Helado de vainilla

Helado de vainilla

¿Nos votas?

Hoy os proponemos una receta de un postre que no te puedes perder, y además, sin heladera. Se trata de un rico helado de vainilla, que podéis elaborar en casa de manera sencilla. Para poder hacerlo sin máquinas debéis estar un poco pendientes durante el proceso de enfriado de la mezcla, y hacer lo que haría una heladera, esto es; remover la mezcla con regularidad para romper los cristales de agua que se van formando durante la congelación. Si no los rompemos, la textura del producto obtenido no será tan cremosa, aunque, en cualquier caso, será mucho mejor que cualquier helado que podáis comprar en un establecimiento. Si nunca habéis hecho helado en casa, os recomendamos la lectura de nuestra receta de Helado de Chocolate y nuestro artículo; cómo hacer helado casero, en el que os damos una serie de recomendaciones que pensamos que os pueden servir de gran ayuda a la hora de enfrentaos a la elaboración de vuestro primer helado.

Hacer helados en casa es realmente sencillo. Si los vais a hacer con cierta asiduidad, podéis incluso plantearos la posibilidad de comprar una pequeña heladera, ya que algunos modelos son realmente muy baratos, y tienen la suficiente capacidad como para hacer helado para varias personas. Si no os van las máquinas, o si vais a hacer helado de manera puntual, en el vídeo de esta receta queda demostrado que también es posible hacerlo a mano.

En próximas entradas os mostraremos cómo hacer helado de otros sabores, e incluso os compartiremos también recetas para que podáis hacerlos sin necesidad de añadir huevos o leche. Hacer helados con ingredientes 100% vegetales también es posible, por lo que aquellas personas que sufren de intolerancias a la proteína animal, la lactosa o los huevos no tienen que privarse de poder comer un refrescante y rico helado.

Vídeo del Helado de vainilla

Ingredientes del Helado de vainilla Para 4 personas

  • Leche – 300 gramos
  • Nata para montar – 300 gramos
  • Yemas de huevo – 4 unidades
  • Azúcar – 125 gramos
  • Vaina de vainilla – 1 unidad
  • Galletas oreo – opcional

Cómo hacer la receta de Helado de vainilla

  1. Comenzamos la receta preparando la infusión de leche, para ello, cogemos la vaina de vainilla y la cortamos por la mitad longitudinalmente. Con la punta del cuchillo rascamos las semillas que hay en su interior.
  2. En un cazo ponemos la leche, la vainilla y las semillas. Calentamos hasta que la leche comience a hervir, en ese momento, retiramos del fuego y dejamos reposar durante 5 minutos.
  3. Tras el reposo, pasamos la leche a través de un colador para retirar las semillas de vainilla y para que se atempere en menos tiempo. Reservamos.
  4. A continuación, cascamos los huevos y separamos las claras de las yemas. Las claras las podemos usar para preparar una rica tortilla libre de grasa y colesterol o para elaborar unos deliciosos merengues de canela y chocolate. Las yemas las echamos en un cuenco.
  5. Añadimos el azúcar al cuenco donde tenemos las yemas. Con la ayuda del accesorio de varillas de la batidora eléctrica, batimos ambos ingredientes hasta obtener una mezcla ligera.
  6. Cuando la leche se haya atemperado un poco, la vertemos en el cuenco en un fino hilo, al tiempo que continuamos batiendo para que se integre a las yemas y el azúcar.
  7. Ponemos la mezcla en un cazo y calentamos suavemente sin dejar de remover. Mantenemos al fuego durante 10 minutos para que espese un poco. Debemos vigilar que la temperatura no supere los  85ºC, ya que si eso sucediese la yema de huevo cuajaría y la preparación podría cortarse. Una vez que esté lista, volvemos a pasarla al cuenco.
  8. Ahora ha llegado el momento de montar la nata, para ello, la ponemos en un cuenco y comenzamos a batir con el accesorio de varillas de la batidora eléctrica.
  9. Una vez que la nata esté montada, la incorporamos al cuenco. Mezclamos con un batidor de mano. Completado este paso, dejamos que la mezcla se enfríe.
  10. Cuando se haya enfriado, tapamos el cuenco con un plástico y lo metemos en el congelador. Cada 45 minutos debemos sacar el cuenco del congelador y batir la mezcla enérgicamente para ir rompiendo los cristales de agua que se forman y, al mismo tiempo, incorporar aire, de este modo obtendremos un helado más cremoso.
  11. Pasadas 3 ó 4 horas ya podemos dejar de batir A partir de ese momento, dejamos el cuenco en el congelador hasta que el helado solidifique.

Anotaciones y Consejos

Hemos incluído galletas Oreo como ingrediente opcional por dos motivos. En primer, lugar porque nos ha parecido una buena idea usarlas como acompañamiento a la hora de servir nuestro plato. En segundo lugar, porque podemos elaborar de manera sencilla un helado de vainilla con trozos de Oreo. Para hacerlo es tan sencillo como seguir todos los pasos de esta receta, e incorporar al helado los trozos de galleta cuando lleva unas 3 horas en el congelador. También se pueden incluir cookies con pepitas de chocolate.

Para obtener un buen resultado a la hora de montar la nata, debemos meterla en el congelador, junto con el cuenco y las varillas, unos 45 minutos antes de comenzar a montarla.

Esta receta está explicada para hacer helado sin heladera, pero, obviamente, si disponéis de una no dudéis utilizarla.

A la hora de servir nuestro helado, podemos sacarlo del congelador unos minutos antes para que esté un poco cremoso.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook