Acrilamida, posible cancerígeno en las patata fritas

Acrilamida, posible cancerígeno en las patata fritas

Danos tu valoracion

Acrilamida, posible cancerígeno en las patata fritas

Quienes consuman mucho patatas fritas, seguro que les interesa leer este artículo. Según ha informado la Organización Mundial de la Salud, se ha encontrado que la Acrilamida podría ser un posible cancerígeno en humanos. Si bien, hace unos días comentábamos que hacer las comidas en barbacoa podría tener relación con el cáncer, en esta ocasión es algo parecido.

Esta sustancia se encuentra dentro de los límites establecidos por la Unión Europea, pero hay ciertos alimentos que contienen más de la cuenta, y estos concretamente son las patatas fritas.

Primero de todo vamos a explicar que esta sustancia llamada Acrilamida. Pues bien, se trata de una sustancia que se forma en alimentos cuando son cocinados a temperaturas elevadas. Esta es el resultado de una reacción química entre los azúcares y los aminoácidos. Así pues tal como indica la OCU, para que un alimento tenga esta sustancia deberá “contener azúcares reductores, como la fructosa o la glucosa, y un aminoácido, en concreto la asparagina”

Su aparición esta ligada sobretodo a las patatas fritas, tanto si las freímos en casa como si son chips. Además también puede aparecer en productos tostados, ya sean galletas o tostadas. En estos casos los niveles están más controlados, pero aún así, hay que llevar cuidado.

Por ahora no es necesario no comprar algunos alimentos por el miedo a esta sustancia. La OMS tan solo ha querido hacer un aviso para que seamos conscientes de que hay alimentos que conllevan una sustancia que podría ser cancerígena en humanos. Si bien es cierto, aunque no hay que preocuparse en exceso, deberíamos llevar cuidado con lo que comemos y las cantidades.

Aunque todo lo que compremos está dentro de los limites, tal como hemos dicho anteriormente. Existe un alimento que ya hemos nombrado, el cual supera estos niveles. Se trata de las patatas fritas caseras. Esto se debe a que muchas personas no saben freír correctamente, con lo cual, la acrilamida se puede encontrar en grandes cantidades en estos alimentos caseros.

Para evitar que aparezca, solo hace falta freír correctamente y para ello, para empezar hay que guardar las patatas en un lugar seco, oscuro y fresco, que no sea la nevera. Es importante controlar la temperatura del aceite y por supuesto, evitar que se tuesten.
De todas formas, la mejor opción, es intentar evitar las comidas fritas. En este caso se pueden comer patatas hervidas o asadas, por ejemplo, tal como advierte la OCU. Credtis-Fuente: cocinatis Flickr/Alpha

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook