Pollo al horno con patatas

Pollo al horno con patatas

¿Nos votas?

Ya estamos aquí un día más con otra receta de pollo, que se suma al amplio repertorio de platos cocinados usando alguna parte del pollo como ingrediente principal. En recetas anteriores os hemos mostrado como preparar unas deliciosas alitas de pollo al horno con salsa barbacoa, o unos muslos de pollo al horno con guarnición de verduras y patatas. En esta ocasión, vamos a preparar un pollo al horno con patatas.

Aunque en principio esta receta no entraña dificultad alguna, para obtener un magnífico resultado hay una serie recomendaciones que conviene tener en cuenta. Una de ellas es que, para que el pollo mantenga una bonita forma durante el horneado, es recomendable atar la pieza. En el vídeo de la receta podéis ver como lo hago. Para este atado hay que usar hilo de cocina. Otra de los puntos clave que hará que nuestro pollo adquiera un color y tostado estupendos es regar la pieza varias veces a lo largo de todo el horneado, para ello usaremos el líquido que hemos añadido a la fuente así como los jugos del ave que se van liberando a medida que avanza el horneado. En nuestro artículo, «truco: cómo hacer el asado perfecto«, os damos más consejos para tener éxito en esta receta, no os lo perdáis, porque son realmente muy interesantes.

Lo bueno de esta receta, además de su sencillez, es que se prepara en muy poco tiempo. Una vez que tenemos el pollo en el horno, podemos dedicamos a otras cosas mientras éste va cogiendo color lentamente.

Un consejo: ya que os ponéis a hacer esta receta, comprar un pollo más grande de lo que necesitéis, y poder así usar parte de las sobras para preparar otros ricos platos como unas croquetas, un delicioso paté de pollo y pistachos, y otras muchas recetas que podéis encontrar pinchando en este enlace; recetas con pollo.

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Pollo – 1 unidad
  • Patatas – 500 gramos
  • Cebolla – 2 unidades pequeñas
  • Ajo – 1 cabeza
  • Zanahoria – 2-3 unidades
  • Aceite de oliva – 4 cucharadas grandes
  • Vino blanco – 200 ml
  • Sal – al gusto
  • Pimienta negra – al gusto
  • Orégano – 2 ramitas
  • Romero – 2 ramitas

Pasos de Pollo al horno con patatas

  1. Comenzamos atando el pollo para que durante el horneado éste mantenga una forma atractiva. Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, os invito a que miréis el vídeo para ver cómo llevo a cabo el atado.
  2. A continuación, pelamos las zanahorias y las cortamos en trozos gruesos. Para esta receta he usado 3 zanahorias de tamaño reducido, pero sentíos libres de poner la cantidad que os apetezca.
  3. Pelamos también las patatas. Dependiendo del tamaño que tengan, igual debéis cortarlas por la mitad o en varios trozos. Yo he usado unas patatas de guarnición, por lo que las pongo enteras en la fuente.
  4. Pelamos las cebollas y las cortamos en 4 trozos. Tened en cuenta que, como en el caso de la zanahoria, he usado cebollas de tamaño pequeño, si usáis cebollas grandes, podéis usar solo una unidad.
  5. Cogemos la cabeza de ajos y cortamos un trozo de la parte donde estaba el tallo de la planta, es decir, del extremo contrario a la zona de las raíces.
  6. Ponemos el horno a calentar a 200ºC.
  7. Ponemos un poco de aceite en una fuente grande para horno. Colocamos el pollo entero en el centro de la misma. Repartimos las hierbas aromáticas. Es importante poner las hierbas en el fondo, para que queden sujetas por las verduras que añadimos a continuación, y, de este modo, queden sumergidas en el vino que añadiremos posteriormente. Una vez que hayamos puesto las verduras, espolvoreamos con un poco de pimienta negra molida y sal.
  8. Echamos un poco de aceite por encima del pollo y, con la ayuda de una brocha de cocina, pincelamos la piel con el aceite.
  9. Por último, regamos las verduras con el vino blanco.
  10. Llevamos la fuente al horno y horneamos, a 200ºC, durante 90 minutos o hasta que el pollo esté cocido.
  11. Durante el proceso de horneado, debemos sacar la fuente del horno cada 15 minutos para regar el pollo con el vino blanco y los jugos que se van acumulando en el fondo de la fuente. Del mismo modo, a mitad del horneado, giramos la fuente para que el dorado de la pieza sea uniforme, ya que, la mayoría de hornos, calientan más en la zona más alejada de la puerta. Si vuestro horno dispone de la función de ventilador, podéis hacer uso de ella durante los últimos minutos del horneado para intensificar el tostado de la piel.
  12. Una vez que el pollo está bien dorado, sacamos del horno y servimos de inmediato.

Anotaciones y Consejos

El tiempo de horneado es orientativo, pero éste puede variar notablemente dependiendo del tipo de horno que tengáis así como del tamaño de la pieza horneada.

En cuanto a la temperatura interna que debe alcanzar el pollo, hay muchas teorías, aunque algunas de ellas coinciden en que la temperatura ideal que deben alcanzar las pechugas es de 65ºC, así que, si disponéis de un termómetro con sonda, usadlo y sacad vuestras propias conclusiones.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook