Cómo Quitar y Controlar la Ansiedad por la Comida

Cómo Quitar y Controlar la Ansiedad por la Comida

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! ¿Alguna vez has sentido ansiedad por comer a lo largo del día? Por ejemplo, estás en casa y tienes muchas cosas que hacer y recurres a la comida para calmar ese estrés. O te sientes que de repente tienes muchísimas ganas de comer, pero realmente no tienes hambres. O llegas con tanta hambre o ansiedad a la comida que devoras e incluso repites, etc. Si te pasa o te ha pasado alguna vez, sigue atento a este post, porque te contaremos Cómo Quitar la Ansiedad por la Comida.

 

Como la ansiedad a la hora de comer no es muy buena amiga de llevar una vida saludable, os vamos a dar unos pequeños consejos para luchar contra ella.

¡Ah! ¿Leíste el artículo de la semana pasada? Te contamos sobre La importancia de la Fibra para una Alimentación Saludable.

El primero y el más típico: come 5 veces al día

Para los especialistas, las 5 comidas al día son sagradas. Tú eliges cuándo y qué, pero es importante que sean 5 (más o menos) y estén compensadas. Por ejemplo, el desayuno lo puedes dividir en dos: uno más completo a primera hora y algo más ligero a media mañana. Que de esta forma, llegarás con menos ansiedad y apetito a la hora de la comida y podrás comer algo menos.

La hora de la comida también es importante, sobre todo es imprescindible que sea completa y equilibrada. Siguiendo más o menos los porcentajes de nutrientes necesarios conseguirás un almuerzo óptimo. Para merendar, es buena idea algo de fruta o yogur y para cenar algo súper ligerito.

Lee aquí Picar entre horas: para saber qué comer y cómo hacerlo.

Segundo consejo: lo ideal es tener unos horarios regulares

Este consejo va más orientado a la sensación de hambre que al control de las comidas. Si estableces unos horarios regulares, tu cuerpo los va a ir asimilando poco a poco hasta que se acostumbre. Si comes a las 2, llegará un momento en el que tu cuerpo te empezará a pedir comida a esa hora.

Tercer consejo: no intentes compensar el ejercicio físico con más comida

Aunque hagas ejercicio físico y creas que eso te da mayor margen de ingestión, no te confíes. Tampoco dejes de comer. Sigue comiendo como de costumbre y cuando sientas hambre, escoge los alimentos que te sacien más, pero que sean más saludables y con menos calorías.

Consejo número cuatro: deja las palomitas durante las pelis

Sobre todo con las películas de tensión, tendemos a tener algo en las manos y que llevarnos a la boca. Las palomitas son un vicio y en cuanto comas una, no podrás parar. Por ello, si puedes elegir otro tentempié para consumir durante esas escenas de acción, mejor. Y, por supuesto, siempre con agua. Bebidas refrescantes y gaseosas fuera.

Quinto consejo: come despacio

Es importante que te tomes tu tiempo y mastiques bien y muchas veces la comida. Cuanto más despacio comes, menos alimento ingieres hasta que te sientes saciado. En cambio, si comes de prisa, el tiempo en el que te sacias es el mismo, pero habiendo ingerido más calorías.

Sexto consejo: come sentado y con todo preparado

Antes de comer nada, asegúrate de que tienes todo preparado, listo y en la mesa. Nada de comer de pie, porque solo conseguirás perjudicar el proceso de saciarte.

Séptimo consejo: al hacer la compra, no compres snacks ni alimentos insanos

Cuantos menos alimentos tentadores tengas en la despensa, menos probabilidades tendrás de consumirlos cuando te entre la ansiedad y el hambre. Así que, procura tener clara tu lista de compra y, si quieres más consejos, puedes leer nuestro artículo sobre Cómo hacer la compra.

Lee aquí La importancia de hacer bien la compra.

Consejo número ocho: No te permitas aburrirte

El aburrimiento es una de las causas por las que acabas yendo a la nevera o la despensa en busca de algo rápido. Recurre a tus hobbies favoritos, lee un libro, mira una peli o sal a pasear. Cualquier cosa vale para evitar el aburrimiento, y si lo que hagas es útil para sentirte más realizado, mucho mejor.

Consejo número nueve: Cuando sientas hambre deja que pasen 10 minutos y distráete

Si notas que empiezas a tener hambre y te rugen las tripas, antes de pegarte la comilona, espera 10 minutos por si se te pasa. Mientras esperas, intenta distraerte haciendo otra cosa en la que dejes de pensar en la comida.

A veces, confudimos el aburrimiento o la ansiedad misma con el hambre y no necesitamos comer. Si, en cambio, sigues teniendo hambre, entonces quizás es el momento de que prepares algo saludable a conciencia y calmes ese apetito.

Consejo número diez: Duerme bien

Dormir siempre es bueno para la salud o más bien no dormir es súper perjudicial. Por ello, tienes que coger unas buenas horas de sueño y descansar bien, sin ruidos ni nada que te interrumpa.

Y el último consejo, no por ello menos importante: Bebe mucha agua

El agua es importante, es lo más importante. Cuando tengas hambre, antes de desayunar, antes de comer, antes de cenar, en la merienda y a cualquier hora: bebe agua. Más o menos la cantidad recomendada al día es de 1,5 litros a 2 litros. Mientras te aproximes a esas medidas, puedes beberla cuanto y cuando quieras. Además, te sacia bastante y si, por ejemplo, la tomas antes de comer, te ayudará a tener menos ansiedad y comer menos cantidad.

¿Te ha gustado este tipo de contenido? Si estás satisfecho y quieres más vídeos como este, danos like y cuéntanos si tienes algún tema en concreto del que quieras que hablemos y lo haremos. No olvides suscribirte al canal para no perderte ningún vídeo y pulsar la campanita si quieres que Youtube te avise cada vez que subamos uno nuevo.

¡Y no te pierdas el próximo artículo! Se trata de Recetas que comienzan por H. ¡Hasta pronto Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook