Tarta de chocolate blanco con fresas

Tarta de chocolate blanco con fresas

¿Nos votas?

55 m
Calorias: 460
Fácil
6 personas

¡Hola Cocinacas! Si estás buscando cómo preparar una tarta dulce pero que a la vez incorpore fruta, la has encontrado. Nuestra tarta de chocolate blanco con fresas es un acierto seguro y sabemos que gustará tanto a los adultos, como a los niños.

En nuestras recetas de postres encontrarás muchas otras ideas para cocinar con fruta, como los chips de plátano al horno o la tarta de frambuesas, una de nuestras favoritas.

En la receta que te vamos a enseñar hoy utilizaremos fresas, ya que es fruta de temporada en abril. Eso quiere decir que están en su mejor momento para consumirlas y para comprarlas. Las encontrarás más baratas que el resto del año porque son productos de proximidad, lo que favorece la gastronomía local.

¿Y qué mejor forma de combinar las fresas con algo dulce, como el chocolate? En realidad, este es nuestro ingrediente protagonista. Cualquier tarta elaborada con chocolate, del tipo que sea, acaba conquistando el paladar de todo aquel que sea goloso. Además, no es muy habitual que se elaboren solo con chocolate blanco, por lo que el sabor será mucho más intenso.

Sabemos que te va a encantar pero también debemos advertirte sobre su gran aporte calórico, por lo que intenta compartirla y comerla con moderación. Además, este tipo de tartas saben mejor con buena compañía, ya que es un momento especialmente delicioso para todos.

Ponte el mandil porque comenzamos con la receta.

Ingredientes para 6 personas

Para la base de la tarta

  • Galletas - 200 gr.
  • Mantequilla - 100 gr.

Para el relleno de la tarta

  • Chocolate blanco - 400 gr.
  • Cuajada - 1 sobre
  • Nata - 500 ml.
  • Leche - 1 vaso
  • Queso de untar - 200 gr.
  • Azúcar blanca - 1 cucharada
  • Fresas - 400 gr.

Cómo hacer la receta de Tarta de chocolate blanco con fresas

  1. Para preparar la base de la tarta, primero trituramos los 200 gramos de galletas (el tipo de galleta es al gusto, nosotros hemos elegido María), las echamos en un bol hondo y mezclamos con los 100 gramos de mantequilla derretida hasta que la masa este homogénea. Entonces lo volcamos en el molde de la tarta y aplastamos con una cuchara o con los dedos para que queden bien aplastadas como base.
  2. A continuación vamos a preparar el relleno de la tarta. Primero mezclamos la nata y la cuajada y reservamos. Después echamos en una cazuela el vaso leche y el azúcar y lo calentamos a fuego medio. Ahora añadimos el queso y la mezcla de la nata y la cuajada. Lo dejamos a fuego lento hasta hervir, moviendo continuamente con las varillas para que no se pegue y cuando ya se esté cociendo lo retiramos del fuego.
  3. A la mezcla que ya tenemos, le añadimos el chocolate blanco (previamente fundido al baño maría) y seguimos removiendo hasta que esté todo bien mezclado. Antes de que se enfríe lo volcamos sobre la base de galletas y mantequilla.
  4. Finalmente, cortaremos las fresas naturales por la mitad y las iremos colocando en la parte superior de la tarta como decoración. La tarta necesitará al menos cuatro horas de enfriamiento en el frigorífico. Pasado este tiempo el relleno habrá cuajado y podremos desmoldarlo.

Notas y Consejos

Para triturar las galletas de la base, podemos hacerlo con una picadora o manualmente. Un truco es meterlas en una bolsa de congelación y aplastarlas con un rodillo para amasar.

El chocolate blanco lo compramos en forma de tableta y es necesario fundirlo previamente para poder incorporarlo en la mezcla láctica que se lleva a cabo en el paso 2. Para ello emplearemos el método del baño maría, troceando el chocolate en un bol apto para calentar, el cual emplazaremos sobre un cazo con agua hirviendo y será el propio vapor el que vaya derritiéndolo.

También recomendamos que al echar la mezcla del relleno de la tarta sobre la base de galletas, se ponga una cuchara sobre la que ir vertiendo el contenido. Con esto evitaremos que la galleta pueda deshacerse y esparcirse.

Otro tipo de decoración que se podría llevar a cabo con fresas, consiste en deshidratarlas previamente y luego romperlas. Cuando la tarta ya esté fría, incorporaremos por encima los trocitos de esta fruta.

Esperamos que todos estos consejos te resulten útiles y que la tarta de chocolate blanco con fresas te guste tanto como a nosotros.

Y si te sobra chocolate, puedes aprovecharlo para elaborar flan de chocolate blanco. ¡Su sabor te dejará sin palabras y con ganas de más!

¿Habías cocinado alguna vez tantas recetas de postres con chocolate blanco? Si conoces alguna, cuentanoslo a través de los comentarios.

Te dejamos que disfrutes del momento más esperado: la degustación.

¡Hasta pronto Cocinacas!

Si te ha gustado esta receta de Tarta de chocolate blanco con fresas te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Postres y no olvides seguirnos en Youtube donde tenemos más de 1.000 Vídeos gratis para ti. HAZ CLICK AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube