, ya que en el congelador el café irá perdiendo su aroma y sabor.

Para elaborar este granizado podéis usar café descafeinado. Esto es interesante si se lo vamos a ofrecer a los más pequeños de la casa.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook