Muffins de gambas

Muffins de gambas

Danos tu valoracion

Muffins de gambas

Los muffins son unos pequeños pasteles salados que se pueden hacer con todo tipo de ingredientes. Aunque los más conocidos son los elaborados con ingredientes dulces, como nuestros ricos muffins de arándanos y chocolate blanco, se pueden preparar también con ingredientes salados, como en el caso de la receta que os proponemos hoy, en la que hemos usado gambas como ingrediente destacado, dando como resultado un pequeño pastel que resulta ideal para servir como aperitivo o como acompañante de una ensalada u otro plato liviano.

Lo que más me gusta de esta preparación es su sencillez, ya que apenas hay que mezclar unos cuantos ingredientes y, tras repartir la masa resultante en moldes individuales, llevarlos al horno. En poco más de media hora los podéis tener listos.

Otro de los aspectos que me gusta de los muffins es, como ya hemos apuntado, que se pueden elaborar con todo tipo de ingredientes. Podéis añadir carnes, pescados, todo tipo de verduras, algas, quesos, y un largo etcétera. El único requisito es cortarlos en trozos pequeños para que queden distribuidos de manera homogénea por la masa.

¿Queréis saber cómo preparar unos ricos muffins de gambas?

¡No perdáis detalle del paso a paso!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 6 unidades]:

  • Harina de trigo – 200 gramos
  • Huevo – 1 unidad
  • Gambas – 100 gramos
  • Leche – 200 mililitros
  • Sal – al gusto
  • Pimienta negra – al gusto
  • Aceite de oliva – 50 mililitros
  • Levadura química – 2 cucharadas grandes
  • Bicarbonato – 1/2 cucharada pequeña

Elaboración de la Receta

  1. En primer lugar, quitamos la cabeza a las gambas y las pelamos.
  2. Ponemos la leche a calentar en un cazo.
  3. Cuando la leche rompa a hervir añadimos los cuerpos de las gambas y cocinamos durante 2 minutos.
  4. Mientras tanto, ponemos abundante agua helada en un cuenco. Cuando pase el tiempo de cocción, ponemos los cuerpos de las gambas en el agua helada para detener la cocción y que la carne quede tersa y jugosa.
  5. Echamos en el cazo, junto con la leche que ya tenemos, las cabezas y pieles de las gambas. Llevamos de nuevo a ebullición y cocinamos durante 5 minutos. Durante la cocción retiramos la espuma que se forme en la superficie.
  6. Pasados los 5 minutos, hacemos pasar la leche a través de un colador para retirar los restos de las gambas. Reservamos la leche.
  7. En un cuenco, mezclamos la harina con la pimienta, la levadura química y el bicarbonato. Reservamos.
  8. Ponemos el horno a calentar a 180ºC.
  9. Retiramos del agua los cuerpos de las gambas y los secamos con papel absorbente. Seguidamente, los cortamos en trozos y las ponemos en un cuenco. Reservamos.
  10. Añadimos sal al cuenco donde tenemos la leche. Cascamos el huevo e incorporamos su contenido al cuenco. Batimos con un batidor de mano.
  11. A continuación, incorporamos el aceite y volvemos a batir.
  12. Tamizamos la harina directamente en el cuenco donde tenemos las gambas troceadas. Mezclamos con una cuchara.
  13. Vertemos los ingredientes líquidos en el cuenco donde tenemos la harina y los trozos de gamba. Mezclamos con el batidor hasta que la harina quede perfectamente hidratada.
  14. Ahora ha llegado el momento de repartir la mezcla en los moldes. Si lo deseamos, podemos poner cápsulas de papel de las que se usan para las magdalenas. A mí me gusta más recortar unos trozos de papel vegetal para que hagan las veces de cápsula. Una vez que hemos puesto el papel, rellenamos los huecos del molde casi por completo, dejaremos un poco sin rellenar porque la masa crecerá durante el horneado.
  15. Llevamos el molde al horno. Horneamos, a 180ºC, durante 20 minutos o hasta que la masa adquiera un tono dorado.
  16. Retiramos del horno y, con la ayuda de un palillo, comprobamos el punto de cocción de nuestros muffins. Pinchamos el palillo en la masa y nos aseguramos de que tras retirarlo no se observan restos.
  17. Una vez que estén listos, los dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.
  18. Cuando se hayan atemperado, procedemos a servirlos.

Anotaciones y Consejos

Podemos enriquecer la masa con todo tipo de ingredientes, así como con numerosas hierbas y especias. Recordad que los límites en la cocina solo los pone nuestra imaginación.

Para hornear los muffins hemos usado un molde metálico que resulta ideal para magdalenas y cupcakes,  si no disponéis de uno, podéis usar moldes individuales o, incluso, hornear toda la masa dentro de un molde más grande.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook