Mousse de limón

Mousse de limón

¿Nos votas?

Receta para hacer mousse de limón

Una espuma o mousse es una elaboración culinaria originaria de Francia que se puede preparar a base de nata montada (crema de leche), o clara de huevo batida a punto de nieve, lo que otorga a la preparación una consistencia muy esponjosa. Las más consumidas son las mousse de chocolate y de frutas como la fresa. También podemos elaborar espumas saladas, de entre las que destacan las de pescados, mariscos u hortalizas.

En esta receta hemos preparado una mousse de limón partiendo de nata con un contenido en materia grasa del 35%. Pero, si lo preferís, también podéis elaborar un mousse con huevos, para ello, se montan primero las claras a punto de nieve con una pizca de sal, por otro lado, se prepara una crema mezclando las yemas con el azúcar o la sal (dependiendo del tipo de preparación). A continuación, se tritura el ingrediente principal y se incorpora a esta crema. Por último, se mezcla con mucho cuidado la nata montada, o las claras, con la crema, y se deja reposar la mezcla durante varias horas antes de servir.

Si queréis dar un aspecto más consistente a vuestra espuma, podéis hacer uso de agar agar, o de gelatina, para obtener un aspecto gelificado.

Si preparáis la mousse con huevo, debéis mantenerla refrigerada y consumirla en un corto espacio de tiempo para evitar posibles intoxicaciones alimentarias.

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Nata 35% materia grasa – 500 mililitros
  • Yogur de limón – 400 gramos
  • Limón – 1 unidad
  • Azúcar glas – 50 gramos

Elaboración de la Receta

  1. En primer lugar, rallamos la corteza de un limón. Si queremos que el sabor sea menos intenso podemos añadir menos cantidad de ralladura.
  2. Ponemos el yogur en un cuenco. Cortamos el limón por la mitad y lo exprimimos. Añadimos el jugo de limón al cuenco con el yogur. Echamos también la ralladura del limón. Mezclamos bien y reservamos.
  3. A continuación, vamos a montar la nata. Ponemos ésta en un cuenco y comenzamos a batir, a baja velocidad, con el accesorio de varillas de la batidora de mano. A medida que la nata empiece a aumentar de volumen aumentamos la potencia de batido. Cuando comience a estar montada, añadimos poco a poco el azúcar glas hasta incorporarlo por completo.
  4. Una vez que tenemos la nata montada, la mezclamos con el contenido del cuenco donde pusimos el yogur de limón. Con la ayuda de la varilla, continuamos batiendo a velocidad media hasta que todos los ingredientes se incorporen dando lugar a una crema de textura uniforme.
  5. Por último, ponemos la mousse en cuencos individuales y metemos éstos a la nevera donde dejamos que se enfríen hasta el día siguiente.
  6. Al día siguiente, sacamos la mousse de la nevera justo en el momento de llevar a la mesa, así disfrutaremos de un refrescante postre.

Anotaciones y Consejos

Aunque ya os hablamos de cómo montar nata o crema de leche, os recuerdo que para tener éxito es necesario que uséis nata que contenga entre el 30 y 40% de materia grasa. Además, es importante que ésta esté bien fría antes de comenzar a montarla, para ello podemos meterla en el congelador media hora antes. Del mismo modo, ponemos también a enfriar las varillas y el cuenco de cristal.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook