Las Calorías en las Patatas según tipo de Cocción

Las Calorías en las Patatas según tipo de Cocción

¿Nos votas?

La patata es uno de los ingredientes más usados en las cocinas de medio mundo. Cultivada en climas templados, es un tubérculo que tenemos disponible durante todo el año gracias a su buena conservación. En Cocina Casera la hemos usado para elaborar numerosos platos, como, por ejemplo, unas ricas patatas rellenas. Desde el punto de vista nutricional su consumo nos aporta gran cantidad de importantes sustancias. Sin embargo, desde hace algunos años se las está demonizando porque algunas fuentes las clasifican como un alimento con una alta carga calórica.

Hoy nos disponemos a aclarar este aspecto, aportando interesantes datos que ponen de manifiesto la estrecha relación que existe entre las calorías de las patatas y el tipo de cocción al que han sido sometidas.

Las Calorías en las Patatas según tipo de Cocción

A pesar de que las patatas solo presentan 80 kcal por cada 100 gramos de producto, ese valor puede dispararse dependiendo del tipo de cocción al que se las someta. Esto se debe a que las patatas tienen la capacidad de absorber mucho aceite durante la cocción. A continuación, te mostramos una comparativa entre el tipo de cocción y las calorías del producto resultante.

Vapor

100 gramos de patatas cocinadas al vapor nos aportan 70 kcal. Además, la cocción al vapor presenta otras muchas ventajas, ya que con ella podemos disfrutar de gran parte de los nutrientes presentes en los alimentos.

Hervida

Por cada 100 gramos de patatas hervidas obtenemos 80 Kcal. Si las cocemos con la piel, podemos disfrutar de gran parte de sus vitaminas y minerales, y de una textura más melosa. Sin embargo, si retiramos la piel antes de la cocinarlas una buena parte de los nutrientes pasará al agua de cocción, Además, nos quedará una textura más seca.

Asada al horno

La cocción al horno aumenta el valor energético de este alimento. Por cada 100 gramos de patatas asadas obtenemos 101 Kcal. Este aumento se suele deber al uso de aceite, u otro de grasas, que se suelen añadir para obtener una patata con una textura sabrosa.

Salteada

Como en el caso anterior, la aplicación de esta método de cocción aumenta el valor energético de este alimento hasta situarlo en 134 Kcal por cada 100 gramos. De nuevo el aceite es el responsable de este aumento. Por ello, si os decidís por el salteado, os recomendamos que uséis la grasa justa y necesaria.

Fritas

Las patatas fritas presentan valores energéticos cuatro veces superiores al de las patatas cocinadas al vapor. En este caso, 100 gramos contienen 290 Kcal. Este aumento se debe a la gran cantidad de aceite que absorben las patatas durante la fritura. Además de estar sumergidas en aceite durante minutos, el tipo de corte aumenta la superficie de absorción.

Frita de bolsa

En el caso de las patatas fritas de bolsa los valores se disparan de manera alarmante, hasta el punto de que 100 gramos de producto pueden llegar a alcanzar valores de 538 Kcal. Como en el caso anterior, el tipo de corte, y el hecho de que estén sumergidas completamente en aceite durante la fritura, son determinantes para elevar sobremanera su valor calórico.

En las versiones fritas no solo aumentan las calorías, si no que se produce también un incremento de las grasas saturadas, nada saludables para el organismo.

Valor nutritivo

Las patatas destacan por su gran valor nutricional. Entre las sustancias que las componen tenemos:

  • Agua. Presente hasta en un 75%.
  • Hidratos de carbono complejos. Los encontramos en forma de almidón.
  • Proteínas. Tan solo presenta un 2,5%. Estas proteínas se encuentran justo debajo de la piel, por lo que, si queremos aprovecharlas, es mejor cocinar y comer las patatas enteras, sin pelar.
  • Fibra. Presente en forma de celulosa.
  • Grasas. 0,1 gramos por casa 100 gramos de patata.
  • Minerales. A destacar magnesio, hierro y potasio.
  • Vitaminas. Las patatas son una magnífica fuente de vitamina C.

Como conclusión cabe decir que las patatas se pueden consumir con frecuencia, pero cuidando mucho el tipo de cocción y la cantidad consumida. No tiene sentido eliminar las patatas de la dieta, ya que es un alimento con un bajo aporte calórico, altamente saciante y de fácil digestión.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook