El lado oscuro de los complementos alimenticios

El lado oscuro de los complementos alimenticios

Danos tu valoracion

A pesar de que es posible alimentarse correctamente siguiendo algunas recomendaciones que cuidan nuestro corazón, numerosos personas hacen uso de diversos suplementos dietéticos. Sin embargo, estos suplementos están en el punto de mira de numerosos informes científicos en los que se advierte de los posibles efectos negativos que su consumo puede tener para el organismo. Además, recientes análisis, de algunos de los principales complementos dietéticos, han desvelado que en muchos de ellos se han usado ingredientes que no aparecen en la información nutricional que los acompaña. Hoy, en Cocina Casera, queremos dar cabida a esta noticia, y compartir, a a través de este artículo, los datos que entidades de referencia han publicado sobre los ingredientes no declarados de los alimentos alimenticios.

En junio del 2014, la entidad estadounidense NCCAM (National Center for Complementary and Alternative (NCCAM) publicó un informe en el que advierte que los productos dietéticos están compuestos por una gran variedad de sustancias, desde vitaminas y minerales , hasta numerosas plantas o productos a base de ellas. Esta entidad hizo hincapié en que el término “natural” no siempre es sinónimo de seguridad. Y que otros términos usados en la publicidad, o etiquetado de estos productos, como “verificado” o “certificado”, no son sinónimo de calidad, puesto que estos productos pueden estar contaminados con herbicidas, pesticidas o metales pesados, sin que se haga indicación de ello.

El mayor problema, según las declaraciones del NCCAM, se presenta cuando el producto está además adulterado con medicamentos, que no han sido declarados como parte de la composición del mismo. Estas prácticas no son nuevas, y, por desgracia, son bastante frecuentes.

En España también se han encontrado suplementos con sustancias no declaradas. Este mismo año, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AMPS) ha retirado del mercado diversos complementos dietéticos que se publicitaban como complementos con efectos sobre la líbido, en cuya composición se han encontrado medicamentos que no aparecen en el listado de componentes de esos productos. Uno de los componentes más usados, no declarados, es el sildenafilo, fármaco estrella en el tratamiento de la disfunción eréctil, que se suele vender con el nombre comercial de Viagra y Revatio, entre otros nombres. La AMPS argumenta que en modo alguno es posible que esta sustancia aparezca en un complemento alimenticio, puesto que la facultad de recomendar su uso recae exclusivamente en los profesionales médicos del sistema sanitario.

Entre los complementos retirados por la AMPS hay uno denominado “Lipo 6 Black”, que se comercializaba como un potente quemador de grasas. Entre sus componentes se halló yohimbina, sin que esta sustancia apareciese en el etiquetado del producto. Se cree que la yohimbina podría promover la movilización de grasas, aunque no hay suficientes datos que avalen esta hipótesis. Lo que sí se ha comprobado es que produce una larga lista de problemas asociados a su consumo (migrañas, taquicardia, diarrea…), por lo que su uso como medicamento está prohibido en España.

Otras entidades han mostrado su preocupación por esta situación de falta de información en el etiquetado de los complementos dietéticos. La Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria (ACSA), hizo un comunicado, en septiembre de este año, para informar de la presencia de fármacos en diversos complementos, advirtiendo de que esto supone un grave riesgo para la salud, ya que, mientras que los medicamentos pasan por numerosos controles antes de ser comercializados, los complementos no son sometidos a ensayos clínicos que demuestren su seguridad.

Por todo ello, diversas autoridades de reconocido prestigio, entre las que destaca Edzard Ernst, investigador de renombre en terapias alternativas, coinciden en que la mayoría de complementos alimenticios son una pérdida de dinero, y, lo que es peor, una pérdida de salud.Imagen:flic.kr/p/c9qGoy Fuente:consumer

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook